Tu cuenta

Iniciar sesión Registro

Login

Usuario
Password *
Recordarme

Crear una cuenta

Los campos marcados con un asterisco (*) son obligatorios.
Nombre
Usuario
Password *
Verificar password *
Email *
Verificar email *
Captcha *
Reload Captcha

Buscar

Redes y RSS

Suscripción e-mail

Recibe el Boletín Diario del Portal

E-mail:

Traducir

Política de cookies

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la navegación de sus usuarios y obtener información estadística. Saber más

Acepto

¿Independentismo burgués o sociedad sin clases?

nacionalismoAlgun@s dirán que ésta es una pregunta trampa, porque hay corrientes revolucionarias que contemplan la posibilidad de hacer la revolución en dos etapas: la primera, apoyar a la burguesía nacional para obtener la independencia del estado opresor; y la segunda etapa es luchar por el socialismo contra la burguesía propia. Vale, dicha teoría ya se ha puesto en práctica antes con resultados desastrosos. Por ejemplo, se puso en práctica en China en los años 20 (teoría promovida por la URSS, que animaba a los comunistas chinos a unirse al partido nacionalista burgués Kuomintang de Chiang Kai-Shek para luchar contra el dominio de las potencias extranjeras) ¿y cuál fue el resultado? Pues que cuando Chian Kai-Shek obtuvo la victoria, masacró a los comunistas y siguió oprimiendo a la clase obrera y campesina china de la misma manera que lo habían hecho previamente las potencias imperialistas extranjeras.

Si me dan a elegir entre los términos “nación” o “pueblo” me quedo sin dudarlo con el segundo: el concepto “nación” es un término jurídico-político (pero, sobretodo, económico) surgido a lo largo de la historia para que la casta dominante de un pueblo específico pudiera oprimir al resto de los pueblos circundantes. La historia nos da muchos ejemplos de naciones que oprimen a pueblos en pos de la “reunificación nacional”: El reino de Piamonte en Italia, Prusia en Alemania, Inglaterra en Reino Unido y, por supuesto, el reino de Castilla en el estado español (pero tampoco idealicemos el pasado: los reinos de Granada, Aragón o Navarra no eran paraísos terrenales, sino que también tenían su porción de mierda terrateniente nobiliar y eclesiástica privilegiada que oprimía a sus compatriotas).

La clave del asunto independentista es el equilibrio entre el respeto a la identidad de la persona como parte de un pueblo determinado (con sus tradiciones, cultura y lengua) y la pertenencia de la persona a una clase social determinada. Por ejemplo, un/a obrer@ o campesin@ catalan/a debe luchar por conservar y fomentar su cultura, sus tradiciones y su lengua; pero lo que no puede olvidar un/a obrer@ o campesin@ catalan/a es que el burgués catalán le va a oprimir igual que un burgués español.

Cualquiera que se considere anarquista o comunista, lucha por una sociedad sin clases y por la desaparición del Estado; lucha por la solidaridad de los pueblos del mundo y por el respeto a la idiosincrasia de esos pueblos. En última instancia, hoy día, el mundo no está dividido en naciones, sino en clases sociales. Y la burguesía SIEMPRE es (fue y será) nuestra enemiga (sea central o periférica).

Resumiendo: SÍ al derecho de autodeterminación de los pueblos del estado español y del mundo entero, pero NO siguiendo reglas burguesas, sino con nuestros propios términos: sin clases opresoras ni oprimidas, repartiendo la riqueza solidariamente con los pueblos menos favorecidos económicamente; que desaparezcan las fronteras y las divisiones de razas sin perder por el camino nuestra identidad como miembro de un pueblo determinado.

Juanjo Muñoz
Submit to DeliciousSubmit to FacebookSubmit to StumbleuponSubmit to TechnoratiSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn
1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 Rating 0.00 (0 Votes)

Comentarios

  • No se han encontrado comentarios
Por favor, acceda con sus datos para poder comentar