Tu cuenta

Iniciar sesión Registro

Login

Usuario
Password *
Recordarme

Crear una cuenta

Los campos marcados con un asterisco (*) son obligatorios.
Nombre
Usuario
Password *
Verificar password *
Email *
Verificar email *
Captcha *
Reload Captcha

Buscar

Redes y RSS

Suscripción e-mail

Recibe el Boletín Diario del Portal

E-mail:

Traducir

Política de cookies

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la navegación de sus usuarios y obtener información estadística. Saber más

Acepto

Propaganda, seguridad y libertad

La creación de micro-mundos y esferas privadas que otorgan seguridad al individuo y a las sociedades más desarrolladas por parte del Capitalismo se lleva a cabo por la aplicación de Éste de una desigualdad planificada (político-social-económica) en el mundo que genera división y por lo tanto conflictos de diversa índole en las zonas más desfavorecidas y menos desarrolladas, es decir, la seguridad o inseguridad (como creación de conflictos) se mide por comparación y se aplica según los intereses del Estado y el Capital.

Donde hay acumulación hay limitación, y por ende inseguridad y desconfianza en un mismo y en el prójimo.

La explicación de que el hombre sólo se siente libre por ejemplo cuando come o practica sexo es sencilla en el sistema de dominación capitalista porque en la inmensa mayoría de las ocasiones su supervivencia está supeditada al trabajo asalariado, es decir, a una forma de trabajo impuesta, dependiente y sumisa que hace imposible o muy difícil hallar algún atisbo de libertad o creatividad en el trabajo que se desempeña.

El grado de manipulación o sumisión viene determinado por la asimilación y creencia que tiene cada individuo o colectivo de la propaganda que emana del Poder. En este contexto la propaganda determina la conciencia del sujeto o como dirían los marxistas, "el individuo es un producto de la sociedad". Si la propaganda como tal no ejerciera el influjo sobre el hombre del que aquella se espera, dejaría de tener la relevancia para modificar el pensamiento y la conducta sobre la sociedad, como vemos, si "el individuo es un producto de la sociedad" no es tanto porque la sociedad tiene una influencia determinante sobre el individuo, sino más bien es porque éste se ha dejado adoctrinar por la propaganda que en este caso ejerce y monopoliza una élite de poder para controlar a la sociedad.

El pensamiento único o unidimensional se impone, asimila y adscribe y por la tanto se consiente, tolera y finalmente también se acaba ejerciendo como dogma de fe por parte del individuo y de la sociedad.

Por lo tanto, sino existiera esta élite de poder la propaganda dejaría de tener la relevancia que tiene en la actualidad para el individuo y la sociedad. En este contexto el individuo deja de ser un producto de la sociedad para ser un miembro más de la sociedad y influiría tanto aquel en ésta como ésta en aquel, en este punto el equilibrio entre individuo y sociedad determinaría la conciencia individual y colectiva porque la propaganda podría ser usada por el individuo en igualdad de condiciones al del resto de los integrantes de la sociedad para este fin.

http://matapuces.blogspot.com.es/ 

Submit to DeliciousSubmit to FacebookSubmit to StumbleuponSubmit to TechnoratiSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn
1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 Rating 0.00 (0 Votes)

Comentarios

  • No se han encontrado comentarios
Por favor, acceda con sus datos para poder comentar