Tu cuenta

Iniciar sesión Registro

Login

Usuario
Password *
Recordarme

Crear una cuenta

Los campos marcados con un asterisco (*) son obligatorios.
Nombre
Usuario
Password *
Verificar password *
Email *
Verificar email *
Captcha *
Reload Captcha

Buscar

Redes y RSS

Suscripción e-mail

Recibe el Boletín Diario del Portal

E-mail:

Traducir

Política de cookies

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la navegación de sus usuarios y obtener información estadística. Saber más

Acepto

Dios y el reto del hombre

LibrosConfieso que quizás no fui yo sino mi conciencia aunque mantengo mis dudas. Sostengo, eso sí, que fueron mis dedos los que como siempre corrieron a colocarse sobre las teclas y echaron a rodar, a caminar para perderse en el infinito de un espacio que en la mayoría de las ocasiones no tiene fin; no buscan ellos una dirección premeditada. Sólo fue eso: sus pisadas sobre las teclas hicieron camino.

Y fue así que salieron las palabras, todas. Aparecieron como de imprevisto pero en orden; en un orden ya establecido desde antes, desde ya casi siempre. Y salieron las palabras, o mejor dicho, echaron a caminar, para decir algo de lo que están convencidas, y es que como parte de eso que llamamos Literatura, que es literatura, ellas puedan decir, en nombre nuestro, que pueden ocupar en la conciencia de cada cual ese lugar donde poder suplantar la presencia de Dios. Eso escribían los dedos una vez pisaban sobre las teclas y se alejaban no se sabe bien hacia donde.

Son las palabras las únicas aliadas del hombre capaces de crear e imaginar un universo de la misma y única manera que lo pudiera hacer Dios; y así y todo - si así sucediera - quedarían, las palabras, encerradas en ese espacio-lugar de reposo de los libros donde aguardan ser escogidos y acariciados con infinita ternura y devoción; sí, ahí, en la biblioteca. Ahí nos acercamos cuando queremos o necesitamos describir mundos que no conocemos, a los que deseamos llegar desde el tecleteo y los pasos firmes y perdidos de un ir hacia adelante a la búsqueda de un universo que a veces ya no encontramos fácil salvo en la imagen aún presente, o en una memoria prodigiosa condenada poco a poco a una muerte certera para poder terminar esta obra de presencia que significa nuestra estancia insignificante aquí en la Tierra.

Si queremos vivir hemos de saber buscar las letras adecuadas que nos haga sentir con vida entre tanta mediocridad; es buscar un hueco en el arte de saber usar la palabra escrita dado que con ella podemos suplantar la presencia de Dios aquí y que es el único reto por el hombre jamás planteado.

Teknarit, África.

Tags: diosopiniónliteraturalibro
Submit to DeliciousSubmit to FacebookSubmit to StumbleuponSubmit to TechnoratiSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn
1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 Rating 0.00 (0 Votes)

Comentarios (2)

  • . dios es l´energia qe está+lo crea to y no s puede demostrar
    . Ademas si es energia Tu eres energia=dios
    ya qe la materia es energia cn determind vibracion onda y tnmos un cuerpo material
    solo buenas : acciones pensares sentires comidas etc + meditacion y ejercicio sin competitividad pa no perder divnida armonia
    . Pone en biblia : a imagen y semejanza pero lo callan

  • Es una opinión, la suya, que no comparto en absoluto. En lo que a mí se refiere hablar de Dios, de ningún dios, es una total pérdida de tiempo. El Dios del que nos hablan no es sino un invento de la mente humana, pobre, con el cual nos someten; el Hombre ha necesitado siempre dominar al hombre y para ello inventó a Dios... y así estamos.
    Un saludo y gracias por su opinión.
    Manuel Meneses.

Por favor, acceda con sus datos para poder comentar