Tu cuenta

Iniciar sesión Registro

Login

Usuario
Password *
Recordarme

Crear una cuenta

Los campos marcados con un asterisco (*) son obligatorios.
Nombre
Usuario
Password *
Verificar password *
Email *
Verificar email *
Captcha *
Reload Captcha

Buscar

Redes y RSS

Suscripción e-mail

Recibe el Boletín Diario del Portal

E-mail:

Traducir

Política de cookies

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la navegación de sus usuarios y obtener información estadística. Saber más

Acepto

Apuntalar la lucha en los centros de trabajo: organización, formación, desobediencia y sindicación

Hace unos meses publicamos el artículo ¿Autodefensa laboral? No, gracias, haciendo una apuesta por la organización social como condición indispensable para defender nuestras conquistas políticas, sociales, sindicales y laborales, y avanzar en el camino de la emancipación total. Que conste que, cuando hablamos aquí de conquistas políticas, no nos referimos al derecho al sufragio ni otros derechos democráticos vinculados al sistema de representación parlamentario, sino a las posibilidades, sin duda cada vez más limitadas, de autoorganización política al margen del entramado institucional.

A día de hoy, vemos como buena parte del esfuerzo organizativo y militante de cientos de trabajadores y trabajadoras se diluye en las luchas parlamentaristas, debilitando cada día, si cabe un poco más, la capacidad de respuesta que como clase deberíamos plantar, antes que nada, en los centros de trabajo; espacios de lucha donde, a nuestro modo de ver, es posible rehacer el imaginario común imprescindible para desechar las divisiones ideológicas que siembra la lucha electoralista y afrontar los retos que conlleva la ofensiva capitalista actual.

Afortunadamente, valoramos positivamente las alternativas que, poco a poco, empiezan a proliferan en el Estado español y que tienen como línea de trabajo contestar a las llamadas al encuadramiento partidista de las de abajo con propuestas autoorganizativas de carácter ofensivo; propuestas que, sin hacer ruido, están desafiando el tacticismo parlamentarista con algo más que verborrea y autoafirmación inoperante. En ese sentido, estamos, claro está, por una política de hechos consumados que logre establecer un programa de acción política sobre la base del trabajo diario, ofensivo y defensivo, de la multiplicidad de proyectos políticos, sociales y sindicales con capacidad de transformación real, algo que, bajo nuestro punto de vista, se dirime en la cuestión del número: solo podemos ser siendo cada día más.

Por eso mismo, quisiéramos desmarcarnos de las propuestas políticas de los grupos y colectivos que orientan su actividad política, social o sindical a las actividades de autoafirmación, explicitadas permanentemente a través del lenguaje de la automarginación, cuyo interlocutor callado siempre suelen ser otros colectivos políticos rivales más o menos cercanos ideológicamente. Por lo anterior, nos afirmamos en la imperiosa necesidad de construir un bloque popular real que deje atrás la comodidad del grupusculismo y el politicismo de los grupos de propaganda; un grupo que se consolide con propuestas y conquistas logradas desde abajo y desde fuera del tinglado electoral y el sindicalismo de concertación.

Como consecuencia de lo anterior, hacemos un llamamiento a la abstención activa para las próximas elecciones generales y, por esto mismo, hacemos otro llamamiento a la autoorganización proletaria en los centros de trabajo y en los barrios. No obstante, nuestra apuesta no es unívoca, aunque a día de hoy animamos a 1) la formación de grupos de barrio y asambleas interprofesionales enfocadas a fortalecer las luchas laborales y sociales vinculadas al mundo del trabajo en territorios concretos, 2) la creación de grupos de estudios y formación que pongan en marcha procesos de capacitación militante enfocados al empoderamiento de los sectores más precarizados del mercado laboral, 3) la desobediencia activa con respecto al modelo de representación sindical estructurado sobre la base del parlamentarismo obrero y, en ese sentido, el boicot a las elecciones sindicales y la acción concertada a través de las representaciones unitarias como los comités de empresa, lo que 4) nos llama a considerar positiva la sindicación en los anarcosindicatos federados en CNT que a lo largo de estos últimos años han demostrado una línea de trabajo sindical que, alejándose del propagandismo, ha logrado conseguir cierta implantación en sectores productivos determinados en localidades concretas (limpieza viaria, hostelería, figuración, etc.)  afrontando luchas laborales que afectan a colectivos de trabajadores y trabajadoras cada vez más amplios y que, por eso mismo, tienen la capacidad de visibilizar la viabilidad de las alternativas de autoorganización obrera disidentes con respecto al modelo sindical hegemónico.

Con esto no queremos sino apuntar distintas vías para la canalización del esfuerzo militante y la mejora de la capacidad de autoorganizacion que, como clase, necesitamos fortalecer para empezar a ganar en las batallas donde se dirime nuestra propia supervivencia.   

Espirales Libertarias

Submit to DeliciousSubmit to FacebookSubmit to StumbleuponSubmit to TechnoratiSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn
1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 Rating 4.36 (7 Votes)

Comentarios

  • No se han encontrado comentarios
Por favor, acceda con sus datos para poder comentar