Tu cuenta

Iniciar sesión Registro

Login

Usuario
Password *
Recordarme

Crear una cuenta

Los campos marcados con un asterisco (*) son obligatorios.
Nombre
Usuario
Password *
Verificar password *
Email *
Verificar email *
Captcha *
Reload Captcha

Buscar

Redes y RSS

Facebook Twitter

 RSS

Suscripción e-mail

Recibe el Boletín Diario del Portal

E-mail:

Traducir

Política de cookies

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la navegación de sus usuarios y obtener información estadística. Saber más

Acepto

Anarcoestatismo. Defendiendo lo público, destruyendo lo común

La convocatoria en este verano 2014 de un Congreso Libertario Estudiantil, titulado “defendiendo lo público, construyendo lo común”, ha dado a luz la nueva Federación Estudiantil Libertaria.

Me alegro sinceramente del esfuerzo por federarse y estar más juntos. El potencial que se levanta para la solidaridad, el apoyo y el aprendizaje mutuo es también un motivo de alegría.

Dicho esto, mi artículo sostiene que no se puede construir lo común defendiendo lo público, y que esta propuesta de defensa de lo público se inserta dentro de una lógica estatalista que lleva a la progresiva integración del anarquismo en las instituciones, a su creciente despotenciación como fuerza antisistémica y a la pérdida del carácter revolucionario del mismo.

La educación no es pública, si se utiliza este término en el sentido de comunal. La llamada educación pública es propiedad privada del Estado y además obligatoria. La frase izquierdista “El Estado somos todos” es una mentira, pero expresa a la perfección las intenciones del Estado, esto es, que Pueblo y Estado (cuya espina dorsal es el ejército) sean uno y lo mismo. El Estado, que es una corporación que busca en primer lugar su permanencia y crecimiento, está interesado en cambiar al pueblo para que piense como él y una de sus mejores herramientas para conseguirlo es la educación pública, dirigida por su Ministerio de Educación. Que la gente sienta que es necesario, que es imprescindible, es uno de sus objetivos innegables. Este quehacer sin descanso del Estado para que el Pueblo ya no sea lo que ha sido -y, en definitiva, destruirlo para darle nueva forma- nos ha llevado directamente a la era de la despersonalización, la masificación y la estandarización.

La educación pública se mantiene con la explotación fiscal que soportan los asalariados y todo el pueblo en general.

El daño de pasar décadas absorbiendo lo que el docente/funcionario expone es catastrófico para casi todas las mentes. A la vista está. Aristóteles nos recuerda que “la tiranía tiende a tres objetivos: (el primero de los cuales) es que los súbditos piensen poco.” Está educación pública está formada a imagen y semejanza del ejército: una masa enorme de profesores formados, seleccionados, ascendidos o rebajados, pagados y mandados por un sistema jerárquicamente organizado en el que las órdenes más importantes las da un poderoso cuerpo de altos funcionarios desde el Ministerio de Educación.

Si es fácil ver porque el ejército profesional y permanente es una fuente de explotación, dictadura, coacción, derroche y antilibertad, no debería de ser tan difícil ver que pasa exactamente lo mismo con la educación pública. Las fuerzas armadas son organizaciones esencialmente jerárquicas, basadas en el rango y en la cadena de mando. Esta cadena de mando junto con la cultura militar de la obediencia puede emplearse de manera muy efectiva para imponer programas estatales en las poblaciones a conveniencia. Con la educación pública pasa lo mismo, sirve para imponer el programa estatal principal: ganarse los corazones y las mentes de la población.

El daño de “lo público” no es sólo a los estudiantes sino que se extiende a los profesores:

“La burocratización de la enseñanza… socava la autonomía del maestro, sustituye el juicio del maestro por el de los administradores y disuade a las personas dotadas para la enseñanza de dedicarse a esa profesión.”[1]

La educación pública no es defendible. Si nos creemos la retórica de los paniaguados se nos olvida que:        

“Todos los principios básicos que el sistema utiliza para legitimarse a sí mismo son hoy pura propaganda al servicio de lo que Max Horkheimer llamó en su día “razón instrumental”. Así, cuando los mandamases de turno se llenan la boca hablando de democracia, libertad, igualdad de oportunidades, sociedad civil o estado de derecho, no hacen en realidad más que aplicar a la política la misma técnica publicitaria que las empresas comerciales emplean para glorificar los artículos que lanzan al mercado.”[2]

Pero prosigamos con la reflexión que suscita el lema del Congreso Libertario Estudiantil.

En la página web del Congreso Libertario Estudiantil se afirma que, ante el avance de “las políticas neoliberales” el objetivo es crear un modelo de educación alternativo “a los planes de privatización, como a un Estado al servicio de las élites”.

Esta forma de hablar puede dar pie a que uno piense que lo que se busca son unas políticas socialdemócratas con unos planes de nacionalización y un Estado al servicio del pueblo.Sé, que esto último,no es lo que se busca; más abajodicen que la intención es formar una federación “creando las condiciones propias para una posibilidad real de ruptura y transformación revolucionaria de la educación en clave libertaria”.

Pero esta buena intención, creo que no se está pensada lo suficiente. Los “servicios” públicos (estatales) están construidos específicamente para impedir/destruir la posibilidad real de una revolución transformadora en clave libertaria.

Y esto es cierto, especialmente en el caso de la educación nacional.Creada en la Revolución Liberal de hace doscientos años por altos funcionarios y militares del Estadocon el fin explícito ya dicho más arriba, de que el pueblo piense como las élites; que se fusione al pueblo con el Estado/Ejército;que éste sea correctamente nacionalizado en una España vertebrada.; y en definitiva, que permita el crecimientodel Poder más y más.

Además, no es difícil de ver,que el Estado ha tenido en la izquierda la mejor herramienta para la materialización de esta estrategia en los momentos más críticos.

Se ha puesto de moda decir que el Poder está muerto de miedo con la emersión de Podemos, pero las personas que lo dicen no caen en que es una propuesta de mejora del Poder en un momento de dificultad. La Revolución Liberal, es decir, el crecimiento acelerado del Estado, continúa hoy con“Podemos”: una propuesta empujada por el Estado/Capital[3] para servirse así mismo. Por ejemplo,Podemoses más capaz que otros partidos de atraer a vascos y catalanes al regazo del Estado central; es más capaz de reindustrializar y remilitarizar la sociedad manteniendo la paz social; es más eficiente en volver a conseguir que la gente se identifique con el Estado y lo vea como algo suyo: “lo público”; es una auténtico fiera en canalizar los movimientos sociales y al anarquismo a la defensa de lo público (ejército); etc.Parece que están diciendo que necesitamos un caudillo que defienda lo público mientras construimos lo común.

Los frutos que la educación estatal ha dado y da, corroboran una verdad ya sabida por nuestros tatarabuelos libertarios: que todo lo que el Estado crea o nos proporciona nos embrutece, nos degrada, nos infantiliza y nos deshumaniza llevándonos a una situación de incapacidad radical de autogestionar nada.

Por lo tanto es una contradicción defender lo público, que cuanto más grande es, más nos devasta y más nos aleja de ser sujetos con capacidades suficientes para la compleja tarea de la autogestión y la revolución.

A más Estado menos amor y a más amor menos Estado. Cuando hablamos de Estado, nos referimos al monstruo bicéfalo Estado/Capital. Si la educación sólo puede darse con amor, la educación estatal-pública es una no-educación. No se puede pretender defender “al más frío de todos los monstruos”[4] y a la vez querer construir el amor colectivista. Ir junto a la izquierda en la defensa de lo público, es decir en la defensa del Estado, es dar la espalda al anarquismo.

“Yo no dudo en decir que el Estado es el mal” dirá Bakunin.Y William Godwinrecordará que si alguna institución estatal se creó bienintencionadamente para suprimir la injusticia, “su consecuencia ha sido la de afianzarla y perfeccionarla”.[5]

El Estado impide “construir lo común” porque es fuerte. Y, ¿por qué es fuerte? Pues porque ha conseguido que, incluso aquellos que quieren construir lo común, defiendan uno de sus brazos. Más concretamente el brazo “social”[6] que, sin ninguna duda, es el que más lo legitima y más fuerza le proporciona para poder así evitar cualquier construcción de lo común que pueda llegar a poner en peligro su Poder.

Por lo tanto la idea del Congreso Libertario Estudiantil de defender lo público mientras se construye lo común es un error. Un error típico del pragmatismo de Chomsky, una lógica nefasta que le llevó directamente a apoyar al teniente coronel Hugo Chávez y fusionarse con él en un abrazo histórico y significativo.Un gesto que no tiene más importancia, pero que simboliza espléndidamente como las ideas anarcoestatistas chomskianas, de luchar por “agrandar la jaula”, convergen con las ideas del militarismo más rancio y lo legitiman para aplastar a su pueblo (como hacen exactamente todos los Estados/Capital del planeta).

Lo que actualmente se llama “lo público” ha sido levantado por el Estado sobre las ruinas, todavía humeantes, del auto-organizado colectivismo rural[7], o los innumerables sistemas de autoprotección social, solidaridad y apoyo mutuoautogestionados del movimiento obrero.[8]

El que defiende, desde posiciones libertarias, el vigor del Estado o no se opone a su potencial robustez, olvida que la máquina estatal es como el Fairy. Si este rompe con eficacia los enlaces entre las moléculas de grasa, el Estado rompe con igual eficacia los lazos entre las personas.Antes, soportábamos juntos las arremetidas del chorro de Poder y ensuciábamos la tranquilidad de las élites. El ejército tuvo que frotar con brío para arrancarnos de nuestra tierra, a la que estábamos adheridos con fuertes lazos.Hoy, armado con detergentes de última generación, arrampla con facilidad y nos empuja por el desagüe de la desesperación, de la soledad, la abulia y la tristeza. Por lo tanto, no se puede defender al Estado y querer construir a la vez comunalidad.

No es casual que el período histórico actual coincida con el tiempo en el que la amistad ha entrado en vías de extinción. Hace años que la soledad es una epidemia incontrolable en nuestras urbes. El Estado destruye los vínculos de interdependencia horizontal entre las personas y los sustituye por la dependencia vertical entre cada individuo y el Estado. El resultado es que falta calor afectivo y la gente se muere de pena. Heleno Saña nos lo deja claro: “Toda vida, no consagrada a la amistad, a la solidaridad, al amor y al bien común es una vida malograda carente de sentido”.[9]

Las élites de lo que llaman España llevan siglos esforzándose y llevando a la práctica planes y estrategias brillantes para extirpar las ideas antiestatalistas del acervo espiritual de los pueblos ibéricos, canarios y baleáricos. Una pequeña parte de esta vasta tradición antiestatal ha sido el anarquismo.

Hoy podemos comprobar cómo se van cumpliendo los planes estratégicos de depuración de la idea anarquista de sus características más perjudiciales para la salud y el vigor del Estado/Capital. El anarcoestatismo marcha a buen paso, aunque hay días que piense, que en realidad marcha a toda máquina. Mientras escribo esto, veo como el Ayuntamiento de Madrid (que no es un ayuntamiento cualquiera, recuérdese por ejemplo su flamante escuadrón de antidisturbios) y la institucional Cooperación Española[10]han organizado, financiado y colgado un cartel en una de las marquesina luminosa publicitarias de mi calle. En el centro del cartel pone:“Cultura Libertaria”[11]y está muy bien situado al lado de otro de coches que pone “Pasión por la tecnología” y de otro de “comida” que pone “King ahorro”.

La socialdemocracia sabe, mejor que nadie, que la juventud libertaria por sus características, por su, en un principio, renuncia a la envilecedora competición por el mando del Estado, puede llegar a desarrollar una entrega a la lucha de alta intensidad. En sus planes está el tratar de convencernos sin descanso de que sus intereses (la defensa de lo público) convergen con los nuestros.

Si no autogestionamos el saber y el conocimiento y seguimos delegando el pensamiento en la izquierda, una y mil veces más, la juventud libertaria será instrumentalizada por la socialdemocracia como fuerza de choque, carne de cañón, tontos útiles, cabezas de turco o cantera de sus futuros dirigentes. Un ejemplo espléndido de esto último lo tenemos en Iñigo Errejón, militante de las Juventudes Anarquistas a principios del 2000, yahora uno de los máximos dirigentes de Podemos y a la “conquista del Estado”[12].También tenemos un ejemplo en el batería del grupo de música anarquista Sin Dios, que tanto nos enseñó y nos empujó a intentar ser mejores personas. De difusor del anarquismo a senador romano o señor del Consejo de la Castilla imperial, esto es, de propagandista libertarioa eurodiputado. De pedagogo anarquista a cogestor rebelde (es decir, de los que más legitiman a las instituciones) del Imperio europeo, virreinato del americano que asesinó a su hermano por atreverse corajudamente a dar testimonio audiovisual de los infernales efectos de la voluntad de Poder yanqui. Igual que Camilo Berneri, asesinado por dar testimonio público de la voluntad de Poder soviética del Partico Comunista de España, el partido que hoy se viste de Izquierda Unida y que es el partido de Javier Couso. En el verano de 2002 sacaba, junto a otros, el disco “Odio al Imperio”; hoy es un funcionario de este y cobra 8.020 euros al mes sin contar pluses, dietas y demás disfrutes.En el 2000 sacaba el disco “Ingobernables”, pero catorce años después es un poderoso gobernante que nos gobierna, valga la redundancia.

Una y mil veces nos dirán (y una y mil veces nos arrastrarán a sus luchas) “lo que vosotros queréis, también lo queremos nosotros, pero las circunstancias actuales, la pobreza que asola nuestro pueblo…” y de nuevo con un mandoble de vil pragmatismo nos tumbarán. Eso sí, siempre y cuando, continuemos caminando por la vida desarmados de unas ideas que sean capaces de neutralizar sus pegajosas y corrosivas filosofías.Necesitamos un anarquismo noble, franco y enérgico como una buena jota y no un anarquismo mohíno, apocado y contristado como el indie-pop de la estatal Radio 3.

Sus llamadas a la inmediatez, a lo urgente, no nos deben acoquinar, pues lo realmente urgente es acabar con este sistema injusto que nos oprime y que cada día que pasa, pone más y más en cuestión, la misma supervivencia de la especie humana. Tarea de todos/as es preparar la estrategia a medio/largo plazo para la revolución integral que no pase por reforzar al Estado con una “defensa de lo público”.

Mientras se realizaba el Congreso Libertario Estudiantil con el lema “Defendiendo lo público, construyendo lo común”, el Partido Socialista Obrero Español iniciaba sus XXVII cursos de veranocon el lema “En defensa de lo público”. El mismo partido que después de haber arrancado las uñas a unos chavales de dieciocho años, llamaba el 20 de enero de 1984 a Radio Alicante y decía: “Somos el GAL… A las 15:00 horas hemos ejecutado a Lasa y Zabala. Han muerto como cobardes. Han pedido un cura pero se lo hemos negado porque no les hacía falta”; el partido creador del Régimen FIES[13] y el mismo partido que llevó a tal límite las torturas en Intxaurrondo que el Guardia Civil Marrero encargado de llevar los bocadillos a los presos terminó pegándose un tiro deprimido por lo que había visto. La última clase magistral del curso de verano del PSOE la dio Rubalcaba, el que fue jefe de la Policía Nacional y la Guardia Civil durante tanto tiempo en el Ministerio del Interior. Fue el 18 de julio-dos días después del Congreso Libertario Estudiantil- con el mismo título que el lema del curso: “En defensa de lo público”. Rubalcaba sabe mejor que nadie que la expresión más genuina de “lo público”, no es el Samur Social, sino las Fuerzas de defensa del orden público y el Ministerio de Defensa… de lo público que, curiosamente, se encuentra hoy en la madrileña calle General Yagüe.

Merece que me pare a explicar rápidamente quién es el General Yagüe al que se le dedica una calle en semejante lugar. ¿Por qué? Porque su persona explica de maravilla qué es el Estado. Y los anarcoestatistas necesitan que alguien se lo recuerde. Este es un buen mensaje, para el que lo quiera ver, que el Estado nos lanza a todos/as de lo que es su esencia.

El teniente coronel Juan Yagüe, también conocido como el carnicero de Badajoz, fue un falangista convencidísimo, comandante de las tropas africanistas durante la revolución de Asturias de 1934; jefe de las tropas de regulares del Magreb y legionarios que cometieron la masacre de Badajoz; ministro del aire desde 1939 a 1940; jefe de la capitanía general de la VI Región Militar y jefe del Cuerpo de Ejército de Navarra que derrotó al maquis definitivamente en 1953, tras trece años de resistencia en las sierras ibéricas después del final de la guerra civil. El pueblo soriano donde nació cambió de nombre en su honor y hoy se llama San Leonardo de Yagüe. En el centro de este pueblo se levantó en los años cincuenta un gran monumento a Yagüe que en 2012 ha sido trasladado a Melilla y en su lugar se ha levantado uno más pequeño. Yagüe fue el encargado de reprimir, con la bandera tricolor republicana en mano, la Revolución Social Asturiana. Lo hizo junto con Franco y con el llamado “carnicero de Asturias” Eduardo López Ochoa, general de la división del Ejército de Tierra. La revolución asturiana es un referente mundial como ejemplo de autoorganización. Aquí surgió la famosa proclama de UHP (Unión de Hermanos Proletarios). Fue ahogada en sangre, más de 2.000 personas fueron asesinadas, más de 2.000 heridas y 40.000 encarceladas.

Este personaje, homenajeado con una calle tan simbólica como la que tiene, fue el carnicero de Badajoz. Esta masacre se llevó a cabo en agosto de 1936 y asesinó a casi una cuarta parte de la población de la ciudad, alrededor de 7.000 personas. El periodista portugués Mario Neves será testigo de los hechos y quedará horrorizado, dirá:

"Quiero dejar Badajoz cueste lo que cueste, lo más rápido posible y prometiéndome a mí mismo que no volveré nunca. Por mucho que me mantenga en la vida periodística, jamás se me presentará acontecimiento tan impresionante como el que me ha traído a estas tierras ardientes de España y que ha logrado destemplar completamente mis nervios".

El ejército español fue tan salvaje en su represión que el oficial Hans von Funckagregado militar de la Alemania nazi y uno de los pocos militares alemanes de alta graduación que estuvieron presentes en las operaciones del Ejército Sur español, envió un informe a Berlín en el que desaconsejaba el envío de tropas regulares alemanas a España, porque, textualmente: 

"…él es un soldado[el alemán]acostumbrado a la lucha, que ha combatido en Francia durante la Gran Guerra, pero que jamás ha contemplado la brutalidad y la ferocidad con que el Ejército Expedicionario de África desarrolla sus operaciones. Por ello desaconsejo el envío de tropas regulares alemanas a España, porque, ante tal salvajismo, los soldados alemanes se desmoralizarían".

Hans von Funck será comandante de la 7ª División Panzer integrada en la “División Fantasma” de Rommel del ejército nazi.

El Estado cambiará si hace falta en un futuro el nombre de la actual calle del Ministerio de Defensa, pero este gesto no cambiará su esencia. Los gobiernos cambian pero el Estado permanece.

Once días antes del Congreso Libertario Estudiantil “Defendiendo lo público…” de este verano 2014, Ignacio García, portavoz de Izquierda Unida para las universidades andaluzas hizo un llamamiento a la “defensa de lo público también en la Universidad”.Hoy el PSOE e IU hacen una pinza al pueblo andaluz que lo ahoga. ¿Cuál es la situación actual del pueblo andaluz después de casi cuarenta años de defensa de lo público? El antes vigoroso y rebelde pueblo andaluz es hoy líder en consumo televisivo (casi cinco horas de media por día y persona), alcoholismo, obesidad y auto-odio. Esto últimoespecialmente, pues un ejército de profesores y técnicos funcionarios de la Junta de Andalucía llevan décadas denigrando la cultura andaluza como “atraso” y ensalzando las bondades del Estado, la técnica, la industria y el progreso. Lo bueno es el último modelo de tractor o la última ordeñadora alemana o francesa que paga la PAC;[14]y lo malo son nuestros antepasados como los de Cañete de las Torres en Córdoba que gestionaban lo común mediante concejo abierto, autogestionándose su sanidad y su educación o eligiendo entre todos/as al maestro/a. Gestionando entre todos/as la tierra colectivizada o comunal y peleando juntos/as por el derecho a seguir celebrando el concejo abierto, que fue prohibido en 1778.[15]

En Andalucía Occidental, la pérdida de saberes populares tradicionales ha sido dramática, desde el saber culinario al pastoril. Esto se ha sustituido por el progreso industrial y su triángulo del cáncer (el área que queda entre Algeciras, Sevilla y Huelva, con Cádiz al Sur, es la zona con el índice de cáncer más alto del Estado Español). Su potente y rico movimiento anarquista ha sido sustituido por la podredumbre intelectual del izquierdismo. En la tienda online del Partido Comunista de Andalucía se vende por tres euros un delantal con los colores de la Junta con el lema “En defensa de lo público” y lo consideran textualmente “tu compra más revolucionaria”. El Congreso Libertario Estudiantil comparte lema con el PCE, el mismo partido que tiene a sus espaldas una historia de perversidad y sevicia infinita, y que con su vestido de IU ha apoyado a la muy públicaEuropol en el Parlamento Europeo, para que ésta, pueda hacer y deshacer a conveniencia sin rendir cuentas a nadie, como la Ojranadel Zar y la NKVD del Zar 2.0.

El partido Podemos también ha dado su apoyo en Valladolid a la Plataforma en Defensa de lo Público (PLADEPU); un partido que están construyendo una enorme tubería para canalizar los movimientos sociales hacia las instituciones y que comparte lema con el Congreso Libertario Estudiantil. Un partido fontanero liderado por Pablo Iglesias, alguien que procede directamente del ala negrinista[16] del Movimiento Autónomo (antes fue de las Juventudes Comunistas); movimiento que en el Estado español junta a gente influenciada por el autonomismo italiano negrinista con un ala libertaria autónoma y autóctona. Las dos convergen enel antipartidismo, la autoorganización y el culto desequilibrado a asuntos necesarios pero delicados como el sabotaje, la acción directa, la violencia insurreccional y la guerra. Antiguos extremistas que decían cosas como: “siento la solidaridad obrera cada vez que me pongo el pasamontañas”,ahora buscan puestos en el Aparato y defienden el trabajo asalariado “público” como solución a los problemas crecientes de la humanidad.

El proceso de pasar del Movimiento Autónomo a Podemos se ejemplifica bien en el camino recorrido por el colectivo editorial del periódico Molotov al actual Diagonal (hoy casi un vocero oficial de Podemos). Del movimiento okupa[17] a los salones de los parlamentos. Del autonomismo semilibertario-semimarxista a un estatalismo desvergonzado, pero considerado por ellos más serio, pues ahora son técnicos, esto es “gente seria”, tecnócratas.A los anarquistas que apoyan a través “de lo público” al partido del Estado (hoy igual que en el franquismo, un partido único con tendencias)les recuerdo lo que Maquiavelo advierte: “Quien es causa del poder de otro, lo es de su propia ruina”.Negri, uno de los inspiradores del autonomismo, justifica esta evolución a lo institucional con un marxismo banal: al Imperio hay que apoyarlo para que se den las condiciones que permitan la llegada del comunismo. De aquí su apoyo a la Unión Europea, la Constitución Europea o los regímenes latinoamericanos.A toda esa gente bienintencionada que ha sido anarquista pero ahora sienten que Podemos puede hacer que el Estado sea bueno y deje de ser lo que es, les transcribo estas palabras de Heleno Saña por si quieren leerlas: “Lo más alto que podemos alcanzar no es mandar o ser festejados en los salones frecuentados por los ídolos de moda, sino en ofrendar nuestra vida a un ideal excelso”, “nadie ha nacido con el derecho a gobernar a nadie y quien se adjudica este derecho no hace más que demostrar su pésima condición humana”[18].

Yo me pregunto si en un posible Frente Popular entre el PSOE, IU y Podemos para la “defensa de lo público”, la Federación Estudiantil Libertaria ¿llamará a la abstención o a la defensa de lo público? ¿Nos prometerá Podemos o IU la absolución de todos nuestros detenidos/as; la anulación de cargos a todos/as;o la congelación total de desalojos de casas, centros sociales y pueblos okupados? ¿Nos pedirá algo a cambio? ¿Aceptaremos algún cargo? ¿Nos uniremos a la defensa de lo/la Re-Pública/o? 

Defender lo público es defender el expolio del tercer mundo con el que se paga la opulencia (sin duda no de todos) de Occidente. Este “chollo” impuesto e inmoral se nos está acabando porque los estados tradicionalmente explotados quieren ser imperialistas y cuanto más avanzan en ese objetivo menos dinero podemos extirpar/robar, y menos dinero tenemos para financiar el Estado del Bienestar y el Bienestar del Estado. Nuestro deber es combatir la injusticia y especialmente aquella de la que nos beneficiamos y no apoyar una de las caras (la que más lo refuerza por cierto, “lo público”) de un sistema que deja morir de hambre a 70.000 personas cada día.Vivir bien no es lo que nos vende la televisión: “Vivir verdaderamente, es vivir desviviéndose por quienes necesitan de nuestro calor y nuestra asistencia. Enriquecerse no es acumular riquezas de banco sino potenciar al máximo nuestras capacidades de amor y ternura”.[19]

Cecil Rhodes, colonialista británico, dijo:

“Ayer estuve en el East End londinense [barriada obrera] y asistí a una asamblea de los sin trabajo. Al oír en dicha reunión discursos exaltados cuya nota dominante era ¡pan! ¡pan!, y al reflexionar cuando regresaba a casa, sobre lo que había oído, me convencí, más que nunca de la importancia del imperialismo. La idea que yo acaricio representa la solución al problema social […] El imperio lo he dicho siempre, es una cuestión de estómago.”[20]

Uno de los fundadores más importantes de la socialdemocracia, Eduard Bernstein, propondrá una alianza “provechosa” entre la burguesía y las clases populares para luchar juntos por lo público. El Estado bienhechor se puede financiar, nos dirá, gracias a las colonias, pues “no existe ninguna razón en considerar la adquisición de colonias como algo de antemano reprobable.”[21]

El derechista, militarista y partidario apasionado del Imperio Americano Victor Davis Hanson tiene razón cuando dice, que las doctrinas de la izquierda

“le permiten a uno hacer acto de contrición por los privilegios que gozamos sin por ello negar nuestro derecho a disfrutarlos… y reconciliar lo que es, por naturaleza, irreconciliable. Algo similar se observa en la literatura de los primeros tiempos de la Roma Imperial –Petronio, Juvenal, Suetonio y Tácito-, en la que las élites acomodadas practicaban una suerte de nihilismo o cinismo por lo que se refería a su propia cultura, como si ridiculizar el lujo les eximiera de ser criticados por disfrutar de él.”[22]

Desde la izquierda, y cada vez más desde el anarquismo… de Estado, se nos dice que primero hay que luchar “por lo público”, por la comida, por tener cubiertas las necesidades básicas y que, cuando hayamos conseguido una redistribución de la riqueza adecuada entonces podremos “filosofear”. Esto no es cierto pues la lucha por la libertad debe llevar aparejada la lucha por la igualdad. Bakunin nos recordará que “la libertad sin igualdad es privilegio y explotación; la igualdad sin libertad es tiranía y opresión”. Pensar que primero es el estómago y después van las ideas nos hace autoforjarnos unas cadenas de acero del bueno. El marxismo nos dirá que son las condiciones materiales las únicas que forman la conciencia y se equivocará. Si esto fuera así en Somalia estarían en plena revolución social o los seis millones de parados serían un escándalo tal, que estaríamos también de revolución. Acertará de pleno Soledad Gustavo diciendo que “las revoluciones no son hijas del estómago sino hijas del pensamiento”. Lo diré una vez más, si creemos que apoyando primero al Estado para que nos cubra todas las necesidades básicas y, dejamos para luego, el pensar sobre cuales ideas o valores son los más adecuados; el Estado será tan fuerte gracias a nuestro apoyo que se encargará fácilmente de controlar las ideas o valores. Además la degradación o la deshumanización serán más y más profundas y, por lo tanto, ideas como las nuestras serán más y más lejanas. Seres no humanos no pueden construir un mundo más humano.

El economicismo se ha adueñado de nuestras mentes. ¿De qué nos sirve tener la panza llena sin libertad? Mucho tiempo sin libertad nos atrofia las capacidades necesarias para vivir en una libertad razonable.

“Podemos” conseguir que nos den comida, pero sin libertad esa comida la cortarán los de arriba cuando ellos decidan. Para cuando deciden recortar servicios esenciales ya no tenemos capacidad ni siquiera de evitarlo. Es cuando nos damos cuenta que toda predisposición a la lucha por la libertad desapareció con el apoyo incondicional al Estado de Bienestar y a la izquierda.

Imaginemos que un ganadero industrial intensivo no lleva durante 3 o 4 días la comida a sus animales rumiantes. Da igual que venga yo, y les abra las puertas para que,libres, se alimenten en el campo, con seguridadla mayoría morirán. Décadas de estabulamiento criminal y absurdo, paradógicamente con una península ibérica llena de montes y montañas,han provocado la pérdida de rusticidad (véase hoy las personas en la ciudad y sus pérdidas).

Décadas de encierro con mucha comida, prestaciones y protección dada por el ganadero ha provocado una rotura del traspaso generacional de lo aprendido por los animales que experimentaron y aprendieron en campo abierto,junto a sus pastores/as yen lucha contra depredadores, adversidades climáticas, alimentos malos o por resistir las duras pero necesarias y vigorizantestrashumancias.

Se genera también una atrofia muscular, una inmensa tristeza yuna pérdida de capacidad intelectual (se ha comprobado en los bisontes norteamericanos el cómo al quitarles la libertad y estabularlos, se ha reducido sus conexiones neuronales y ha disminuido su inteligencia). También será una realidad la pérdida del saber reproductivo y del furor sexual por décadas de inseminación artificial y nulo contacto entre machos y hembras.

Un ejemplo es la cabra murciana que, al ser seleccionada una y otra vez, para producir más y más leche para hacer productos industriales, está desarrollando unas ubres tan grandes que ya no es capaz de salir al monte, pues ha perdido agilidad y todo un día de zarzas la podrían desangran.

Defender lo público es defender que nos hagan lo mismo que a nuestros hermanos los animales estabulados de la industria ganadera intensiva.

La intensificación industrial y salvaje de la domesticación de las gallinas ha provocado su rechonchamiento progresivo con un empeoramiento creciente de su capacidad de volar (que ya era baja de por sí, pues procede del faisán silvestre de corto vuelo). Si la gallina ha reducido sus capacidad de vuelo con la domesticación, ¿Cuánto habremos reducido nosotros/as nuestra capacidad de vuelo –en lo axiológico-, por esta domesticación que estamos sufriendo de manos de “lo público”, del Estado? Uno solo puede llorar desconsoladamente al mirar a los ojos a nuestras hermanas forzadas diabólicamente a ser bolas de carne tóxica y hormonada inmovilizadas en diminutas jaulas o, junto a miles más, en atestadas naves. Si digo esto de las gallinas, ya podéis imaginar lo que pienso del trato industrial intensivo actual a los rumiantes y cerdos. No digo lo que digo desde una lógica urbana ignorante en este campo, sino desde una experiencia directa con nuestros hermanos/aslos animales. 

Del monocultivo industrial de forrajes para los rumiantes podemos sacar otro ejemplo interesante. Sial futuro forraje le añadimos una y otra vez nitrógeno artificial para estimular su crecimiento y sacar más y más, las plantas se acostumbran; prueba de esto es que si de la noche a la mañana, les dejamos de aportar este compuesto fabril, crecen menos que si nunca les hubieras añadido nada. Es decir, al haber querido “ayudar” al pasto para que crezca, lo que hemos conseguido es hacerle daño y contaminar acuíferos, suelos y ríos.La “ayuda” puede dañar gravemente.

Así, con estas formas de producir comida y humanos, nos encontramos hoy con que el Estado de Bienestar nos ha traído a una de las mayores esclavitudes o tiranías jamás conocidas. Un sistema esclavista donde la mayor parte de los esclavos apoyan el sistema y las minorías más conscientes dicen: “Defendamos la esclavitud pública, construyendo lo común”.

Imaginaos que estamos dentro de un campo de concentración alemán, cien por cien propiedad del Estado alemán, 100% público; y la minoría más consciente está enfrascada en la lucha contra la privatización de las industrias de gas cyclón.

En vez de unirse a la preparación de la revolución y dedicar a ello su energía dicen que “no podemos entrar en las asambleas de base con un discurso maximalista”[23]y cuelgan carteles por todo el campo -en las entradas a las cámaras de gas o en el interior de los “lager”- que pone “Defendiendo lo público”, “Defendamos lo bueno que tiene el campo mientras construimos lo común”.

Los guardianes y jefes nazis, contentos al ver que una partede los esclavos están a razonablemente satisfechos con los servicios que ellos les proporcionan, sacan pecho y deciden dar una charla en la plaza del campo. Recuerdan que el Estado alemán somos todos y que ellos están ahí para defender lo público y a los reclusos, contra los intentos del neoliberalismo y el Capital de privatizar la industria de gas cyclón.

Varios están con los que quieren destruir el campo para siempre y esto provoca acalorados debates con los defensores de lo público.

Cuandootros más se empiezan a convencer de la necesidad de una revolución integral, los guardianes y jefes del campo deciden actuar y levantan todo un montaje para separar las mentes de la idea de revolución y canalizarlas hacia “lo público”. Con la situación privilegiada que les da el control de megafonía y la distribución de libros acusan a los revolucionarios de idealizar un supuesto pasado donde había una gente viviendo fuera de algún campo de concentración y de ser unos criptoreaccionarios, unos homófobos, racistas, misógenos, religiosos, y de ser más crueles que los capitalistas con los pobres por no apoyar la “defensa de lo público”; y sobretodo, de no entender que los guardianes y jefes nazis son una barrera contra la avaricia del Capital.

Una vez exterminados los revolucionarios, los guardianes pueden desactivar al sector defensor de lo público dando a su minoría más recalcitrante buenos puestos fijos de funcionario en el campo y mejor comida. Además se permitirá elegir guardián e incluso un guardián izquierdista que hable de construir lo común, defendiendo lo público.

La comparación es, tal vez, exagerada, pero últil para exponer las diferencias entre la opción de querer vivir mejor bajo este sistema o el deber de la revolución.  Hegel dirá que es en el Estado donde se realiza concreta y positivamente la libertad. Hegel no podía saber, naturalmente que esta idea conduciría directamente a Auschwith.

Cuando se interpreta “lo público” como conquistas sociales y no como mejoras y reforzamiento del sistema de dominación, no se consigue entender lo que la izquierda es. La izquierda es siempre estalinismo en potencia y en esencia, y no olvidemos que los jóvenes hemos sido criados bajo la hegemonía cultural de la izquierda. Como Cataluña o EuskalHerria del Estado Español, ¿cuándo nos independizaremos los anarquistasdel Estado izquierdista, esto es, de la izquierda que es irremediablemente Estado? Que la izquierda hoy sea hegemónica en los movimientos sociales explica el estado de orfandad en que se encuentra la cultura de la solidaridad, la ayuda mutua y el amor al prójimo. Para evitar esto, nuestra actitud deberá ser como la de un salmón de un río del Yukón yendo a desovar a las fuentes, superando el cansancio, las cascadas, los rápidos, los osos y sobre todo el gran obstáculo que supone el izquierdismo y la socialdemocracia, que como un ejército de pescadores se apostarán en las veredas. 

El anarcoestatismo acusa al anarquismo revolucionario de incoherencia en la vida diaria, pero: ¿Me impide, acaso, buscar y saber la verdad sobre el Estado y el Poder,el hecho de que me vea en la necesidad de usar las prestaciones o subsidios por desempleo, las pensiones por discapacidad o vejez, los comedores gratuitos de una escuela infantil, la reparación de un camino o puente, una operación complicada, un tratamiento sanitario, la enseñanza de leer y escribir, el control de incendios, el cuidado de los huérfanos, el abastecimiento de agua, el alcantarillado, la seguridad pública, las ambulancias o las lanchas de salvamento, el transporte, la investigación de enfermedades raras, la electricidad, la ayuda en catástrofes naturales como inundaciones, terremotos, derrumbamientos, avalanchas o sequías, la gestión de residuos, el uso de un consulado o el control de epidemias?

Vivir en la sociedad que me ha tocado vivir y verme obligado a usar lo que ha construido y usurpado el Estado/Capital –que ya casi lo ha invadido todo- no me impide luchar y posicionarme por la revolución integral y contra “lo público”.

Si cojo un coche y lo utilizo para llegar a un pueblo incomunicado, ¿tengo por eso que defender el coche con su el CO2, sus industrias ultratóxicas, sus minas a cielo abierto o sus más de 50 plásticos no reciclables?

Si me pongo enfermo y voy a la sanidad estatal a que me curen, ¿me veo obligado idealmente o moralmente a tener que defender una sanidad ultraiatrogénica, militar, que resulta ser un potosí para la industria farmacéutica?

Si ando por una acera construida por el Estado, ¿me obliga eso a defender el urbanismo fascistorro de mi ciudad? Si suspiro de tranquilidad cuando los retenes pagados por el Estado (a través de subcontrata pública) frenan un fuego que estaba a punto de abrasar mi pueblo, ¿me compromete eso a tener que apoyar la gestión estatal de nuestro medio natural-rural que está convirtiendo la península en un desierto?

El que me beneficie coyunturalmente de la supuesta “protección” que nos presta el Estado contra la expansión del virus ébola, ¿me impide oponerme radicalmente a un Estado esclerótico, que es un auténtico elefante en una cacharrería cuando intenta arreglar algo y que prioriza la ocultación, el secretismo, la razón de Estado, el cálculo, la mentira a la vida de millones de personas? ¿Me impide saber que los Estados/Capitales del mundo son completamente responsables en la situación de Sierra Leona, Guinea o Liberia y ahora encima van desvergonzadamente de salvadores?

Ninguno de los “servicios” estatales que puedo verme obligado a usar me impiden reconocer que “la máquina administrativa, por excelente que sea, no es nunca la vida del pueblo; es al contrario, su negación absoluta y directa”[24], de que “todo poder organizado, establecido, que actúe sobre el pueblo, excluye necesariamente la libertad del pueblo”[25], de que “la esclavitud es una consecuencia necesaria de la existencia misma del Estado […] es la negación misma de la humanidad… la interrupción violenta de la solidaridad.”[26]

Nada me impide saber y reconocer que el Estado de Bienestar “proscribe, erradica y hace imposible las relaciones de afecto y ayuda mutua entre los seres humanos. Que el Estado se ocupe de satisfacer las necesidades de las personas significa que ya no se puede hacer colectivamente por servicio mutuo, con lo cual el afecto de unos a otros pierde las ocasiones más decisivas para realizarse, ni tampoco individualmente, lo que tiene como consecuencia una pérdida de auto-respeto.”[27]

No queremos invertir nuestras limitadas energías ni dedicar nuestra corta vida a vivir mejor bajo esta tiranía, lo que queremos es acabar con la tiranía. “Este sistema que ha quitado al hombre la capacidad de soñar en un mundo mejor… [que le ha quitado] la capacidad de ilusionarse y luchar por la emancipación y liberación del género humano. Una desesperanza que el filósofo Gabriel Marcel ha definido como: La muerte en plena vida, la muerte anticipada. No siempre ha sido así”.[28]

Cuando el Poder ve, que tenemos algo de influencia, los que queremos acabar con él y no dulcificar su opresión, responde con fuerza. Ataca de formas muy dispares. Una de esas formas es el “divide e impera”. Ver por ejemplo el informe “El Síndrome de Sherwood” del Comisario Jefe de los Mossosd´Esquadra. Intentarán separar a la minoría rebelde del sector popular de la población, por ejemplo, aumentando las subvenciones, los servicios y las dádivas públicas[29]o bien, realizando campañas adecuadas en los medios de comunicación.

Tácticas como estas las utiliza actualmente el Ejército estadounidense en lugares como el sur de Filipinas, donde el Frente Moro de Liberación Nacional se revuelve contra ellos. Ha descubierto que, llevando a las poblaciones puestos gratuitos sanitarios, veterinarios o de odontología infantil, se consigue separar al pueblo de la guerrilla con más eficacia que con ofensivas de tanques, misiles e infantería.[30]Que es más efectivo conquistarlas mentes y los corazones que hacerles pedazos (aunque no siempre).

Esta fue la estrategia que Bismark desarrolló en Alemania para conseguir derrotar la lucha obrera y resolver la cuestión social: creo el Estado de Bienestar. Aquí lo realizó el falangismo con la Ley de Bases Reguladoras de la Seguridad Social de 1963 y lo continuó la izquierda con los Pactos de la Moncloa de 1978 y los Pactos de Toledo de 1995. Todos juntos, fascistas ultraestatalistas y socialistas megaestatalistas, para defender “lo público”, esto es, el Estado y no el Pueblo. Obviamente si tienes unos caballos percherones de tiro para usar y vender quieres que estén sanos, fuertes, adiestrados y domados.

Otra de las estrategias será tratar de dividir el pequeñísimo pero potencialmente peligroso movimiento libertario, por ejemplo, azuzando a los anarcoestatistas contra los revolucionarios.Es un error pensar que el Estado no tiene un departamento de contrainsurgencia en el que se planean laboriosas operaciones de ingeniería social.

Ya en 1937, el Partido Comunista español lanzó un libro llamado Espionaje en España (escrito por la NKVD o policía política estaliniana) para convencer a los anarquistas y socialistas de la necesidad de eliminar al POUM. Este libro supuestamente probaba que el POUM era un agente infiltrado del fascismo.

Hoy se intenta -en ambientes libertarios también-, arrinconar a cualquiera que critique el estatismo en general, pero sobre todo el de los movimientos por la liberación sexual, de la mujer o contra la discriminación racial. La reacción será fuerte y se movilizarán para convencer a la gente de que eres un agente infiltrado del machismo, del racismo y de la homofobia, pero siempre y a toda costa esquivarán un debate argumentado de ideas, porque no admiten la disidencia (rasgo fundamental de aquellos/as que sostienen al Estado con su apoyo) y porque lo consideran contraproducente. Esto está pasando en los movimientos sociales(muchos de ellos auténticamente paraestatales), donde el anarquismo de Estado está muy presente. Cualquier pretexto podrá ser usado contra ti para ocultar que la causa real es que quieren taparte la boca y evitar que se te oiga. Por ejemplo, una simple charla a gente no libertaria puede ser usada como ariete para una campaña difamatoria que consiga la presión suficiente para provocar, por ejemplo, la retirada/censura de libros que se llevaban años difundiendo o futuros que se puedan escribir (y esto está pasando ahora en nuestras narices).Esta forma de actuarsirvepara controlar el pensamiento y mantener las doctrinas limpias de ideas peligrosas para el Estado, o bien, la interesada hegemonía anarcoestatista. También sirve para meter el miedo en el cuerpo a muchas personas, y nada como el miedo para anular y canalizar voluntades. Un miedo ya de por sí “inevitable en una sociedad que estrangula sistemáticamente los lazos comunitarios y ensalza el solipsismo como virtud máxima”[31]El miedo y el amor a la comodidad producen la actual autocensura que hace palidecer al mismísimo Centro Nacional de Inteligencia (CNI).

Aquí en Madrid, la campaña del PCE y la NKVD contra los agentes infiltrados del fascismo tuvo éxito, pues el 29 de enero de 1937, la Junta de Defensa de Madriden la que participaba González Marín por la CNT y Lorenzo Iñigo por la Juventudes Libertarias, aprobaron por unanimidad y sin protesta alguna por parte de ningún libertario, la prohibición del periódico del POUM El Combatiente Rojo, el cierre de su radio madrileña, la confiscación de todos sus edificios y de sus automóviles.Ya la Mano Negra o el Caso Escalaconsiguieron deformar la verdad con éxito y empujar a muchas personas a las faldas estatales.

Se te acusará de fascista por criticar que la resolución de un problema social,como la violencia entre las personas, se resuelva con medidas policiales y carcelarias, que es justamente la idea y la praxis fascista de resolver los problemas. Pero qué es el fascismo sino lo que B. Mussolini describió: “Todo en el Estado, nada fuera del Estado, nada contra el Estado”. ¿Qué hace Cesar Millán o el encantador de perros con los machos alfa, agresivos y violentos, que dañan a los demás? Los cura con la manada, con una manada lo más estable y equilibrada posible. Los perros consiguen rehabilitarse completamente gracias a vivir estrechamente en grupo. Que me haya visto obligado, -porque no llevo armas ni vivo en grupo- a llamar a la policía, porque vi a un hombre queriendo acuchillar a su compañera en mi barrio; no me impide saber cuál es la verdad.

La verdad es que el colectivismo reduce la violencia interpersonal. Una vida en comunidad, donde se den muchas oportunidades al día para darnos afecto; y donde nadie este sólo como para permitir que le maltraten durante mucho tiempo sin recibir ayuda alguna. El colectivismo no es perfecto pero es mejor que  leyes de excepción que proponen más policía y más cárcel. Da igual lo que se diga, el fanatismo talibán que inspira estas políticas es sordo.“Una comunidad en el sentido originario de la palabra ha dejado, prácticamente de existir. Lo que se designa como tal, se compone de una multiplicidad de seres atomizados que no se interesan más que por el espacio reducido de su propia vida”.[32]La comunidad no existe –fue destruida- porque es un peligro para el Poder -e impedía su crecimiento, era un obstáculo-.

Volviendo al lema del Congreso Libertario Estudiantil. Los catedráticos universitarios, los brahmanes más furibundamente estatalistas no pueden perder apoyos en la “defensa de la educación pública”, porque además les va su trabajo en ello. Ellos y casi todos los profesores se esfuerzan para que no se destape lo que es la universidad-incluso con el apoyo entusiasta de anarquistas defensores de lo público-. Se buscaimpedir que se oigan cosas como la siguiente:

Las infaustas rutinas que inculca dicho amaestramiento planeado, a través del simple estar en el medio universitario y someterse a sus regulaciones, son muchas. Acostumbra a la suspensión del entendimiento, que es obligado a permanecer años absorbiendo, silenciosa y reverencialmente, lo que expone el docente pero no reflexionando por sí mismo, mucho menos cuestionando o contradiciendo. Induce a la competitividad y al medro, por medio del sistema de exámenes.

Fomenta el hábito psíquico del utilitarismo y el egotismo, al tener el estudio, mecánico y repetitivo, como meta el alcanzar unas credenciales o títulos para realizar brillantes carreras profesionales. Instaura la costumbre de la jerarquización y su correlativo, el servilismo, que son presentados como las formas naturales de existencia de toda comunidad humana. Estimula la pasividad de la voluntad, pues el educando es tratado como un objeto que no decide nada de importancia, que es traído y llevado sin contar con su albedrío.

Arraiga el hábito del fideísmo y las actitudes reverentes hacia las autoridades académicas e intelectuales ilegítimas, que son expresiones particulares de un personaje arquetípico de la revolución liberal, el”sacerdote-maestro” del que trata T. Veblen, instaura el menosprecio por la sensibilidad, el alejamiento de la experiencia y de la vida, así como todo tipo de acción transformadora y de compromiso desinteresado, dando pábulo a la holgazanería, el nihilismo, la indisciplina, la desgana y el parasitismo.

Surgen mentes de repetición, todas iguales, laminadas por la verborrea profesional y la balumba de las teorías y los dogmatismos, sin confianza en sus propias capacidades (salvo para reproducir lo absorbido por mentalización). De ese medio emergen sujetos cada día más limitados y mezquinos, incapaces de pensar y obrar con grandeza y con verdad. De ahí la intelectualmente nulificada, sin inquietudes trascendentales ni empuje transformador, carente de creatividad, hiperindividualista y no-ética juventud actual, devastada por el aparato académico y por ello mismo designada y dócil, sin otro interés que imitar a sus padres en el conformismo, el consumo y la ausencia de fines específicamente humanos. Todo lo expuesto otorga la razón a J.F. Revel cuando alega que la universidad “sustituye la cultura por la impostura”.[33]

También se oculta lo que los colegios son:

“La política de separar a los niños en instituciones divididas por edades con supervisión profesional ha constituido un completo fracaso, por razones señaladas hace algún tiempo por Jane Jacobs, un ataque a la planificación familiar que puede extenderse a la planificación social en general.”

“El mito de que los columpios y la hierba y los guardas o supervisores pagados son saludables por naturaleza para los niños y que las calles de las ciudades, llenas de gente corriente, son malas por naturaleza para los niños, se basa en un profundo desprecio por la gente corriente.”

“Personas pagadas por cuidar a los niños no pueden enseñar porque la esencia de esta responsabilidad es que se lleve a cabo sin cobrar”.[34]

El anarquismo nunca tendría que haber apoyado las mareas verdes en defensa de lo público. Como dice M. Walzer: “El camino correcto resulta ser a  menudo una senda muy solitaria”.Y no se interprete con esta frase el que proponga el aislamiento, todo lo contrario. Que lo entienda el que lo quiera entender.

El profesor David P. Montesinos ha escrito en 2007 en La juventud domesticada. Cómo la cultura juvenil se convirtió en simulacro:

“Como las cárceles, los centros de enseñanza cumplen la función de encierro, y el trabajo de los carceleros, además de la vigilancia, es el de administrar lo único que sobra en todo recinto de confinamiento: el tiempo. La educación se revela entonces como un proceso burocrático que ocupa la mayor parte del día a los adolescentes y durante largos años en una especie de cuartel”.

Montesinos reconoce lo nefasto de la educación estatal pero acto seguido cae en el error que una parte del movimiento libertario viene cayendo desde su fundación: renunciar a la abolición del Estado y, como Chomsky, buscar el agrandamiento de la jaula estatal renunciando a la revolución.

En el mencionado libro el profesor Montesinos se dice:

“¿Reactivación del anarquismo? ¿Por qué no, siempre y cuando lo entendamos no en el sentido clásico como proyecto de abolición revolucionaria del aparato del Estado por las clases desposeídas, sino en el de la crítica de las formas sociales…?”

Aquí me veo en la necesidad de recordar lo que dice Benito Mussolini sobre el fascismo, que:

“la idea central de nuestro movimiento es el Estado, como organización política y jurídica de la sociedad nacional que se manifiesta en una serie de instituciones de varia índole”, añadiendo que “mérito innegable del fascismo es haber dado a los italianos el sentido de Estado”. Continúa diciendo: “el fascismo ha restituido al Estado su actividad soberana, encarnando en él, contra todos los egoísmos de clase, supremos valores éticos”.[35]

Al final, ¿qué diferencia hay entre el anarquismo del profesor Montesinos, el de Ángel Pestaña, Horacio M. Prieto, Mariano Vázquez –Marianet-, Noam Chomsky (prologuista elogioso con las ideas del librodel hoy caudilloindiscutible del Partido Comunista de España e Izquierda Unida, Alberto Garzón), la CGT y el ala más izquierdista de Izquierda Anticapitalista (hoy integrada en Podemos)? Es decir, ¿Qué diferencia hay entre el ala izquierdista de Podemos y el anarcoestatismo?

Profundas raíces tiene el anarcoestatismo en el movimiento libertario. Horacio M. Prieto, autor de Posibilismo Libertario, secretario del Comité Nacional de la CNT y partidario declarado de que se puede defender lo estatal [público] mientras se construye lo común, no paró en toda la guerra de pedir a los compañeros “que se pusieran fin a tantos escrúpulos, prejuicios morales y políticos”[36] y a tanta “literatura trasnochada”[37]. Para él, la negación del Estado era, “un distintivo del infantilismo revolucionario”[38] y la entrada de la CNT en el Estado en 1936-39, un “triunfo sin precedentes del anarquismo español”[39], pues representaba “su derrota definitiva”[40] como ideología antiestatal; al fin “se reconocía oficialmente al Estado Nacional”[41]. Según José Peirats, Horacio M. Prieto “afirmó que la acción verdaderamente decisiva” solo era posible desde “los órganos del Poder.”José García Pradas, faísta y director del periódico de Madrid CNT, le consideraba “una de las primeras cabezas de la CNT”, pero “peligroso para nuestro movimiento”. 

El periódico anarquista Solidaridad Obrera dijo el 4 de noviembre de 1936:

“…la CNT ha sido enemigo antiestatal y enemiga de toda  forma de gobierno. Pero las circunstancias…han desfigurado la naturaleza del Estado español… ha dejado de ser una fuerza de opresión… y aún más [dejará de ser]… con la intervención… de la CNT”.

El periódico Solidaridad Obrera no se adaptó en un primer momento a las directrices de los anarcoestatistas y éstos comenzaron a apartar a su director Liberto Callejas, lo que le llevó a dimitir. Peirats, que estaba a cargo del diario de Lérida Acracia, le abordó en las Ramblas:

“-Compañero Liberto ¿permites unas palabras para Acracia? ¿Por qué has abandonado la dirección de “Soli”?; -Con la participación de anarquistas en el gobierno toda nuestra prensa pasa a convertirse en prensa oficial. ¡Yo no quiero ser el botones de ningún gobierno! ¿Está claro? ¡Toma nota también tú, director de “Acracia”!”[42]

Callejas fue sustituido por un anarquista de Estadode tomo y lomo llamado Toryho. Toryho hizo una purga de revolucionarios. Ezequiel Endériz, delegado de Profesiones Liberales en el Congreso Regional comenta como de manera forzosa o disimulada se les obligó a dimitir o abiertamente se les despidió: “Toryho ha tenido siempre especial interés en ir apartando de Solidaridad Obrera a los pocos anarquistas que en ella figuraban…”[43] Al final el purgador fue purgado y unos meses más tarde, cuando Toryho protestó contra la censura “intolerable” del periódico fue expulsado sin contemplaciones y a partir de aquí Solidaridad Obrera fue la vozdel gobierno, del Estado.

Manuel Mascarell, miembro del Comité Nacional de la CNT, decía en Internacional en octubre de 1938: “Las concepciones filosófico-sociales del anarquismo, como teoría, son excelentes, maravillosas, pero impracticables…”; si se continúa “aferrado a los principios” y no se apoya la Estado será“la posición más cómoda para justificar el que nada se hace y nada se arriesga”. David Antona, secretario de la CNT en la zona Centro afirmó que “era un deber ineludible” de todos apoyar al gobierno y “ejercitar el derecho de participar en las responsabilidades del Poder”.

El 5 de abril de 1938 un ministro anarquista y de la CNT presidía el Ministerio de Educación, su nombre era Segundo Blanco. Togliatti, que fue durante muchos años el Secretario General del Partido Comunista Italiano -el partido comunista más grande de Europa occidental-; el máximo responsable de la Tercera Internacional –la Komintern-; y el encargado de asegurar que el Partido Comunista de España obedeciera las órdenes de Stalin durante la Guerra Civil, informó a Moscú de que con esta participación de los anarquistas en el Ministerio de Educación se reducía “el peligro de revuelta anarquista”. Tema este a tener muy en cuenta por la recién nacida Federación Estudiantil Libertaria.

El 25 de noviembre de 1938, en otro informe a Moscú,Togliattiproponía que “hay que encontrar en el vínculo con la parte sana de la CNT [la anarcoestatalista] un punto de apoyo para la lucha” del PCE por el Poder. El 28 de enero en otra carta a Moscú dice que ve “la cuestión de la unidad con los anarquistas como una cuestión urgente” y que “precisamente esta unidad [juntos en la defensa del Estado] permitirá derrotar definitivamente al anarquismo”. Si no conseguimos –continúa- que renuncie a su antiestatalismo, “la CNT se reforzará”[44].

El Comité Nacional de la CNT, convertido en una ejecutiva política típica de partido, fue imponiendo la ortodoxia anarcoestatal y eliminó toda crítica de la cúpula orgánica. A los heterodoxos, el anarquismo de Estado les hizo el vacío y a los “que discrepaban del léxico y la línea oficiosos” les fueron aplicados “los más rudos calificativos”, se desató “la represión contra la libre emisión del criterio”[45]. Esto está pasando ahora, en 2014, con los que critican, por ejemplo, el estatalismo que el feminismo lleva incrustado.

En julio de 1937 el periódico anarquista clandestino Libertad, se preguntaba si el fascismo estaba sólo del lado de Franco: “… como en los buenos tiempos[de la Monarquía y la Dictadura], las cárceles se llenan de obreros revolucionarios, militantes antifascistas, hombres de la CNT y de la FAI. […] Todo igual que antes y peor aún.”

El Estado español, con Largo Caballero a la cabeza y cuatro ministros anarquistas junto a él, decide arrodillaren 1937–con la anuencia de los ministros libertarios- a la rebelde Columna de Hierro por no obedecer y sostenerque la entrada en el gobierno del movimiento libertario había contribuido a revitalizar el poder del Estado y reforzaba la autoridad de los decretos del gobierno. El Estado exigió la subordinación de la columna a su Ministerio de Guerra y ante la negativa, entra a saco con sus Guardias de Asalto, dejando en ambas partes varios muertos y heridos, fueron detenidos más de doscientos anarquistas.

Un delegado de la Columna de Hierro declaraba en Fragua Social el 14 de noviembre de 1936: “Toda nuestra acción no ha de tender a reforzar al Estado, sino que paso a paso hemos de ir destruyéndolo, hemos de hacer completamente inútil el Gobierno. No aceptamos nada que vaya en contra de nuestra ideas de anarquismo, que ha de ser una realidad, pues no se puede predicar y hacer lo contrario”.Lo que dice este delegado es completamente válido hoy en 2014 para los que defienden lo público.

El 6 de mayo de 1937 la dirección de la CNT acusa a Los Amigos de Durruti de ser unos “agentes provocadores” por no sumarse a la defensa del Estado [de lo público]. El Comité Nacional de la CNTrecibía la ayuda de los periódicos del PCE que llamaban “incontrolados” a todo el que se opusiera asu defensa de la “República democrática y parlamentaria de nuevo contenido social”.El local de Los Amigos de Durruti fue asaltado, sus miembros encarcelados y su periódico prohibido por el Estado, ya fusionado con el estado mayor de la CNT. Balius, uno de los integrantes de Los Amigos de Durruti y vicepresidente del Sindicato de Periodistas de la CNT, ya desde la cárcel, continuó escribiendo en el periódico clandestino El Amigo del Pueblo: “Hay que evitar que continúe revitalizándose el Estado. Solamente los irresponsables y los imbéciles son capaces de reanimar al adversario, conociendo la peligrosidad de éste […] Hay que anarquizar nuestro movimiento”. Aún se está a tiempo de “rectificar esa embriaguez de circunstancialismos”.

Al final la defensa de lo público, la defensa del Estado, implicaba entre otras muchas cosas, la defensa del Servicio de Información Militar o SIM, que según Peirats poseía una red de mazmorras en el que “el régimen de torturas que en ellas se aplicaba era el clásico procedimiento brutal: palizas con vergajos de caucho seguidas de duchas muy frías, simulacros de fusilamientos y otros tormentos dolorosos y sangrientos. […] Los recalcitrantes eran encerrados en la “cámara frigorífica” o en la “caja de los ruidos”, o atados a la “silla eléctrica”… Al preso se le sumergía allí en agua helada horas y horas hasta que tuviese a bien declarar lo que se deseaba.”[46]La CNT pidió al Estado puestos de mayor responsabilidad en este servicio de investigación, afirmando que tenía militantes y capacidad para realizar ese trabajo. “Nuestras posibilidades en el orden de vigilancia e investigación superan las que se nos supone al no ofrecernos más que plazas de guardianes en campos de concentración”.[47] Con razón Benito Mussolini afirmará que el culto al Estado es el rasgo decisivo del fascismo.Relata San Juan que, ya por la época del Imperio Romano, les pasaba lo mismo a lo que luchan contra la injusticia: “Entonces la tierra entera siguió maravillada a la Bestia (el Estado) (…) y se postraron ante la Bestia, diciendo ¿quién como la Bestia?, ¿quién puede luchar contra la Bestia?”[48]

Que muchos anarquistas pueden convertirse poco a poco en sostenedores de una política estatalista o, incluso fascista, es una realidad que nos la recuerda el argentino y anarquista Ángel Capelleti cuando explica cómo en su país se consiguió seducir a muchos afiliados del, antaño combativo, sindicato anarcosindicalista FORA que quedó muy debilitado. Refiriéndose a como Perón disfrazó el fascismo y convenció a una buena parte de anarquistas con un populismo apologista de “lo público” dice:

“El genio político de Perón consiste principalmente en haber hecho aceptable y, más aún, en haber logrado que una gran parte del pueblo argentino (y particularmente, la clase obrera) abrazara con entusiasmo y fervor una ideología desprestigiada por la derrota, universalmente repudiada, deshonrada y vilipendiada por la historia.”[49]

¿Defender lo público? No, defendamos la revolución. “Si no es ahora, ahora que la justicia vale menos, mucho menos que el orín de los perros, si no es ahora, ahora que la justicia tiene menos, infinitamente menos categoría que el estiércol, si no es ahora, ¿cuándo? […] Ya no hay locos amigos, ya no hay locos, se murió aquel manchego, aquel estrafalario fantasma del desierto y ni en España hay locos. Todo el mundo está cuerdo, terrible, monstruosamente cuerdo…”[50]

El anarquismo, uno de los históricos bastiones en defensa de la libertad, está enfermo. El pragmatismo le invade su cuerpo, el futuro es negro, muy negro, pero “tengamos entonces frente al futuro ese saludable temor que produce la vigilancia y la lucha, y no esa especie de terror blando y pasivo que abate los corazones y los debilita.”[51]

PD. La palabra no delinque.

Martes, 5 de agosto de 2014, Madrid. Kiko Bardají Cruz.

[1] Christopher Lasch.

[2] Charla de presentación del libro de Heleno Saña “El camino del bien” en Madrid el 7 de abril de 2014 en la Biblioteca Regional Joaquín Leguina.

[3] Se le han entregado gratis miles de minutos televisivos con los que ha conseguido entrar a comer al pasto presupuestario, donde engordará y se multiplicará. Esto supone un apoyo del Estado/Capital evidente.

[4] Nietzsche.

[5] “El Camino del Bien” Heleno Saña.

[6] Tanto el líder de los nazis en “Mi lucha”, como Mussolini o Cayo Lara -caudillo de IU-, hablan de la necesidad de un Estado “social” para, como dice  Adolf Hitler, “recuperar al obrero alemán para la nación alemana”.

[7]Para saber más leer “Colectivismo agrario” de Joaquín Costa o “Naturaleza, ruralidad y civilización” de F.R.Mora.

[8] Hay muchos libros que estudian el movimiento obrero de los cuarenta primeros años del siglo XX.

[9]Charla de Heleno Saña ya citada.

[10] La institucional y desarrollista Cooperación Española propone, majaderamente, un desarrollo y crecimiento económico sin fin, por los siglos de los siglos, hasta que el hierro, el hormigón y el asfalto saquen del “atraso” a todo el Sistema Solar y mucho más allá.

[11] Anuncio de una exposición sobre la revista Ajoblanco.

[12] Ledesma Ramos.

[13] Para saber lo que fue una inolvidable lucha de un anarquista contra las muy públicas Instituciones Penitenciarias, leer “Huye, hombre huye” de XoséTarrío.

[14] Política Agraria Comunitaria. Representa casi el 50% del presupuesto de la Unión Europea. Se interviene dictatorialmente la ganadería y la agricultura por razón de Estado. El encanallamiento producido a agricultores y ganaderos por el corruptor dinero está siendo total. 

[15] “El Cabildo Abierto en Cañete de las Torres 1598-1778” María del Carmen Padilla López.

[16] P. Iglesias procede del Movimiento de Resistencias Global o MRG que viene de Lucha Autónoma que tuvo en Tony Negri a su ideólogo. Muchos autonomistas ignoran que en su libro “Treinta y tres lecciones sobre Lenin” hace una alabanza directamente de Stalin como un maestro del movimiento obrero internacional.

[17] Jacobo Rivero, autor de “Conversaciones con Pablo Iglesias”, ha sido una figura destacada de la Okupación y la Autonomía.

[18]Charla de Heleno Saña ya citada.

[19]Ibid.

[20] “El colonialismo español en Marruecos” Miguel Martín.

[21] “Las premisas del socialismo y la misión de la socialdemocracia” EduardBernstein.

[22] “Guerra. El origen de todo. Victor Davis Hanson.

[23] Entrevista a la Federación Estudiantil Libertaria que ha parido el Congreso Libertario Estudiantil “Defendiendo lo público…”

[24] “La Libertad” Miguel Bakunin.

[25]Ibid.

[26]Ibid.

[27] F. Rodrigo Mora

[28]Charla de Heleno Saña ya citada.

[29]En un momento crítico como fueron los años previos a la Guerra Civil, Gil Robles, dirigente de la católica Confederación Española de Derechas Autónomas (CEDA) –cuyo núcleo era Acción Popular-, sabía que para conseguir que el sector popular de la población se identificara más con las élites y no con los revolucionarios, había que aumentar “lo público”: “En la CEDA hay que alentar un carácter social sin contemplaciones de ningún género. Ello producirá, de momento, el apartamiento de ciertos sectores; pero no me importa e incluso me alegra. Las clases conservadores españolas tienen que darse cuenta de que, o se sacrifican voluntariamente, dando gran parte de lo que tienen, o desaparecen irremisiblemente”.

[30] Robert D. Kaplan.

[31] Charla de Heleno Saña ya citada.

[32]Charla de Heleno Saña ya citada.

[33] “La democracia y el triunfo del Estado” Félix Rodrigo Mora.

[34] Christopher Lasch.

[35] “Espíritu de la Revolución Fascista” Benito Mussolini

[36]La Guerra Civil Española. BurnetBolloten

[37]Ibid.

[38]Ibid.

[39]Ibid.

[40]Ibid.

[41]Ibid.

[42] “La revolución traicionada” de Miguel Amorós.

[43]Ibid.

[44] “Escritos sobre la guerra de España” Palmiro Togliatti.

[45] Santana Calero en “La revolución traicionada” M. Amorós.

[46] “Los anarquistas en la crisis política española” José Peirats.

[47] Documento relativo al SIM de la CNT fechado el 18 de mayo de 1938, en La Guerra Civil española: revolución y contrarrevolución. BurnettBolloten.

[48] Apocalipsis de San Juan.

[49] “Ensayos libertarios” Ángel Capelleti.

[50] León Felipe.

[51] “La democracia en América” Tocqueville.

Submit to DeliciousSubmit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to StumbleuponSubmit to TechnoratiSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn
1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 Rating 3.20 (10 Votes)

Comentarios (10)

  • Ibérico

    Denunciar

    Uf, más palabros extraños, y axiomáticos para justificar fobias personales.

  • Resulta curioso que alguien que se sitúa bajo el ala de un patán que ha sido ya desterrado de cualquier cosa que tenga que ver con el anarquismo como es Félix Rodrigo Mora, se ponga a escribir semejante patochada sobre un lema que, además, decidimos no volver a usar. Si necesitas atención no has ido a dar con el mejor sitio, por lo que estaría bien que estos esfuerzos que dedicas a meter palos en las ruedas de los demás, los invirtieses en librarte de tu maestro, pues solo saber que te ubicas dentro de sus círculos basta para despreciar todo rollo como este que quieras sacar.

  • Más de lo mismo

    Denunciar

    Público es sinónimo de estatal en este sistema. Si empiezan con tendencias buenrollistas, mal vamos...

    Tienen posturas muy similares a la FEL chilena, que poco tiene que ver con el anarquismo, y usan consignas de dudosa afinidad como ''poder popular''.

  • Tan similares como que la FEL chilena se presenta a las elecciones y esta ni se lo ha planteado. Sorprende ver que todavía hay quienes tienen el anarquismo como una religión y cualquier cosa que se salga de los sagrados evangelios es de "dudosa afinidad" o "tiene poco que ver con el anarquismo."

  • Sorprendente lo que da de si un lema. Sorprendente que se escriba semejante texto acerca de una organización que se acaba de constituir y que ni si quiera ha hablado todavía. ¿o quizás el autor y el otro comentarista tienen acceso a las actas del congreso? Vamos que habláis de lo que no conocéis, muy bien. "Posturas similares a la FEL chilena" ¿si? ¿y como lo sabes tu, lumbreras? ¿estuviste en el congreso? Hay que ver con los malrrollistas.
    Lo publico es una realidad, lo común esta por construir, nada mas y nada menos. Quizás algunos prefeririais ver como se cierran escuelas o se imponen tasas inverosímiles para acceder a la universidad, de verdad que no lo entiendo. Suerte en vuestro intento de manteneros limpios de chusma reformista, suerte en vuestra abstracción de la realidad y cuidado no osbjunteis mucho con la juventud o con los trabajadores que optan mayoritariamente por los servicios públicos.

  • Público no es sinónimo de estatal, sea el sistema que sea. Y precisamente esa asimilación es la que quiere que tengamos el poder estatal y las clases dominantes.
    Del artículo, maaadre mía que de tiempo tienen algunos para andar con peleas cainitas... ¿qué andará construyendo?

    Y para el debate:
    Lo público y la autogestión: defensa y avance ( http://www.alasbarricadas.org/noticias/node/26303 )

  • Si público no es sinónimo de estatal, no se entiende que la enseñanza pública (como la privada) sea junto a la familia "tradicional" y los medios de comunicación de masas la principal herramienta de reproducción del sistema de valores de las clases dominantes.
    La juventud o los trabajadores no optan mayoritariamente por los sevicios públicos, simplemente no tienen o no encuentran otras opciones para cubrir muchas de sus necesidades.
    Por otra parte, los debates con argumentos constructivos hacen pensar, los debates acusatorios incitan a la calumnia, la acusación y carecen de utilidad porque nos ponen a todas a la defensiva.
    Amigo Lebión, está feo dirigir el debate a un medio controlado por nuestros afines (como se puede comprobar en el hilo de dicho debate).
    Salud y acierto.

  • La enseñanza, como cualquier otro espacio de la vida cotidiana, reproduce los valores hegemónicos de la sociedad los cuales coinciden con los de la clase dominante, da igual que sea público o privado. Muy bien, pues entonces según algunos la tarea es construir islotes libertarios en un mar de Capital y abandonar los espacios de socialización de la clase dominada, eso es lo que se propone desde ciertas corrientes de nuevo tipo en el entorno libertario, fruto de la más absoluta derrota ideológica, la incapacidad de realizar un análisis certero de la realidad y la más absoluta desconexión de las luchas sociales que dan la batalla al Estado y al Capital en la actualidad.

    Yo lo siento mucho, pero no tengo absolutamente nada que discutir con gente que se saca de la manga el término "Anarcoestatista", a ninguno nos dan nada por denominarnos anarquistas y por dar la lucha en todos los espacios y esferas de la vida.

  • No sabes leer Helio, te pongo este otro link porque no puse ningún hilo de debate de medios afines si te das cuenta: http://federacionanarquistaiberica.wordpress.com/2013/11/19/lo-publico-y-la-autogestion/

    Eso de que no se entiende que lo público no sea estatal jejeje, y claro que se entiende, porque lo público lo tiene usurpado el estado, porque (por ejemplo) no tenemos sindicatos de profesores con capacidad emancipatoria, porque no tenemos asociaciones de padres y madres (ni de estudiantes) que se inmiscuyan en la educación y así es difícil tomar lo que es nuestro. Además, los medios de comunicación de masas como El Mundo, ... y los grandes complejos Globomedia y otros. No son sinónimo de estatal y sin embargo reproducen sistemas de valores de las clases dominantes. Lo siento, pero no se sostiene tu argumento.

    Bien que coincidas que el artículo inicial hace "debates acusatorios incitan a la calumnia, la acusación y carecen de utilidad porque nos ponen a todas a la defensiva"

  • Salud Lebión!
    Coincidimos en dos cosas: el artículo fomenta un debate más visceral que razonado y, en segundo lugar, soy un torpe lector/escritor pues no dirigías el debate a un medio afín sino a un artículo de tu gente, lo cual tampoco es malo.
    Sobre lo público y estatal seguimos sin coincidir. En primer lugar las clases dominantes tienen diversas "herramientas" para la reproducción de su sistema de valores. El Estado es una de ellas, quizás la más poderosa pero no la única. No entiendo por eso de donde sacas lo dicho en la parte final de tu segundo párrafo.
    No sé muy bien en qué momento de la Historia, la gente sencilla, desde abajo, ha construido lo que todes hoy llamamos público. Sé que ciertas luchas han influido en la consecución de algunos derechos y logros vinculadas a lo público, pero no eran luchas revolucionarias. De las luchas para que el Estado sea más social, a las luchas por la autogestión hay un callejón sin salida en el anarquismo queda atrapado en la socialdemocracia

Por favor, acceda con sus datos para poder comentar