Tu cuenta

Iniciar sesión Registro

Login

Usuario
Password *
Recordarme

Crear una cuenta

Los campos marcados con un asterisco (*) son obligatorios.
Nombre
Usuario
Password *
Verificar password *
Email *
Verificar email *
Captcha *
Reload Captcha

Buscar

Redes y RSS

Suscripción e-mail

Recibe el Boletín Diario del Portal

E-mail:

Traducir

Política de cookies

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la navegación de sus usuarios y obtener información estadística. Saber más

Acepto

[Grecia] "Federación Anarquista" y "Organización Política Anarquista": Las dos caras de la misma moneda

Dos noticias concernientes al (dis)funcionamiento interno del impropiamente llamado espacio anarquista vinieron a agitar -aunque fuera temporalmente- las vacaciones de verano de aquellos que todavía siguen dedicando algo de su tiempo a la patogénesis de este espacio político. La primera llegó en junio: Cinco grupos publicaron un comunicado según el cual continuaban trabajando para crear una “Organización Política Anarquista”, algo menos de cuatro años después de que cuatro grupos en una llamamiento común hubieran anunciado la intención de su creación. A finales de julio fue publicado un segundo comunicado firmado por diez grupos, en el cual se comunicaba su decisión de seguir los esfuerzos por la fundación de una“Federación Anarquista”.

De los cuatro grupos que habían firmado el comunicado inicial, uno participa en el esfuerzo (intento, proyecto) por la creación de una “Organización Política Anarquista” junto con sus satélites, y otros dos participan en el proyecto de la fundación de una “Federación Anarquista”. Es obvio que sobre la marcha las cuadrillas llegaron a un desacuerdo y sus caminos se separaron. Los porqués de la escisión nos dejan indiferentes como sujetos políticos que no se ocupan de (no se dedican a) la micropolítica. Pero aun cuando tuviéramos la curiosidad de saber las razones del cisma, es tan aburrida, monótona, repetitiva y predecible la historia de las intrigas de Poder de estos autodenominados antiautoritarios, que cualquier especulación no estaría lejos de la realidad.

No nos sorprende que en el comunicado de los cinco de la “Organización de Política Anarquista” no haya la más mínima referencia a los demás, a los de la “Federación Anarquista”. A los que hasta hace unas semanas llamaban compañeros. A los (o a algunos de ellos) que llevaban tres años trabajando juntos para la creación de una formación política. A los que se supone que los lazos políticos que los unen o los desacuerdos políticos que los dividen no coinciden con las rivalidades personales que hay entre ellos o se superponen a ellas. No nos sorprende, porque no esperábamos algo más de ellos que llevan muchos años funcionando sobre la base de las relaciones personales, como una secta, como una masonería.

O estás con nosotros o están con los otros. Es algo como la supervivencia de la organización tribal. De acuerdo, puede ser que generalicemos y que nuestra crítica arrase a todos a su paso, ya que es posible que algunos no sean así. Puede ser que si alguien debate con algunos de ellos se convenza de que no están de acuerdo con todo lo anteriormente citado. Sin embargo, a pesar de que en teoría están en desacuerdo, en la práctica consienten esta situación lúgubre, no hacen nada para cambiarla. Todo lo contrario, participan – al menos sigilosamente- en los procesos de la patogénesis, legitimándola. Están acomodados con esta situación sombría, al igual que los “padrecitos” del “espacio” anarquista. Están identificados con este estilo de vida repugnante, les ha penetrado, es parte de su vida, de su manera se ser. Por consiguiente, ellos también son parte del problema.

En el mismo comunicado se cita que “el intento de la creación de la Organización comenzó con un mayor número de grupos y busca la participación de un número de grupos aún mayor”. Aquí damos con la astucia bien conocida de la patogénesis. El texto se refiere al pasado (“comenzó con un mayor número de grupos”) y continúa con un deseo para el futuro (“busca la participación de un número de grupos aún mayor“). ¿Falta algo? ¡El presente! El presente está completamente omitido. No se nos dice que de los cerca de veinte equipos que comenzaron en su proyecto se han quedado tan sólo cinco. Del “mayor número de grupos” el texto del comunicado da un salto y llega a “un número de grupos aún mayor“… Y desde luego no se nos dice nada ni de las razones de la escisión ni de las razones por las que se han quedado tan pocos grupos.

Tampoco el comunicado de la “Federación Anarquista” es esclarecedor con respecto a estos temas. Por lo menos ellos han hecho una referencia al proyecto de la creación de una “Organización Política Anarquista”, y respetando las reglas de la cortesía y del compañerismo (sólo faltaban ellas…), es decir, guardando las apariencias, incita a los anarquistas que lo consideren correcto a participar en este proyecto también…

El título de este comunicado, además de los anarquistas se dirige a los explotados y a los oprimidos. Leyendo su título uno esperaría encontrar en el texto unos renglones en los que sus redactores se dirigieran a estas categorías de la población. Lo leímos una vez, lo leímos de nuevo, pero no encontramos ni una sola palabra al respecto. “No tengáis prisa” nos dirá un defensor de la patogénesis, lo harán cuando se celebre el congreso, en octubre, cuando escriban sus textos especializados. Bueno, entonces ¿por qué en el título se dirigen a los explotados y a los oprimidos, y no nos dicen con antelación que se dirigirán a ellos el próximo octubre? Es como si te dirigieras a alguien y al contestarte le dijeras “déjalo, hablamos en octubre”… “Y no me digas que no te hablé o que no me dirigí a ti!”.

El tema no es técnico. Es un ejemplo de la introversión continuada y tal vez incurable de este sufrido espacio (a)político. En realidad el comunicado se dirige a los anarquistas, no al resto de la sociedad. En concreto, no se dirige a todos los anarquistas, sino a los que se han quedado y funcionan de la manera que funcionan (el cómo y el si funcionan es otro tema). Han incorporado a los explotados y los oprimidos al título, sin embargo, para mostrarnos que se dirigen a la sociedad, que están interesados por ella. Si realmente quisieran dirigirse a los explotados y a los oprimidos, si realmente se sintieran la necesidad de hacerlo, algo escribirían en el texto dirigiéndose a ellos.

Aun cuando lo hicieran, lo harían con la bien conocida monoliticidad, con el lenguaje de madera que llevan años empleando tanto en su expresión escrita como en su expresión oral en las asambleas. Lo harían de una manera que sería como si no lo hubiesen hecho. Lo harían de una manera que anularía cualquier buena voluntad que tengan de hacerlo. En realidad no les interesa dirigirse a la sociedad, la aleación y la deliberación con ella. Lo que les interesa es la perpetuación de la introversión y de la auto-referencialidad. Lo que quieren hacer es seguir escribiendo, hablando y obrando usando los códigos de su microcosmos, teniendo la ilusión falsa de que en algún momento en el futuro la sociedad se apropiará de estos códigos y se asemejará a ellos. Y si lo hace, está bien, si no, ellos seguirán con la misma copla. Esto es lo que piensan los más gilipollas, porque los “padrecitos”, los “tenderos”, o sea los líderes y los miembros de su séquito, piensan en otras cosas (de otra manera). A ellos lo único que les interesa es guardar sus “tiendecitas” y su clientela. Estos y los varios “sótanos” tiemblan tan sólo pensando que en algún momento esta patogénesis pueda degradarse y tocar fondo y que ellos pierdan su clientela. Porque entonces perderán su papel (y no sólo este…). Por eso se dirigen principalmente a la juventud, cuya sangre hierve pero no los conoce, no lleva años haciendo frente a ellos y a sus tácticas. Se dirigen a ella para poder reciclar a su clientela. ¿Pero hasta cuándo?

Cuando se cree algo totalmente nuevo, basado en unos cimientos sanos, entonces ellos, los pocos, serán los que lucharán contra él con más rabia que la represión oficial. No tenemos ilusiones falsas. Esta guerra no declarada ha comenzado hace unos años, desde que los muchos han dejado de participar en la parodia de los pocos. Y por cierto, como estamos hablando de muchos y pocos, hemos de decir que el tema es también cuantitativo. No nos referimos al hecho de que en ambos proyectos los grupos que participan que una minoría de los grupos y grupúsculos del espacio anarquista. Nos referimos al hecho de que son una minoría…..en relación con todos aquellos anarquistas, antiautoritarios, libertarios y ex luchadores, que se han distanciado de toda esa mierda, y por supuesto no participan o van a participar en ninguno de los dos proyectos.

¿Y cómo iban a participar? ¿No los conocen (por lo menos a la mayoría de ellos, a sus líderes, a su “línea”)? ¿No saben cuál es la realidad sobre las jerarquías informales, las relaciones personales, el cuadrillismo y los demás rasgos nocivos y enfermizos de la patogénesis? Por supuesto que conocen todo eso. Por eso han optado por distanciarse (si han hecho bien o mal es otro tema), aunque hay algunos que de vez en cuando todavía participan en alguna manifestación.

Y además de los anarquistas que no participan y se han apartado del espacio anarquista tal como es hoy, todo esto lo conocen y todos los hombres decentes y puros que de alguna manera han entrado en contacto con la patogénesis. Y este es el mayor daño que han hecho y siguen haciendo estos “anarquistas” a la anarquía, maltratando conceptos como la auto-organización, la horizontalidad, e.tc, e.tc. Tal como los partidarios del llamado “socialismo existente” han hecho y siguen haciendo un daño enorme al concepto del comunismo. Saliendo un poco de nuestro tema, y ya que hemos mencionado la palabra comunismo, hagamos una referencia a estos viejos frutos “polimorfos”, que últimamente se les ha concedido el terreno para que aparezcan de nuevo. Estos tipos pues andan diciendo que es una cosa la anarquía y otra cosa el comunismo. Lamentablemente hemos llegado a esta situación triste… Pero nos lo merecemos. Nosotros somos los que les hemos concedido el terreno a jugar.

Sacando una conclusión general y quizá prematura sobre ambos proyectos, podemos decir que se trata de las dos caras de la misma moneda. Somos conscientes de que hay otras monedas más “devaluadas” en el microcosmos del llamado espacio anarquista, pero esto no cambia los hechos. El denominado espacio anarquista lleva años sin funcionar, o como mucho está funcionando de un modo que no le va a poder dar vida durante mucho tiempo. Lo viejo está tratando de sobrevivir, dándole la respiración artificial a sí mismo, cosa que es técnicamente difícil… Por lo tanto, está tratando de darle una prórroga a su vida sufrida, buscando a tontos que piquen el cebo que les ha tirado, y echando por enésima vez a la mesa la carta de la organización. Independientemente de cuál sea el proyecto que perdure, tenemos la convicción de que aquí se juega algo mucho más serio. Es existente el peligro de que esta carta se queme (se anule) junto con muchas más que se han sacrificado en el altar de la patogénesis. Y nosotros, por oposición a los “polimorfos”, los insurreccionalistas y los demás partidarios de la metafísica, creemos que de la ceniza lo único que puede emerger es ceniza. Por eso, quizá ahora sea la mejor época para ir preparando el sustrato sobre el cual se sembrará y germinará algo totalmente nuevo. Les regalamos la A circulada, la estrella y todo. Que los entierren en la ceniza que tanto les gusta.

Texto publicado en la página web https://elef0eriako.wordpress.com.

Fuente: http://verba-volant.info/es/federacion-anarquista-y-organizacion-politica-anarquista-las-dos-caras-de-la-misma-moneda/  
Submit to DeliciousSubmit to FacebookSubmit to StumbleuponSubmit to TechnoratiSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn
1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 Rating 4.75 (2 Votes)

Comentarios

  • No se han encontrado comentarios
Por favor, acceda con sus datos para poder comentar