Tu cuenta

Iniciar sesión Registro

Login

Usuario
Password *
Recordarme

Crear una cuenta

Los campos marcados con un asterisco (*) son obligatorios.
Nombre
Usuario
Password *
Verificar password *
Email *
Verificar email *
Captcha *
Reload Captcha

Buscar

Redes y RSS

Facebook Twitter

 RSS

Suscripción e-mail

Recibe el Boletín Diario del Portal

E-mail:

Traducir

Política de cookies

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la navegación de sus usuarios y obtener información estadística. Saber más

Acepto

Anarquía en el Polo Sur: Santiago Sierra iza la Bandera Negra para destruir todas las Fronteras. Entrevista

Traducción tarcoteca - Anarchy at the south pole: Santiago Sierra plants the black flag to destroy all borders -The Gardian 25.9.2018 por Stuart Jeffries

 

"Viajo mucho", dice Santiago Sierra. "Pero entrar en un país es como ir a la cárcel. Las fronteras me disgustan, como idea y como experiencia personal. Este trabajo reniega de todo eso".

Es el comentario típicamente directo del artista español, que ya una vez causó revuelo al bombear monóxido de carbono una antigua sinagoga en Alemania, y luego invitó a los visitantes a ponerse máscaras antigás para entrar a esta simulada cámara de la muerte.

Sierra habla de su última instalación, que acaba de inaugurar en la Dundee Contemporary Arts. Llamada "Bandera Negra", documenta los intentos de tener el símbolo del anarquismo plantado en los polos norte y sur. ¿Cuál fue la razón del proyecto? “ Okupar el mundo, supongo. Siempre me ha gustado "El pedestal del Mundo" de Piero Manzoni, en el que todo el mundo estaba dentro de la obra de arte ". Manzoni creó un pedestal en el que el mundo supuestamente descansaba, haciendo de todo el planeta una obra de arte. También una vez hizo latas de conserva de "Merda d’Artista" que, como su nombre indica, supuestamente contenía los excrementos del italiano.

El intento de Sierra de ocupar el mundo comenzó hace tres años cuando envió una expedición a la remota isla noruega de Svalbard. Desde allí, sus compinches viajaron a la base rusa de Barneo que, debido a que se asienta sobre un témpano de hielo a la deriva, debe ser reconstruida cada año para atender a los turistas que llegan. Desde allí, el equipo de Sierra se aventuró hacia el cercano polo norte y, el 14 de abril de 2015, plantó una bandera negra y capturó el paisaje en audio y vídeo.

Ocho meses después, el 14 de diciembre, precisamente 104 años después de que el noruego Roald Amundsen venciera al capitán británico Robert Falcon Scott en convertirse en la primera persona en llegar al polo sur, los compinches de Sierra plantaron otra bandera en el polo sur geográfico. Las dos banderas negras se dejaron en su lugar, en parte como una reprimenda para, como Sierra lo ve, a los nacionalistas que han arruinado las extremidades de otra manera prístinas de la Tierra con sus símbolos nacionales fuera de lugar.

El proyecto suena como una pesadilla logística, pero Sierra no lo ve así. "No hubo contratiempos de ningún tipo", dice Sierra, hablando por teléfono desde Madrid, donde reside. “Es relativamente simple ya que hay un servicio de helicóptero para el turismo de élite. Si puede pagar el pasaje, puedes ir a cualquiera de los polos ". Sierra no participó, y eligió organizar el proyecto desde su estudio. "Mi presencia solo podría causar problemas y duplicar los costos", dice.

Explayándose con su tema, agrega: “Plantar una bandera nacional en un lugar hasta ahora no visitado nunca ha sido un gesto inocente. Así es como siempre comienzan los procesos coloniales ". Buen punto, particularmente cuando el presidente Trump está tratando de dominar el espacio ordenando al ejército de los EEUU que establezca una sexta rama, la llamada fuerza espacial, encargada, diría, con llevar la banderas de las barras y estrellas y rayas a cada rincón del sistema solar y más allá.

No es casualidad que la ciudad de Tayside sea la sede de la última provocación de Sierra. "Dundee no es ajena al tema", dice Sierra, ahora de 52 años. "Su posición geográfica y sus astilleros le han llevado a formar parte de la conquista de ambos polos".

Sierra jugó con temas nacionalistas similares cuando fue elegido para representar a España en la Bienal de Venecia en 2003. Dentro del pabellón español, creó una instalación. Pero solo los visitantes con tarjetas de identidad españolas podían verlo. Dado que la instalación consistía en una anciana sentada en silencio en una silla durante una hora, los amantes del arte sin identificación en español pueden haber considerado sus bendiciones.

El objetivo era mostrar cómo el mundo del arte convencional se basaba en el orgullo nacionalista en lugar del mérito estético. "No se puede olvidar que los países que participan en la bienal son los más poderosos del mundo", dice. "Quiero decir, no hay pabellón para Etiopía".

Sierra se niega a pensar en lo que los nacionalistas escoceses podrían pensar de su trabajo, pero está acostumbrado a la controversia. Su trabajo en la cámara de gas de 2006 enfureció a los grupos judíos y al menos a un sobreviviente del Holocausto. Llamada "245 Metros Cúbicos", instalación montada en Pulheim, cerca de Colonia, creó niveles letales de monóxido de carbono al unir las mangueras a los escapes de seis autos. Los visitantes entraban durante cinco minutos, uno a la vez, con aparatos de respiración y acompañados por un bombero. Fue pensado como un ataque a "la trivialización del Holocausto".

Mientras los funcionarios de Pulheim defendían el derecho de Sierra a hacer una declaración artística sin censura, el Consejo Central de Judíos de Alemania condenó su instalación, argumentando que Sierra estaba perjudicando no solo la dignidad de las víctimas sino también la de la comunidad judía. "Esto", dijeron, "no tiene absolutamente nada que ver con una cultura del recuerdo".

A lo que Sierra respondió: "Se supone que es un trabajo sobre la muerte industrializada e institucionalizada con la cual los pueblos europeos del mundo han vivido y continúan viviendo".

El arte más exitoso de Sierra se ha centrado en cuestiones políticas que los humanos en general y el mundo del arte en particular prefieren no reconocer. Comenzó haciendo esculturas e instalaciones, posteriormente introdujo seres humanos vivos en sus trabajos. En una pieza llamada "P.S.1", colocó una pared de ladrillos en diagonal sobre el piso de una galería. Detrás del muro había una persona que había sido contratada para vivir allí durante 15 días. La comida se deslizaba por una estrecha abertura.

Sierra se siente atraída por aquellos que son los más explotados y, sin embargo, los que siguen siendo menos "visibles" en términos oficiales: inmigrantes ilegales, solicitantes de asilo, prostitutas, drogadictos y pobres urbanos, desempleados e indigentes. En 2004, hizo una pieza para la Galería Lisson en Londres llamada "Poliuretano" rociando en la espalda de diez trabajadores. Pagó a 10 iraquíes para participar. "Se les proporcionó ropa de protección química", explicaba en una declaración, "y con gruesas láminas industriales de plástico . Después se colocaron en orden en diferentes posiciones y se roció sobre sus espaldas con poliuretano hasta que el material se acumuló en grandes formas libres. Todos los elementos utilizados en esta acción se han dejado abandonados en el espacio ”. Los moldes de poliuretano permanecieron, pero los iraquíes desaparecieron.

A veces, este tema de la explotación ha coincidido con su otra preocupación permanente: la exclusividad de la industria del arte. En Corea del Sur, pagó a 68 personas para bloquear la entrada principal a la inauguración del Festival Internacional de Arte Contemporáneo de Pusan. Cada uno llevaba un letrero que decía: "Me pagan 3.000 wons por hora para realizar este trabajo". Lo que equivale a £ 1.90, el doble del salario mínimo del país.

"Lo que hago", le dijo a un entrevistador, "es negarme a negar los principios que subyacen en la creación de un objeto de lujo: desde el vigilante que se sienta junto a un Monet durante ocho horas al día, hasta el portero que controla quién pasa", hasta la fuente de los fondos utilizados para comprar la colección. Trato de incluir todo esto, y ahí radica la pequeña conmoción sobre la remuneración que han causado mis piezas".

No se considera inmune: más bien, su sensación es la de que todos nos corrompemos. Como lo dijo cuando lo entrevisté por primera vez hace 16 años: “Joseph Beuys afirmó una vez que había dinero limpio y dinero sucio. Solo deberíamos tomar el primero. No lo creo: solo hay dinero sucio. Y como artista, tomo dinero sucio. Me pagan para crear artículos de lujo para los coleccionistas de arte".

Punto justo. Incluso los artistas conceptuales que lo inspiraron no pudieron escapar de un sistema tan degradante. Por ejemplo, una de las latas de excremento de Piero Manzoni fue comprada por la Tate por £ 22,350 hace una década (aunque se expresaron preocupaciones sobre la autenticidad de la obra, algunos pensaron que la lata no contenía mierda para nada). La sensación de estar corrompido por el mismo sistema que impugna es, sospecho, lo que está detrás de la respuesta de Sierra a mi pregunta: "¿Eres o alguna vez has sido anarquista?"

"Considero que el anarquismo es una filosofía política y de comportamiento con la que me identifico plenamente", responde. “Sin embargo, el anarquismo es, sobre todo, moralidad, e implica una forma de vida sin concesiones. En este sentido, no lo sería tanto porque mi vida está muy alejada de la de un militante anarquista".

Su trabajo es militante sin embargo, y no muestra signos de suavizarse. Su próximo proyecto, me dice crípticamente, incluirá "una lectura en Tel Aviv sobre los asesinados por la violencia desde 2014". Lo que no suena en absoluto controvertido.

Submit to DeliciousSubmit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to StumbleuponSubmit to TechnoratiSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn
1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 Rating 5.00 (1 Vote)

Comentarios

  • No se han encontrado comentarios
Por favor, acceda con sus datos para poder comentar