Tu cuenta

Iniciar sesión Registro

Login

Usuario
Password *
Recordarme

Crear una cuenta

Los campos marcados con un asterisco (*) son obligatorios.
Nombre
Usuario
Password *
Verificar password *
Email *
Verificar email *
Captcha *
Reload Captcha

Buscar

Redes y RSS

Suscripción e-mail

Recibe el Boletín Diario del Portal

E-mail:

Traducir

Política de cookies

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la navegación de sus usuarios y obtener información estadística. Saber más

Acepto

[Libro] Bajo la bandera negra: Hechos y figuras del anarquismo

EL CONCEPTO DE SOCIEDAD SIN COACCIÓN

«El hombre es bueno» El anarquismo se basa en esta convicción y a partir de ella extrae sus argumentaciones: si el hombre es bueno, no se necesita violencia para mantenerlo en el camino recto, cosa por la que se han esforzado siempre las instituciones estatales (policía, tribunales, leyes, gobiernos e iglesias) con sus medios de coacción, y mediante la cual, además, justifican su existencia. El hombre tiene derecho a la libertad sin restricciones. Puesto que es autónomo solamente una adhesión voluntaria puede obligarle a algo. Sin embargo las instancias coactivas no quieren renunciar a la fuerza que se han arrogado. De aquí surgen todas las opresiones, injusticias, crímenes y sufrimientos sociales. Por eso el hombre debe liberarse de sí mismo, es decir, debe desencadenar la revolución; no la revolución política, que lo único que hace es sustituir una dominación por otra, sino una revolución mucho más amplia que destruya todas las formas anteriores que han conducido a los hombres en un desarrollo unilateral a las actuales situaciones de dependencia; una revolución que traiga consigo la liberación de todas las coacciones económicas y políticas, puesto que esta libertad puede ser el único estado apropiado. Por esta razón todo lo que acelere su estabilidad debe favorecer, mientras que ha de ser destruido, por el contrario, todo lo que se oponga o le obstruya el camino.

Esta profesión de fe del anarquismo, reducida a la fórmula más simple, contiene ya la paradoja de que aspira alcanzar el estado final de ausencia total de violencia con ayuda de la misma, si bien hay que tener en cuenta también que había tendencias anarquistas que rechazaban toda forma de violencia. Precisamente el anarquismo no conoce dogmas. Teóricamente todos los anarquistas coincidían tan solo en defenderse frente a toda violencia estatal, y sobre todo frente a toda dictadura, aun (en realidad dictadura de los dirigentes del partido).

Los anarquistas sienten una profunda desconfianza por los partidos políticos. Ven en ellos únicamente un medio para el ejercicio de la dominación, por lo cual se abstienen generalmente de votar en las elecciones. Por lo tanto, renuncia a representaciones en los parlamentos, que en su opinión constituyen solamente posiciones de poder ajenas a la base y alcanzadas a costa de los electores; jamás se han constituido en un partido puesto que no quiere dominar ni ser dominados. Ciertamente entre ellos constituyeron grupos y asociaciones hasta llegar a las confederaciones anarcosindicalistas, pero el principio supremo siguió siendo tiempo la igualdad y la solidaridad entre sus miembros. Incluso una personalidad tan carismática como Bakunin, por ejemplo, uno de los fundadores del anarquismo revolucionario, no fue considerado nunca como un jefe de los socialistas libertarios de llamada confederación del Jura, sino tan sólo como I´ami Michel, como un amigo.

.../...

Descargar Libro [PDF]

Justus F. Wittkop

http://kcl.edicionesanarquistas.net

Digitalización KCL. Traducción: Miguel Ángel Granada. Unter der schwarzen fahne es el título original.

Submit to DeliciousSubmit to FacebookSubmit to StumbleuponSubmit to TechnoratiSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn
1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 Rating 3.00 (2 Votes)

Comentarios

  • No se han encontrado comentarios
Por favor, acceda con sus datos para poder comentar