Tu cuenta

Iniciar sesión Registro

Login

Usuario
Password *
Recordarme

Crear una cuenta

Los campos marcados con un asterisco (*) son obligatorios.
Nombre
Usuario
Password *
Verificar password *
Email *
Verificar email *
Captcha *
Reload Captcha

Buscar

Redes y RSS

Suscripción e-mail

Recibe el Boletín Diario del Portal

E-mail:

Traducir

Política de cookies

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la navegación de sus usuarios y obtener información estadística. Saber más

Acepto

Crítica y reclamo anarco libertario a la función pública y privada del pensamiento filosófico

a¿Es la anarquía como movimiento social e intelectual, menospreciada deliberadamente, alejada, olvidada y casi sepultada por el pensamiento y discurso del intelectual postmoderno?

Se suscitó hace unas semanas en una red social, un debate que enfrentó dos posturas ideológicamente bien definidas, una que a nuestro entender claramente coopera con las decisiones políticas del gobierno, y otra postura que desde la conciencia ideológica anarco socialista, representa en una medida los reclamos de gran parte de la sociedad. La critica cuestiona y interviene mediante la retorica, la pasividad que entiende tiene el pensador y filósofo contemporáneo al tratar determinadas problemáticas sociales e individuales en la región y en el mundo. En este sentido es que fui generosamente invitado por Sandino Núñez a participar con un artículo en este suplemento.

Antes de comenzar con los conceptos vertidos en dicho debate, hago una reseña histórica a groso modo sobre algunas de las condiciones que han dominado la estructura del pensamiento y la reflexión en la sociedad uruguaya estos últimos años; no sin antes reconocer y dejar sentado que mi nivel seguro les resulta insuficiente para mucho de los lectores con mas bagaje académico y conocimiento empírico respecto al tema. Espero sepan disculpar en ese sentido los fallos y carencias que la misma contenga.

En los últimos casi 40 años de historia, el pensamiento filosófico como herramienta social ha carecido de sentido y valor critico, o ha sido el mismo desplazado por actividades políticas, cívicas y deportivas, que estructuraron en gran parte de la sociedad un pensamiento unilateral respecto a la reflexión critica. Vale la pena repasar también, que en las décadas siguientes a la dictadura cívico militar 80s y 90s, el pensamiento y la reflexión fue tímidamente adoptado dentro de  producciones artísticas y culturales, tales como música, cine, pintura, etc.  Así llegamos al fin de siglo, donde efectivamente el pensamiento crítico resurge desde el ámbito académico e intelectual, de la mano del interflujo neocapitalista, colmando de alguna manera la esfera pública y privada en la sociedad. En el presente, es fácil reconocer la obra de Sandino Núñez, Soledad platero Puig, Roberto Tali, entre otros, como los puntales de tal resurgimiento del pensamiento critico en la región.

Agrego en esta parte, la critica (sin editar) hecha en la red social Facebook a el pensamiento critico contemporáneo y que Sandino Núñez acuso como personal, motivo este que promovió la producción de este articulo y su posterior publicación.

"Se habla de critica, de ideología, variables, compromisos, extremismos, pensamiento y demás, meto todo eso en una bolsa, revuelvo y revuelvo, saco... y siempre me sale anarquía, será eso ser ortodoxo, o en verdad todos los demás que critican negativamente la anarquía o la ignoran son irrazonables?

La anarquía libertaria entiendo es la ideología que propone puntualmente mejor que ninguna otra actualmente un cambio al paradigma al vacío ideológico y la propuesta solida para construir y cumplir con los deseos de las mayorías.

Porque se destierra y silencia el grito de anarquía dentro de los discursos intelectuales "de turno" tachándola de adolecentes rebeldes etc. etc. o en su defecto ignorándola? he aquí que el intelectual con poder en su puño y conciencia en su alma debe de tocar tierra y darle la bienvenida a la anarquía, pero no, su ortodoxia en algunos casos, su compromiso en otros, y su cobardía en algún otro, hace que su pluma invente y trasgiverse sobre un movimiento que en definitiva no tocan ni de lejos, o sea, como científicos los intelectuales, no hacen ningún trabajo de campo para con propiedad tener una critica concienzuda sobre la anarquía.

A mi entender esto sucede porque los intelectuales existencialistas que "dominan" el ámbito creado para ellos mismos en una especie de complicidad institucional, sin duda existencialistas en la mayoría de los casos de "izquierda", y humanistas los de la derecha neoliberal con acercamiento a la iglesia... meten en una bolsa todo lo que describí al inicio, y ideológicamente se quedan sin nada, deambulan dentro de un aparato político corrompido en todo sentido, económico político y científico, no obedece a ninguna praxis ni método eficiente de reparación o evolución, mira si será así, que lo mejor que se puede esperar del aparato, es el progresismo, o socialdemocracia...?

Bue, dejo planteado mi interrogante sobre porque no veo criticas solidas hacia los movimientos anarquistas libertarios que efectivamente están presentes y actuando en estos tiempos de tan poca participación política, creo que "nobleza obliga" a los intelectuales que están "en la vidriera" de la política, los multimedios y las instituciones estatales, mencionar y decir, que efecto tienen en la sociedad, las bibliotecas anarquistas, las ferias donde se busca escapar o alternar con el capital, el impulso que se le da al arte, los actos solidarios en luchas sociales, la condición de ser los cabeza de turco por el valor y la determinación en situaciones donde la violencia represiva del estado y poderosos se ejerce, etc. etc.?

Hay mucha tela para cortar con esto, pero los intelectuales del medio insisten en llamarnos adolecentes rebeldes o siendo indiferentes. los anarquistas hoy mas que nunca estamos acá, presentes en ámbitos que hemos logrado alcanzar a fuerza de razón, practica y también porque no, comprensión y respeto a cierto bagaje irracional en parte de muchos que nos ignoran, en ese orden bogamos por la justa comprensión que se merece todo sujeto u órgano que sin pasiones ni compromisos mas allá que el de la justicia social y bienestar concreto, hoy somos quizás los únicos capases de hacer una critica seria a los intelectuales que operan construyendo conciencia en la sociedad junto con el circo hedonista del consumo. Será que somos más peligrosos que inocuos?

Pd: no mezclen por favor el anarco-capitalismo, los libertarios entendemos a eso como extrema derecha."

El pensamiento y movimiento anarquista actualmente en Uruguay y el mundo esta creciendo a pasos agigantados, lamentablemente en concomitancia con el avance depredador y dominador de los grandes capitales y el consenso corporativo.

Es de esperar que las convenciones que amparan el trabajo y función institucional de los gobiernos (intelectuales y/o políticos) intenten una vez más, destruir los ámbitos y estructuras sociales que los grupos anarquistas construimos.

Cabe recordar lo sucedido hace semanas en “La solidaria” (ámbito anarquista), y también base para la formación y acción de grupos sociales, que el mismo día en que se desarrollaba la marcha contra los megaproyectos y la defensa de los bienes naturales, dicho lugar fue invadido por agentes represivos del estado con la intención de destruir la noble causa y función que los compañeros anarquistas llevan a cabo desde ahí, y con eso también destruir de una manera rastrera, hasta diría fascista, el derecho voluntario de expresarnos, reunirnos y marchar.

Siendo así, la lucha y gestión anarquista se mancomuna aun mas y se programan nuevas bases y formas de lucha en el territorio para acercar a la sociedad lo que consideramos es, el único programa solido de lucha social que enfrente el complejo problema que el capitalismo neoliberal establece y deja como saldo el sufrimiento de los mas débiles marginando sectores enteros de la sociedad y que ignoran cínicamente casi todo ámbito de la burguesía uruguaya.

En este sentido es que con conciencia critica los anarquistas reconocemos lo que parece ser de parte de los intelectuales que ocupan las vidrieras de consumo, un silencio cómplice que apoya desde el mismo las gestiones neoliberales que el gobierno lleva adelante hoy. Se critica y castiga desde esos ámbitos intelectuales políticos, la miseria humana y la pérdida de sus valores, pero nunca se expone la realidad objetiva de que el problema son las instituciones estatales en general, y que la denuncia de todo pensador crítico, debe ser directamente aplicada a los individuos que ocupan esos cargos de  jerarquía institucional.

Salud y anarquía!

Raul Esteban Marichal
Submit to DeliciousSubmit to FacebookSubmit to StumbleuponSubmit to TechnoratiSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn
1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 Rating 0.00 (0 Votes)

Comentarios

  • No se han encontrado comentarios
Por favor, acceda con sus datos para poder comentar