Tu cuenta

Iniciar sesión Registro

Login

Usuario
Password *
Recordarme

Crear una cuenta

Los campos marcados con un asterisco (*) son obligatorios.
Nombre
Usuario
Password *
Verificar password *
Email *
Verificar email *
Captcha *
Reload Captcha

Buscar

Redes y RSS

Suscripción e-mail

Recibe el Boletín Diario del Portal

E-mail:

Traducir

Política de cookies

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la navegación de sus usuarios y obtener información estadística. Saber más

Acepto

Los peligros de la transgresión: La desnudez pública

La desnudez pública: el ejercicio de la libertad conlleva enemigos y grandes peligros[1].

NaturismoHace pocos días un familiar salió desnudo a la calle en la que vive e inmediatamente en mi familia lo interpretaron unánimemente como loco, locura que atribuyeron a un accidente moto ciclístico que tuvo hace más de 15 años y en el que (entre otras cosas) se lesionó la cabeza; por una especie de efecto retardado del golpe apenas hace poco estaría surtiendo los efectos, como salir desnudo a la calle (entre otros). En esta interpretación del fenómeno se trasluce uno de los prejuicios más comunes de nuestra cultura, el prejuicio según el cual ponerse por fuera de lo que las normas morales establecen (la norma de la decencia y la vergüenza) es estar loco; a nadie más que a mí le pareció que a lo mejor no se trata de locura sino de insumisión al código de la decencia, un desafío a ese mecanismo de poder que hace que nos tapemos el cuerpo, especialmente los genitales, y más aún, que nos dé vergüenza mostrarlo, especialmente los genitales

El cuerpo –lo que sólo un loco podría negar– como algo de lo que hay que avergonzarse; comienzo a pensar que hay más locura en avergonzarse de lo que somos[2] que en revelarse por un momento contra esa vergüenza que oprime al cuerpo, que lo desprecia.

A lo mejor (y esto es lo más probable)  él, el desnudista, no profese ninguna filosofía libertaria, no conozca a Foucault ni sepa lo que es la anarquía; simplemente le pareció en un momento dado que estar desnudo en público no es tan terrible como nos hacen pensar, y se atrevió a mostrarlo pese a los cuchicheos, las miradas  sorprendidas y una risa que trasluce el odio hacia todo aquel que osa ser él mismo[3], que osa no ser (aunque sea por unos minutos) como los demás y como el mundo quiere y espera que sea.

Al final queda la duda acerca de cuál es la interpretación correcta sobre la desnudez pública de mi familiar: ¿locura o insumisión? Pero sobre lo que no debe quedar duda alguna es sobre la violencia que puede desatar en el otro el ser uno mismo: “Si te atreves a mostrar tu cuerpo desnudo en público sin justificación aparente te consideramos loco, y de eso al manicomio hay sólo un pequeño paso”; el ejercicio de la libertad conlleva enemigos y grandes peligros.

 


[1] http://youtu.be/VnboTzpy2QM

[2] Como enseña Nietzsche, que el alma es sólo un nombre de una parte del cuerpo, que la causa primera de todo lo que creemos, pensamos, decimos hacemos es el cuerpo.

[3] La misma risa del pueblo ante Zaratustra cuando sale “como loco” a exhortar fidelidad al sentido de la tierra.

Mil
Submit to DeliciousSubmit to FacebookSubmit to StumbleuponSubmit to TechnoratiSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn
1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 Rating 0.00 (0 Votes)

Comentarios

  • No se han encontrado comentarios
Por favor, acceda con sus datos para poder comentar