Tu cuenta

Iniciar sesión Registro

Login

Usuario
Password *
Recordarme

Crear una cuenta

Los campos marcados con un asterisco (*) son obligatorios.
Nombre
Usuario
Password *
Verificar password *
Email *
Verificar email *
Captcha *
Reload Captcha

Buscar

Redes y RSS

Facebook Twitter

 RSS

Suscripción e-mail

Recibe el Boletín Diario del Portal

E-mail:

Traducir

Política de cookies

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la navegación de sus usuarios y obtener información estadística. Saber más

Acepto

Los errores del "post-anarquismo"

“Intentar reanimar el marxismo, el anarquismo o el sindicalismo revolucionario dotándolos de una inmortalidad ideológica, sería un obstáculo para el desarrollo de un importante movimiento radical. Se necesita una perspectiva totalmente revolucionaria que sepa afrontar de manera coherente los diferentes argumentos que puedan conducir a gran parte de la sociedad a oponerse de forma eficaz al sistema capitalista, un sistema que está en continua evolución y cambio”.

Así escribía Murray Bookchin, pero su discurso no es particularmente original: sin ir muy atrás en el tiempo, al menos desde los años inmediatamente sucesivos a la caída del Muro de Berlín, se ha convertido en una especie de recurso literario invocado sobre todo por ex marxistas, pero también en el seno del llamado “post-anarquismo”.

Sin embargo, yo creo que el discurso de Bookchin y de todos los que lo han precedido y los que lo seguirán, no es válido por varios motivos que trataré de enumerar y argumentar aquí.

El primer orden de problemas es el siguiente: He empezado con la frase de Bookchin porque en pocas líneas condensa tanto la tesis como su fundamento. Él –pero no es el único– cree en el cuento que el capitalismo se cuenta a sí mismo –“un sistema en continua evolución y cambio”– escondiendo tras la fábula de “lo nuevo avanza” lo viejo que retorna (incluso nunca se fue…). En los últimos tiempos han circulado numerosos textos, y no solamente en el ámbito radical sino de la izquierda en general –cito aquí solamente El Capital del siglo XXI, de Piketty, y Débito, de Graeber– que habrían debido desmontar ampliamente esta construcción ideológica y mistificadora, que trastorna la realidad de las cosas presentando a quien lleva realmente “un mundo nuevo en el corazón” como una especie de reaccionario, y al autoritarismo y viejo Estado presente de las cosas como intrínsecamente “revolucionario”. Se aprecian como novedades absolutas cosas como los poderes financieros, las multinacionales, el hecho de que el enemigo se haya convertido en un “sin rostro”, la dependencia de los “índices de la Bolsa”, etc., que son más viejos que los caminos, y que aparecen como “lo nuevo que avanza” solo en la mitología del capital.

Una mistificación apoyada en determinados errores de valoración de Marx sobre las novedades efectivas del capitalismo industrial relativas a las formas de producción precedentes, que le lleva a elogiar descaradamente el mundo capitalista como claramente “revolucionario”. Los ejemplos más destacados están en el Manifiesto Comunista:

“La burguesía ha desempeñado en la historia un papel altamente revolucionario. (…) Ha sido ella la primera en demostrar lo que puede realizar la actividad humana; ha creado maravillas muy distintas a las pirámides de Egipto, a los acueductos romanos y a las catedrales góticas, y ha realizado campañas muy distintas a las migraciones de los pueblos y a las Cruzadas.

La burguesía no puede existir sino a condición de revolucionar incesantemente los instrumentos de producción y, por consiguiente, las relaciones de producción, y con ello todas las relaciones sociales. La conservación del antiguo modo de producción era, por el contrario, la primera condición de existencia de todas las clases industriales precedentes. Una revolución continua en la producción, una incesante conmoción de todas las condiciones sociales, una inquietud y un movimiento constantes distinguen la época burguesa de todas las anteriores. Todas las relaciones estancadas y enmohecidas, con su cortejo de creencias y de ideas veneradas durante siglos, quedan rotas, las nuevas se hacen añejas antes de llegar a osificase. Todo lo estamental y estancado se esfuma; todo lo sagrado es profanado, y los hombres, al fin, se ven forzados a considerar serenamente sus condiciones de existencia y sus relaciones recíprocas. (…) Mediante la explotación del mercado mundial, la burguesía ha dado un carácter cosmopolita a la producción y al consumo de todos los países. Con gran sentimiento de los reaccionarios, ha quitado a la industria su base nacional.

Merced al rápido perfeccionamiento de los instrumentos de producción y al constante progreso de los medios de comunicación, la burguesía arrastra a la corriente de la civilización a todas las naciones, hasta a las más bárbaras. Los bajos precios de sus mercancías constituyen la artillería pesada que derrumba todas las murallas de China y hace capitular a los bárbaros más fanáticamente hostiles a los extranjeros” (Capítulo I, “Burgueses y proletarios”).

En consecuencia, del hecho de que Bookchin –como inicialmente Marx y posteriormente otros muchos– acepte esta narración mitológica que hace el capital sobre sí mismo, no se puede derivar más que la idea de que las ideologías contestatarias, cambiando el objeto, han sido superadas y representan “un obstáculo para el desarrollo de un importante movimiento radical”, por lo que “se necesita una nueva perspectiva totalmente revolucionaria”. Como inciso, diremos que, aun admitiendo que tal tesis fuera verdadera, se trataría en cualquier caso de una especie de paradoja pragmática: no se sabría con qué objeto realizar tal definición conceptual, dado que en el momento en que esta se desarrolle, su inefable objeto será ulteriormente cambiado, haciéndola inútil.

Como decíamos más arriba, hoy sabemos por investigaciones científicas y empíricas precisas que marxismo, anarquismo y sindicalismo revolucionario han tenido que lidiar exactamente con las mismas dinámicas del capital que vemos actualmente en acción: en consecuencia, si eran correctos o erróneos en la época, lo serían hoy también y viceversa. En el análisis de los hechos, decir de uno de ellos –el marxismo– que ha resultado enormemente incapaz de superar el capitalismo es un eufemismo, habiéndose mostrado como el gran apoyo del capitalismo del siglo XX, destruyendo el movimiento obrero y revolucionario para después pasar del capitalismo de Estado al capitalismo neoliberal más feroz. El anarquismo, por el contrario, incluso con sus fuerzas limitadas, ha logrado como poco mejorar las condiciones de vida de las poblaciones oprimidas, inspirando las luchas y las organizaciones más radicales en el periodo de la segunda fase de la revolución industrial y durante los “treinta años gloriosos” –algo curiosamente poco reconocido– llevando las mayores conquistas sociales incluso donde las dimensiones relativas del anarquismo sobre el marxismo estaban a favor del primero (y viceversa: piénsese en la diferencia entre Suecia y la Italia del “gran Partido Comunista”). Donde se ha llegado a experiencia revolucionarias –México, Ucrania, España– habrá mucho que hablar, pues son con los únicos acontecimientos históricos que hoy se pueden citar a favor de la realización efectiva de una sociedad comunista.

Discursos como el de Bookchin en su llamamiento a la búsqueda de un “nuevo camino” hacen olvidar todo esto y despojan a los movimientos revolucionarios de momentos fundamentales de reflexión teórica sobre las vías contraproducentes y sobre las que, por el contrario, han dado y siguen dando un mínimo fruto (como el zapatismo y la Rojava)*.

 

*A propósito de la cuestión del confederalismo democrático que se experimenta en el noreste de Siria, hay que precisar que el Bookchin que ha influido en Ocalan es, por motivos banalmente temporales, el de antes de la conversión al “post-anarquismo”. De hecho Ocalan, que es un intelectual destacado, no tenía necesidad de ser adoctrinado en el marxismo: si algo le ha podido proporcionar Bookchin, han sido las ideas anarquistas.

 

Enrico Voccia

Publicado en el Periódico Anarquista Tierra y Libertad, octubre de 2018

Submit to DeliciousSubmit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to StumbleuponSubmit to TechnoratiSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn
1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 Rating 1.00 (1 Vote)

Comentarios

  • No se han encontrado comentarios
Por favor, acceda con sus datos para poder comentar