Tu cuenta

Iniciar sesión Registro

Login

Usuario
Password *
Recordarme

Crear una cuenta

Los campos marcados con un asterisco (*) son obligatorios.
Nombre
Usuario
Password *
Verificar password *
Email *
Verificar email *
Captcha *
Reload Captcha

Buscar

Redes y RSS

Suscripción e-mail

Recibe el Boletín Diario del Portal

E-mail:

Traducir

Política de cookies

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la navegación de sus usuarios y obtener información estadística. Saber más

Acepto

Cómo diferenciar al Sujeto Revolucionario, del que no lo es

Ante las múltiples dudas generadas por la existencia del Sujeto Revolucionario, unos dicen que existe y que lo han visto blanco y luminoso, y otros dicen que no, os coloco la respuesta a la consulta que he realizado a la Pepita Verdejo, cuyo criterio de verdad se demuestra haciendo semanalmente una cesta de la compra economicísima.

"Lo del método inefable para descartar difusos, es una metáfora que se me ocurrió ante la actitud de María [trabajadora de hogar sumamente reivindicativa y pendenciera] frente a la que ejercen otros protestones, ya estén colectivizaos o no.

Pongamos dos tanques de agua transparentes (pa ver en el interior) y cogemos por un lado a la María, que estaría representada por una bolita de cualquier metal, muy denso, consistente, concentrado y pesado pero muy pequeñito. Introducimos la bolita metálica en uno de los tanques de agua y observaremos como por su propio peso la bolita llega hasta el fondo del tanque de una vez y sin detenerse.

Por otro lado y al mismo tiempo introduciremos un gran comprimido efervescente de CO2, grande, luminoso, blanco, muy vistoso, con propuestas y promesas de mejorías en el otro tanque de agua. Al hacerlo observaremos como el agua hace creer al comprimido que es él el que domina la situación. Cae balanceándose, formando una serie de escandalosas efervescencias y protestonas burbujas y termina por disolverse soltando de vez en cuando algún berrinche.

Dejamos pasar unos meses, y entonces veremos como el agua del tanque donde está la bolita metálica ha modificado su color y su densidad. Una vez saquemos la bolita del tanque, únicamente habría que limpiarla pa quitarle el enrobiñao. El agua habrá adquirido un turbio aspecto y unas propiedades con las que afectará también al recipiente que la contiene y costará también de arrancar el enrobiñao de las paredes del tanque una vez vaciado. Eso es lo que pasa allí donde recala la María: que lo enrobiña tó.

Por el contrario en el tanque del comprimido escandaloso solo se ve agua. El comprimido se ha disuelto, ya no bufa y en el fondo del tanque sólo queda un posillo inconsistente. Si vaciamos el recipiente comprobaremos que el agua sale rápidamente sin esperar para nada al posillo que queda rezagado.

Pues eso, se coge al sospechoso de Sujeto, se le mete en el tanque y si al pasar un rato ha sobrevivido sin dispersarse y ha dejao el agua hecha unos zorros, se le reserva pá la revolusió. No hay que discriminar ni procedencias proletarias ni condiciones peculiares. Cualquiera podría ser un sujeto de esos.

Por sujetos que estén sueltos y no amarraos, lo que es de uno es de todos, lo que es de todos es de nadie, lo que es de naide es de uno.

Acratosaurio rex
Submit to DeliciousSubmit to FacebookSubmit to StumbleuponSubmit to TechnoratiSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn
1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 Rating 0.00 (0 Votes)

Comentarios

  • No se han encontrado comentarios
Por favor, acceda con sus datos para poder comentar