Tu cuenta

Iniciar sesión Registro

Login

Usuario
Password *
Recordarme

Crear una cuenta

Los campos marcados con un asterisco (*) son obligatorios.
Nombre
Usuario
Password *
Verificar password *
Email *
Verificar email *
Captcha *
Reload Captcha

Buscar

Redes y RSS

Facebook Twitter

 RSS

Suscripción e-mail

Recibe el Boletín Diario del Portal

E-mail:

Traducir

Política de cookies

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la navegación de sus usuarios y obtener información estadística. Saber más

Acepto

El Mito de Fanelli

De repicar mitos no se libra ni la más iconoclasta. En breve aparecerán los panegíricos de Pepe Fanelli con motivo del 150 aniversario de su viaje a España, al que seguiremos cargando con el sambenito de padre fundador del internacionalismo obrero en la región ibérica.

Frente a la previsible reedición del mito, en este texto se estudia la campaña de propaganda que desarrollaron, desde el otoño de 1868, alrededor de 20 extranjeros ligados -o muy cercanos- a la Alianza de la Democracia Socialista [ADS]. Nuestra objetivo es, por tanto, desmarcarnos de aquellos análisis que mantienen a Fanelli como el protagonista indiscutible de esta historia; argumento reiterado desde que Miguel Bakunin afirmara que..

La actividad de la Alianza fue aun más fecunda en España donde La Internacional no tenía aun ramificación y donde Fanelli, miembro de la Alianza y diputado italiano, fundó el solo, en el curso de un viaje con este propósito, numerosas y activas secciones en Madrid, en Barcelona y en otras ciudades..”1

Sin desmerecer el esfuerzo de ambos, ni el coloso ruso, ni el diputado italiano serán el centro de este relato. Nuestra investigación se origina a partir de la siguiente frase del historiador Máximo Nettlau: el viaje de Fanelli fue resuelto por el círculo de Bakunin. Consecuentemente, nuestra primera tarea será tratar de ampliar el inventario de aliancistas de paso por la península entre 1868 y 1876.

La ADS, sociedad semi-pública a la que pertenecieron Fanelli, Bakunin y otros que irán saliendo, fue creada formalmente en Suiza a finales de septiembre de 1868, a partir de un núcleo de 18 personas de diferentes países. Sobre la mesa tenían el tema de la revolución española, y decidieron aprovechar la oportunidad organizando rápidamente aquel famoso viaje, para difundir en España una visión alternativa de la Asociación Internacional de Trabajadores [AIT], que podría resumirse en la máxima bakuniana: federalismo, socialismo y anti-teologismo..

(Bakunin) Reunió a sus camaradas en el Congreso de Berna (fin de septiembre de 1868) para entablar combate contra las tendencias burguesas, afirmar el socialismo, y pasar en seguida en bloque a la Internacional..”2.

Uno de los primeros afiliados de la ADS fue el joven geógrafo Eliseo Reclus, en quien Bakunin tenía puestas muchas esperanzas, pero que rechazaría la oferta de viajar a España por el mal estado de salud de su compañera. En su lugar propuso a su hermano mayor ELÍAS RECLUS [1827-1904], que entendía algo el castellano y mantenía contacto con algunos disidentes ibéricos desde tiempo atrás. La pieza clave en España era Fernando Garrido [1821-1883], al que Elías trataba al menos desde 1864 y había sido uno de sus colaboradores en L’Association y en Cooperation.

..recibimos el encargo de amigos del extranjero y acompañamos en octubre del citado año a internacionales de otros países para establecerla en España, poniéndolos en relación en Madrid y Barcelona con los hombres más decididos del Partido Republicano Socialista..”3.

Elías también era miembro de la ADS, como antes lo había sido de su precedente en los años de clandestinidad, la Fraternidad Internacional Revolucionaria [FIR], concretamente desde 1865. Las crónicas cuentan que se vino para España -por iniciativa propia y sin avales-, tras asistir al III Congreso de la AIT celebrado en Bruselas entre el 13 y el 16 de septiembre de 1868. Sin embargo, hemos de considerar que ni asistió al Congreso celebrado días después en Berna, donde saltó por los aires la Liga de la Paz y la Libertad, ni tampoco a las deliberaciones del grupo fundacional aliancista, de las que tenía noticias solo por las cartas de Eliseo.

(Eliseo) no asistió, pues, a las deliberaciones prolongadas del grupo de Bakunin en Vevey y Ginebra efectuadas en las una o dos semanas siguientes. Pero permaneció en contacto por escrito con Bakunin entonces, a fin de organizar el viaje de Elías y Arístides Rey a España, a los cuales debía unirse en Barcelona Giuseppe Fanelli..”4

Aunque no fue el primero en venir, Elías llegó a Barcelona el 24 de octubre atraído por las noticias de la revolución. Allí le esperaba entusiasmado Garrido, pero no empezaría a tener datos concretos de su cometido como aliancista, hasta que lo alcanzara el estudiante de medicina ARÍSTIDES REY [1834-1901]. Ferviente proudhoniano, Rey había tirado de sus contactos como líder estudiantil, e incluso de sus dotes de gimnasta, para llegar a Barcelona tras asistir al Congreso de la Paz de Berna, y viajar luego a París para conseguir que le asignaran tareas de corresponsal en varios diarios; además de reunir el aval de asociaciones como la de Delescluze y la Sección parisina de la AIT.

Al final tanta prisa no sirvió de mucho, ya que hubo de esperar hasta que Reclus y Garrido volvieran de su excursión de propaganda. Según algunos cálculos, ésta primera gira catalana se desarrolló entre el 3 y el 14 de noviembre, recorriendo al menos Girona, Cassa de la Selva, Llagostera, Sant Feliu, Calonge, Sant Antoni, Palamós, Palafrugell, La Bisbal, Girona, Banyoles, Olot, Tortellá, Figueres, Lloret, Martorell, Tarrassa, Igualada…

He acompañado a Garrido durante doce días en su gira por Cataluña; hemos estado en las ciudades marítimas, en las de montaña y en aldeas de corchotaponeros..”5

Por lo que respecta a JOSÉ FANELLI [1827-1877], que como los anteriores había sido miembro de la FIR, sabemos que sí asistió al Congreso de Berna y, además, estuvo presente en las deliberaciones del grupo fundacional aliancista prolongadas un par de semanas más. Con cierto retraso, Fanelli se trasladaría a Barcelona el 12 de noviembre tras conseguir, con dificultades, varias cartas de recomendación y algo de dinero. Apenas estarían juntos en Barcelona unos días, ya que el día 16 dejarían la ciudad para reunirse con Garrido en Tarragona, que seguía incansable con su gira -Reus, Tortosa-. Desde allí tomaron el tren el día 18, rumbo a Valencia, donde llegaron sin previo aviso y sólo les esperaba José Mª Orense, patriarca del republicanismo hispano.

(Fanelli) habría obrado —según el sentimiento delicado de Elías— deslealmente para con estos republicanos, los cuales, por recomendación de Elías, le hablan acogido amigablemente al principio..”6.

En la capital del Turia asistieron a un par de actos multitudinarios, siendo entonces cuando parece que surgieron las primeras discrepancias entre ellos, a las que alude Nettlau.

Decidieron tomar caminos opuestos el día 24. Mientras Fanelli siguió viaje hasta Madrid acompañado de Orense, o al menos en el mismo tren; el resto del grupo optó por dirigirse al sur, donde serían testigos de las primeras manifestaciones en la provincia de Málaga, encabezadas por los federales a partir del día 28. Desde esa ciudad se trasladarían por tren a Cádiz el día 1 de diciembre, donde se fraguaba el enfrentamiento entre las milicias republicanas y las tropas del nuevo gobierno, que estallaría tras dejar ellos la ciudad de vuelta a Málaga.

..en Jerez, unos trabajadores vinieron á buscarme porque deseaban que concurriera a una sociedad que tenían formada. Fui, en efecto, en compañía de algunos periodistas extranjeros, conducido a un barrio apartado e introducido en una especie de portal, que servía de sala, donde había 30 ó 40 trabajadores reunidos, y por todo ajuar una mesa, un velón y unos cuantos libros..”7

Cerca de estos tres primeros emisarios aliancistas, debemos buscar al colectivista parisino BENITO MALON [1841-1893], que estuvo en España en fecha indeterminada. Internacionalista desde 1865 y cercano a Arístide Rey o los Reclus en los años siguientes, habría conocido en Suiza a Bakunin y se habría sumado a la ADS en el otoño de 1868, tras haber pasado varios meses encarcelado por ser uno de los dirigentes de la AIT parisina. A falta de otros datos, por descarte y afinidad, es muy probable que coincidiera en España con los tres anteriores a finales de 1868. Así lo sugiere la cronología de su correspondencia personal, que se interrumpe desde la prisión a mediados de septiembre y se reanudaría en París en abril de 1869, momento en el que comenzaba una campaña de propaganda fundando secciones por toda Francia.

Así mismo, deberíamos localizar en España al doctor SAVERIO FRISCIA [1813-1886], puntal del primer internacionalismo siciliano y amigo personal de Bakunin, al que había secundado en la FIR y luego entre los fundadores de la ADS. Así lo dejó caer el 
propio Malon y, sin otras referencias por las que guiarnos, tal vez fuera aquel diputado italiano a quien Elías Reclus ubica en Madrid a finales de 1868, y no Fanelli como se insiste.

Anteayer un diputado italiano y dos españoles pasaban por una calle excusada hablando de socialismo, en francés. Dos individuos, provistos de garrotes, se le echaron encima [..] nuestros amigos resistieron valientemente”8

Parece claro que todos los emisarios aliancistas se dieron cita en Madrid en el mes de diciembre de 1868, donde sabemos que volvieron a encontrarse Rey, Reclus y Fanelli el día 9, y posiblemente estuvieran también Malon o Friscia.

Allí les esperaba, desde hacía semanas, el historiador, geógrafo y revolucionario ruso LEÓN MECHNIKOV [1838-1888], que había sido el primero en llegar a Barcelona a mediados de octubre, tras asistir en Berna al Congreso de la Liga de la Paz.

Mechnikov provenía de Suiza, donde integraba junto a Bakunin, Herzen, etc… la colonia de legendarios exiliados rusos desde 1864; y a su vez trabajaba como catedrático de geografía comparada en la Universidad de Lausana. Si bien es innegable su proximidad a Bakunin, y más que probable su pertenencia a la FIR, todo apunta a que tomó la decisión de viajar a España por su cuenta y riesgo, ya que traía consigo el salvoconducto de la Alianza Republicana Universal, organización antimonárquica y paneuropea creada por Mazzini en 1865, además del aval de haber sido uno de los mejores ayudantes de campo de Garibaldi; lo que le había dejado una pierna parcialmente amputada y le forzaba a usar muletas.

Hace algunos días dos periodistas amigos nuestros, uno de los cuales es ruso, contemplaban el mismo espectáculo en una de las calles mas céntricas de Madrid. Tampoco ellos pensaron en quitarse el sombrero [..] cuatro o cinco jóvenes robustos y atrevidos se acercaron a ellos con los puños apretados y en actitud amenazadora. Pero tuvieron que retroceder ante las muletas del uno y el revólver del otro..”9

Viajero experimentado que se manejaba con soltura al menos en 10 idiomas, entre ellos el castellano, circuló durante más de un año por diferentes regiones -Cataluña, Aragón, Madrid, Andalucía,..-. De su discreto paso por la península, no tenemos más noticias que las crónicas que él mismo remitiera, bajo el seudónimo Emil Denegri, a la revista rusa Otiéchestvenniye Zapiski -Anales Patrióticos-. Aunque no hemos podido leerlas, por no estar traducidas al castellano, sabemos que estudió en detalle el país, su historia y sus gentes, e incluyó algunas semblanzas de disidentes políticos catalanes como José Anselmo Clavé y Víctor Balaguer, o alusiones al propio Garrido.

Contactos que, en este último caso, databan de años atrás, ya que Mechnikov pudo haber traducido al ruso en 1862 su libro La España Contemporánea, que no fue editado en España hasta 1865.

Toda esta historia tuvo ocasión de oirla el mismo Garrido de labios de su traductor ruso, a los postres de una comida [..] a la que con el ilustre cartagenero asistieron entre otros, el glorioso Castelar y el eminente geógrafo de fama universal (Elías) Eliseo Reclus..”10

Para tratar de identificar a Mechnikov con el esquivo traductor ruso de Garrido, podemos recurrir -también- a la prensa española de la época, advirtiendo que fueron dos los rusos enviados a España como corresponsales de La Gaceta y La Ilustración Universal de San Petersburgo; quienes a su vez trabajaban para la revista Anales Patrióticos. Nos referimos al propio Mechnikov, cuya llegada a Barcelona recoge la prensa a mediados de octubre de 1868; y a Pedro Boborykin [1836-1921], famoso dramaturgo ruso que vivía en París desde 1865, al que localizamos de camino a una asamblea federal celebrada en Córdoba el 12 de junio de 1869, donde se rubricó el Pacto federal bético-extremeño-murciano.

Si bien no es habitual encontrar a dos corresponsales de un mismo periódico en un mismo lugar, las dudas se sostienen en que Boborykin también había sido colaborador de Anales Patrióticos, e incluso era amigo de Bakunin. Por contra, consultando su biografía vemos que sólo se menciona una estancia previa en España, 1864, y nada se dice de esta segunda visita. Apuntala la hipótesis de que Mechnikov pudo utilizar el nombre de Boborykin en España, el que dicha asamblea federal estuvo presidida por Garrido y, sobre todo, que su intervención durante aquel acto parece que fue en castellano. Eso sin contar con que se había trasladado desde Madrid a Córdoba, junto a otro aliancista recién llegado a España.

Naquet hase dirigido a los congregados en nombre de los republicanos de Francia y Boborykine, usando la palabra, ha dicho que la juventud rusa simpatiza con el nacimiento de la democracia española y con las ideas de progreso que en ella se determinan..”11

Se trataba del médico francés ALFREDO NAQUET [1834-1916], que habría conocido a Mechnikov en casa de los Reclus en París, allá por 1867, o tal vez durante el Congreso de la Liga de la Paz de Génova de ese mismo año, en el que Naquet saltó a la palestra por el tono de sus intervenciones, ingresando a continuación en la FIR. Naquet había llegado a España a finales de abril de 1869, tras haber pasado una larga temporada entre rejas, y huyendo de otra condena a 4 meses por la publicación de Religión, propiedad y familia; libro que según Nettlau, quizás hubiera servido para costear el viaje de Fanelli.

Cuando él (Naquet) volvió a París, el Imperio estaba si no ya enfermo, al menos con muy mala salud. Y entre la juventud republicana, estaba de moda conspirar..”12

Por sus crónicas en la prensa extranjera, o sus propias declaraciones, sabemos que Naquet fue directo a la capital y contactó con otros periodistas franceses que llevaban meses en Madrid, como Luciano Combatz, del que hablaremos en un próximo apartado. Según cuenta él mismo, gracias a su condición de corresponsal de Le Reveil Le Rappel que podía circular gratis en ferrocarril, Garrido y Estanislao Figueras le ofrecieron colaborar como delegado de la Junta Republicana de la capital. Esta habría sido la razón de su traslado en junio a Andalucía, junto a Boborykin, o sea Mechnikov.

Yo medité primero si debía acceder a sus peticiones; hasta cierto punto a mi que me importaba; yo solo era un extranjero; a mi no me reportaba aquello ningún beneficio; pero se luchaba por la República; y por la República Universal, consentí y les ayudé..”13

Durante su estancia, Naquet entabló buena amistad con Eduardo Benot o el citado Figueras, y cuando estaba en Madrid solía frecuentar el Casino Republicano de la calle Mayor, e incluso intervenir en los debates entre federales y unitarios que allí se daban. Su periplo en España terminaría en octubre de 1869 -Mechnikov lo haría en diciembre-, tras tomar parte en la sublevación federal en Andalucía como delegado del comité revolucionario de Madrid, pero negándose a ocupar el cargo de gobernador provisional de Sevilla para el que fue propuesto.

Naquet, [..] aseguró que la libertad no puede morir jamás, que él hacia votos porque la Francia sacudiese lejos de sí al tirano que apagó con su planta la antorcha de la libertad, que ésta desde España fulguraba por todo el universo..”14

En nuestro mapa del primer aliancismo ibérico, falta por incluir al grupo de franceses y particularmente marselleses que, en los meses siguientes, fueron recalando en Barcelona. Uno de los primeros en hacerlo fue ANDRÉS BASTELICA [1845-1884], empleado de comercio de origen corso y colaborador habitual de la prensa socialista -París, Bruselas, Ginebra y Marsella-. A pesar de su juventud no era un desconocido, ya que había protagonizado una exitosa gira de propaganda en el sur de Francia, y llegaba a Barcelona a finales de mayo de 1870, en calidad de perseguido político y amigo de Bakunin.

..Si no queremos que la próxima revolución sea política, hagámosla social, colectivista. Esa es la idea que guía mi conducta. [..] Aquí, en Marsella, si yo solo puedo ejercer influencia entre varios círculos más o menos jacobinos, es porque ven en mí al republicano decidido a terminar con todos los despotismos..”15.

El proudhoniano Bastelica, que estaba adscrito a la ADS desde el otoño de 1868 y era uno de los dirigentes de la Sección marsellesa, asistió al I congreso de la Federación Regional Española [FRE] de junio de 1870 en representación de las secciones de Marsella, Rouen, Aix-en-Provençe y otras. Su participación no quedó en lo testimonial, ya que se sumaría a diferentes comisiones de trabajo y pronunció un discurso -en francés- durante la sesión de clausura, en la que también fueron leídas las cartas remitidas por el Consejo Federal belga y del Comité Federal Romance de la Región del Jura. Al terminar el congreso, Bastelica decidió quedarse en la ciudad, a salvo de las persecuciones en Francia, perfeccionando su otro oficio de tipógrafo hasta que regresara a Marsella en septiembre.

Bastelica es uno de nuestros amigos españoles en Barcelona; su tarea marcha a todo vapor.”16

Pensamos que Bastelica cubrió en aquel primer certamen internacionalista de Barcelona, la baja por enfermedad del tejedor y publicista CARLOS Le-BALLEUR [1815-1870], uno de los fundadores de la AIT en Marsella en marzo de 1867, además de militante de diversas agrupaciones librepensadoras de la zona.

Resulta que Le-Balleur había residido en Barcelona y Toledo -Valencia del Cid- entre 1853 y 1862, y conocía bien el país por haber recorrido toda la península ganándose la vida como fotógrafo y publicista. Con el paso de los años, Le-Balleur se había convertido en uno de los referentes de la masonería y redactor de numerosos periódicos radical-socialistas; manteniendo una buena amistad con los demócratas y socialistas españoles, especialmente con Garrido y Castelar. No por nada, fue uno de los encargados de auxiliar a los revolucionarios españoles, recalados en Marsella tras la intentona de julio de 1866.

Lo que le hace falta al pueblo es la revolución permanente. Todos los medios son buenos para obtenerlo: ¡la daga, el veneno, los atentados, las armas de fuego! Después del derrocamiento del gobierno, la primera medida que el pueblo debe tomar es suprimir al clero”17

1_Jeanne_hija de l'Hercule RoyannezA pesar de que Le-Balleur fue perdiendo peso en la AIT de Marsella en favor de Bastelica, y fallecería en Toulousse en diciembre de 1870, en cierta manera fue relevado en sus funciones por su gran amigoADOLFO ROYANNEZ [1829-1894], socialista de la misma cuerda política y, como él, con varios exilios en España a cuestas [1851-¿?, 1859-61], atribuibles por lo general a algún delito de imprenta. Estos antecedentes que le habían hecho perder su empleo en Marsella, en la oficina de servicios marítimos de mensajería, a comienzos de 1867.

Otra vez refugiado en España en julio de 1869 por delitos de imprenta, habría fijado residencia en Málaga, estableciendo contacto con diferentes grupos librepensadores del territorio, especialmente en Barcelona. Royannez, discreto en sus desplazamientos, se mostró bastante activo en la prensa durante estos meses, y no regresaría a Francia hasta septiembre de 1870, en el marco de la proclamación de la III República. Concretamente fue a Toulouse, pasando a ocupar durante un tiempo el puesto de director de L’Emancipation, además de asumir cargos como el de presidente de la Liga de Sud-Oeste, creada en noviembre de 1870.

Royannez en Toulouse. Saludos fraternales à mi antiguo colaborador. Me entero de que Le-Balleur, enfermo, está detrás de ti; dile que lo amo y que no le desmerezco. Que se cure rápidamente y retome su lugar en el combate..”18

Como veteranos de la insurrección de 1848, y por los contactos que Le-Balleur y Royannez mantenían con los federales españoles, continuados por éste entre los núcleos internacionalistas y librepensadores peninsulares, podríamos atribuirles a ambos, haber favorecido la llegada de Bastelica y la de otros activistas de perfil y procedencia similar, que recalarían en Barcelona tras La Común.

Englobado también en la corriente blanquista tan extendida en Marsella, caracterizada por su tono socialista, revolucionario y ateo, recuperamos al maestro de ciencias y químico CARLOS ALERINI [1842-1901], internacionalista marsellés natural de Córcega como Bastelica, con el que había colaborado al menos desde comienzos de 1870. Igual que le sucedió a Royannez, Alerini también perdería su trabajo como profesor del Liceo de Marsella -era corresponsal de la sección de Barcelonnette-. Poco después, en mayo, sufriría su primera detención como director de Le Rappel de Provence, periódico ligado a la AIT.

..Carlos Alerini, profesor en Marsella, declarado culpable de complicidad en atentados contra la seguridad del Estado y de asociación de militares, ha estado igualmente condenado a la pena de muerte, en rebeldía..”.19

Al contrario de Bastelica, que solo se quedó unos meses, Alerini fue uno de los aliancistas que más años pasó en España, donde aterrizó en abril de 1871 tras una larga temporada en prisión y después de haber tomado parte en las insurrecciones comuneras de Marsella y Lion. Algunos indicadores de la relevancia alcanzada por Alerini, especialmente tras sumarse al grupo barcelonés de la ADS en diciembre de ese año, es que lo encontramos de inmediato ejerciendo cargos dentro de la Federación Local barcelonesa, e incluso acompañaría a Anselmo Lorenzo en su excursión a Bilbao en mayo de 1872 como director de La Federación;integrándose luego en la delegación española del Congreso de la Haya de septiembre de ese mismo año.

Nos entristece leer en la Revolution Sociale los ataques dirigidos contra el Consejo General y contra Carlos Marx (como suele decirse la ropa sucia debe lavarse en casa), y lo deploramos tanto como las calumnias dirigidas por Utin contra Miguel. En una palabra, deberíamos estar por encima de todas las cuestiones personales…”20

A grosso modo, se podría decir que a medida que el cerco a la AIT se fue estrechando en Francia, Barcelona se iría nutriendo de más internacionales galos. Y no fueron pocos, ya que alcanzó para constituir allí una Sección Francesa en la primavera de 1873, editando a lo largo del verano La Solidaritè Revolutionaire, periódico escrito en francés y enfocado a animar la propaganda socialista en territorio galo. Su consejo de redacción lo formaban jóvenes como el marsellés Alerini, o los lionéses Camilo Camet y Manuel Fournier. Pero quizás el más famoso de ellos, era el estudiante de medicina PABLO BROUSSE [1844-1912], colaborador habitual de Les Droits de l’Homme junto a Julio Guesde o Le-Balleur, y que había sido delegado por Montpellier en la Liga del Mediodía. Conviene añadir que Brousse se afilió a la AIT algunos meses antes de venir a Barcelona, a finales de 1872; donde por cierto, recaló tras abandonar la Federación de Montpellier, decantada por las posiciones cercanas al Consejo General de Londres, en el marco del Congreso de La Haya.

En la aduana ha sido detenido, anteayer, al llamado Paul Magni, portando, en el momento en que salía del barco español Ladul. Magni era portador de un paquete de periódicos que lleva por título La Solidarité révolutionnaire..”21 .

Esta fase de crecimiento orgánico duró poco, y la mayoría de aliancistas francófonos llegados en estos meses saldrían de la península a lo largo del verano de 1873. Entre ellos, contamos a los citados Brousse, Camet, Fournier, y añadiríamos a Denis Brack, Esteban Combe, Raimundo Tariol e incluso VÍCTOR DAVE [1847-1922], periodista belga adherido a la AIT desde 1867, que había sido uno de los fundadores de la ADS en 1868 -estuvo antes en el Congreso de la Liga de la Paz en Berna-. Militante destacado la Federación belga a pesar de su juventud, Dave había pertenecido al Consejo General de la AIT con sede en Londres, y además, fue el delegado de las secciones flamencas durante el decisivo Congreso de La Haya.

Centrados en su actuación en España, Dave colaboró con Alerini en Barcelona y, llegado el momento, animaron a José García Viñas para que se constituyera un Comité de Salvación Pública el 19 de junio de 1873, que sin embargo no tuvo mucho recorrido. A continuación, participarían en los levantamientos cantonales del Levante con otros camaradas galos, los cuales irían pasando a Francia, Bélgica o Suiza a lo largo del mes de agosto y septiembre.

El fracaso de García Viñas fue el inicio de la caída del sector insurreccionalista de la Internacional barcelonesa, la dirección de la cual pasó a manos más moderadas..”22

Finalmente, algunos de los de la Sección Francesa de Barcelona, acudirían al Congreso de Ginebra de septiembre de ese mismo año, reforzando así la delegación española; en concreto se cita a Alerini, Fournier, Brousse, Brack y Paulet.

Entre ellos, queremos fijarnos en el escurridizo Paulet, que inicialmente nos conduce hasta F. Paulet, redactor-jefe del boletín de la Asociación de Librepensadores de Barcelona, fundado el 31 de diciembre de 1870. De los pocos datos que tenemos de su presencia en este periódico, ya que antes de marzo de 1871 no se conservan ejemplares de La Humanidad salvo el primer número, sabemos que F. Paulet siguió figurando como director hasta finales de marzo, aunque no podemos descartar que dejara la ciudad unas semanas antes.

La referencia más fiable para ubicar a F. Paulet y Sans al otro lado de los Pirineos es Royannez -gran amigo de Antonio Marsal Anglora, sustituto de F. Paulet en La Humanidad-; quien coincidió en Burdeos el 18 de febrero con un periodista apellidado Paulet, delegado por Le Republicain de Clermont, durante la asamblea en la que fue creado el Sindicato General de la Prensa francesa.

..un afiliado bien conocido de la muy celebre sociedad, el llamado Paulet, antiguo mozo de café, cura de confesionario y empleado de comercio, se mostró aquí y allá en esa misma época y hasta finales del mes de junio..”23

Vinculado recientemente a este periódico como redactor-jefe, le localizamos en Clermont -Issore- desde el 3 de abril, presidiendo asambleas socialistas y pasando luego a adquirir un papel clave en las réplicas comuneras de aquel departamento. Desde las páginas de Le Republicain, centró su campaña de agitación en la creación de una Sección Federal y en la difusión de los principios internacionalistas, atreviéndose a publicar los estatutos de la AIT.

Si bien la presencia de Paulet en esta zona terminaría en junio, tras sortear durante semanas una orden de detención, y ello coincide en el tiempo con la detención de F. Paulet en julio de 1871, cuando trataba de cruzar la frontera para volver a Barcelona; da la sensación que había más de un Paulet.

El nexo de unión entre todos ellos podría ser el doctor P. PAULET, concejal municipal y médico de las grandes familias del partido republicano de Burdeos, que también era reacio a dar su nombre de pila. Pero no es ésta la razón principal para fijarnos en este republicano radical pasado al internacionalismo en 1871, sino mas bien porque fue uno de los que propuso en agosto de ese año, una declaración oficial en favor de la amnistía de los comuneros -reiterada en noviembre-. Además, a lo largo de los meses fue radicalizando su discurso, siendo desautorizado por el partido republicano local en enero de 1872.

..Paulet, médico, un Marat en pequeño, pero que no cree mucho en sus propias teorías, ya que a metido a su sobrino en los Jesuitas y a su sobrina en el Sagrado Corazón..”24

Además, el doctor Paulet compartía desde mediados de 1868 asiento en la extrema izquierda del consistorio municipal con Pedro Sansas [1804-1877], co-propietario de La Tribune de la Gironde y abogado radical que había estado exiliado en España al menos entre 1851 y 1856. Todo indica que mantenían una buena relación personal, puede que familiar, y juntos habían integrado el Comité de Salud Pública, constituido en Burdeos el 31 de enero de 1871, donde localizamos también a Royannez.

M. Paulet, sus hermanos y sus primos, fueron los agentes devotos que sostuvieron la candidatura de Ledru-Rollin. Hicieron juntos una propaganda contagiosa en el departamento de la Charente en favor de éste. En Burdeos su clientela son los extranjeros que viven en la ciudad, principalmente los colonos…”25

Lo único cierto es que F. Paulet y Sans(as) reaparecería otra vez más en Barcelona, marzo de 1872, durante un acto del grupo librepensador para conmemorar La Común, al que asistió junto a la comunera parisina Laroche. Tirando del hilo, podemos emparentarla con el profesor y escritor Juan Bautista Larocque [1836-1890], vecino de París desde 1858, que había sido comandante de franco-tiradores durante el sitio prusiano y uno de los dirigentes más citados del Comité de Bellville. Resulta pertinente asociarlo con los Paulet, ya que también era original de La Charente y había encabezado la comisión que enviaba emisarios de La Común parisina a diferentes departamentos franceses.

Además, refugiado en Londres tras la debacle, Juan Larocque acompañaba desde Burdeos a Barcelona, en marzo de 1873, a un grupo de internacionales perseguidos en Francia entre los que estaba otro Paulet, llamado Julián; seguramente con el objetivo de integrarse en la Sección Francesa de Barcelona, e incluso desplazarse algo más al sur.

Han marchado hacia Cataluña cuatro internacionalistas franceses que están perseguidos [..] Los otros se llaman Julien Paulet el uno, y Etienne Cointreaux, el otro, y proceden de París. Los cuatro son activos agentes de la Internacional del mediodía de Francia, cuyos trabajos están en relación con los de España, sobre todo Cataluña, Valencia y Andalucía..”26

Si lo averiguado hasta aquí, no da para confirmar quien fue el Paulet que asistió al congreso de Ginebra de septiembre de 1873, los datos señalan directamente a F. Paulet y a Burdeos. En este sentido debemos constatar para concluir, la visita posterior de FERNANDO PAULET [¿..?-1910], anarquista francés que se asentaría en la provincia de Cádiz desde 1891, donde por cierto ya le conocían -había estado al menos en 1888-, y donde trabajaría como delegado de correspondencia de las sociedades obreras, como periodista y maestro laico. Sin embargo, tras regresar a París una década después, sería acusado de haber sido un agente provocador en los grupos anarquistas de Jerez, y de estar actuando entonces como confidente de la embajada española, como se explica en otro lugar.

Acaba de morir repentinamente en la flor de la edad, en Sevilla, nuestro queridísimo correligionario Felipe Salas y Arriola. ¡Pobre Amigo! [..] A su entierro puramente civil han asistido numerosos amigos y correligionarios: Ferdinand Paulet.“27

Entre aquellos aliancistas que permanecieron en España tras la Restauración, sobre los que no existen apenas datos por la situación de clandestinidad en que se hallaban, debemos incluir al citado Alerini que, según algunos, se desplazó a Cartagena, integrándose en la junta insurreccional. No sabemos bien cómo, pero el caso es que acabó de nuevo en Barcelona, donde seguiría colaborando en la Federación local. Y fue durante una de las periódicas giras de propaganda por Andalucía, que acabaría detenido en Cádiz a comienzos de 1875, siendo condenado a muerte; pero cuando todo estaba listo para fugarse, renunció a huir.

Sería amnistiado en abril de 1877.

La Alianza, efectivamente, ha influido sobre la marcha de La Internacional en España; pero no de la manera que sus delatores han querido hacer ver: La Alianza ha influido, no con intrigas y malas artes, no, sino por la bondad y el radicalismo de las soluciones que ha adoptado y que sus miembros han propuesto á sus respectivas federaciones..“28

Otro aliancista con dilatada trayectoria en España, casi una década, y que también optó por dirigirse a Andalucía, fue el aliancista francésFORTUNATO HENRY [1821-1882], poeta revolucionario que ya había venido por primera vez a Barcelona en 1863, huyendo de las persecuciones judiciales como director del rotativo satírico Panurge.

Instalado en París a su regreso en 1864, con el tiempo Henry retomaría su actividad política y sería candidato obrero en las elecciones de 1869, asumiendo un rol destacado durante el sitio prusiano de París, alentando la proclamación de La Común y la defensa armada de la insurrección parisina como jefe del estado mayor.

Vía Marsella, el coronel Henry llegó a Barcelona en julio de 1871, pasando a establecerse con su familia en Sant Martí de Provençals, donde trabajó discretamente como cerrajero y en una fundición. Todo cambió tras el nacimiento de dos hijos más, que lo llevarían a Almería para trabajar en una mina de mercurio, 1873. Pero no desaprovecharía las circunstancias, ya que pudo hacer propaganda en la región e incluso sumarse a la insurrección cantonal de Cartagena. De alguna manera logró esquivar las represalias, y le situamos de vuelta en Barcelona tras la Restauración y domiciliado en la calle Conde de Asalto, desempeñando trabajos técnicos. Parece que le fueron bien las cosas, e incluso logró establecerse por su cuenta -fabricante de tapones de Agua de Seltz-; al tiempo que mantenía varias propiedades mineras que había ido adquiriendo en Almería, las cuales fue obligado a liquidar entre 1876 y 1877.

Más allá del relato en primera persona, la labor propagandística y organizativa desarrollada por Henry en el Este de Andalucía, quien mantuvo sus contactos en la zona tras verse obligado a vender las minas y no abandonaría España hasta 1881, pudiera haber influido en el desarrollo del socialismo revolucionario en la región.

No olvidemos que los primeros anarquistas se llamaban a ellos mismos los Hijos de los Fusilados y que el padre de Emilio Henry fue uno de los condenados por los consejos de guerra versalleses..”29

Henry coincidió durante años en Barcelona con el personaje que cierra nuestro listado, MANUEL FOURNIER [¿185..- 1892?], proscrito de La Común de Lion que llegó a la ciudad a comienzos de 1873 tras haber integrado la Comisión salida del Congreso de Córdoba, que trató La Cuestión de La Alianza; pasando a colaborar en la Federación Local. Tras su participación en el Congreso de Ginebra de septiembre de 1873, con la Restauración quedaría en Cataluña trabajando de tejedor, figurando como contador del comité de la FRE en 1876. Así mismo, no podemos descartar que asistiera al Congreso de Londres en 1881, delegado por los españoles, puesto que sería entonces cuando reapareció en Francia como publicista socialista, militando en el grupo librepensador Garibaldi del distrito XI parisino.

Manuel Fournier, redactor del Socialiste de Vincennes está citado delante de la 9ª sala correccional, por ultraje a los agentes, pelea y portar armas prohibidas [..] Fournier reconoce haber agredido a un individuo porque, dice, le había llamado negro (El procesado es mulato)..“30

Ultimado el inventario de los aliancistas que viajaron a España en aquellos años, pueden extraerse algunas pautas comunes que determinaron el orden escalonado de llegada, y deducir las funciones desempeñadas por cada uno, o los resultados en cada fase.

La 1ª ETAPA del viaje se inicia tras la fundación de la ADS, y estuvo protagonizada por veteranos militantes de la FIR, que se ocuparon de preparar un terreno duro y seco como el español, donde pocos habían oído hablar de la AIT. Como portadores de la buena nueva, destacaron cada uno de ellos en diferentes espacios políticos asociados al primer Internacionalismo -socialismo, cooperativismo y librepensamiento-, pudiendo decir que cada uno se centró en adecuar su parcela y ello determinó la falta de resultados inmediatos.

Esto resulta evidente en el caso del socialista Fanelli, que era el que menos contactos previos tenía con los españoles y desconocía además el idioma; eso sin contar, que acabó topando con las posiciones corporativas aun presentes en el obrerismo español, y hubo de pasar serias dificultades económicas en las primeras semanas..

..(sin) un centavo -algo que me humilla tanto en un país extranjero por amistad y lenguaje, que estoy enfermo y furioso como un tigre- más por lo que ni siquiera puedo tomar la resolución de irme, lo cual es perjudicial para nuestra causa..”31.

Si Fanelli había sido el responsable de hablar en España del socialismo revolucionario con su oratoria magnética. Arístides Rey, a pesar de ser miembro de la AIT desde 1866, debió centrar sus esfuerzos en sondear el campo librepensador, sobre todo en el área de Barcelona. Estamos seguros que su nombre les sonaba allí ya a algunos, atendiendo a que había sido uno de los fundadores en 1862 del grupo Agis comme tu Pensées, que llegó a ser calificada de sociedad secreta en Francia, y Rey encarcelado por ello en enero de 1867. No por nada, uno de los primeros grupos barceloneses, creado en febrero de 1869, llevaba el nombre de Asociación Libre Pensadora, procede según tu conciencia.

En 1869, Rey me dio a conocer la organización secreta que se había montado entre militantes de la Internacional de varios países..”32

Sin embargo, por su sintonía con Garrido que fue el propagandista más activo en los primeros meses de la revolución, al que mejor le fueron las cosas fue a Reclus, ya que orientó sus esfuerzos a fomentar el asociacionismo de base obrera que, favorecido por una legislación más permisiva, se desarrollaba con más facilidad en España que en Francia. Así mismo, Reclus llevaba años en contacto con los núcleos de disidentes catalanes, y fue consciente del apoyo con que contaba La Federal en la región, o de la necesidad de ganarse a los socialistas más moderados, por lo general partidarios de la lucha electoral como el propio Garrido.

La mayoría son republicanos, y los socialistas, sea cual fuere la escuela a que pertenecen, constituyen una ínfima minoría. Pocos republicanos han llegado al socialismo, pero todos los socialistas son republicanos..”33

Advertido del interés que había en España por el modelo cooperativo, más aun con la crisis que se atravesaba, Reclus y Garrido aprovecharon la excursión por diversas provincias para propagar al unísono los beneficios de las cooperativas. En esta línea, uno de los primeros que cita Reclus en sus notas de viaje es a Juan Tutau [1829-1895], pionero del cooperativismo en la zona de l’Empordà, que allá por 1861 había estado con Garrido en Inglaterra, estudiando las posibilidades del cooperativismo. Lógicamente, uno de los primeros lugares que visitaron fue a Palafrugell, centro de la industria corcho-taponera, donde existía desde 1865 la cooperativaLa Económica. Pero, como podemos leer, también fueron bien recibidos en Andalucía.

En este último lugar -Jerez-, Garrido recibió un reconocimiento particularmente honorable: fue invitado a un ágape en una asociación de trabajadores, que se había formado de acuerdo con los principios que había desarrollado en un libro sobre la Cooperación..”34

Si esta primera fase de la misión aliancista, predominó la dimensión teórica, el tono filosófico y hasta la derivada apostólica, la 2ª ETAPAtendría una orientación eminentemente práctica y científica. Comenzaría con la disolución de la ADS al final del viaje de Fanelli, Reclus y Rey, y la llegada de Naquet para unirse a Mechnikov. Podríamos decir, que este tramo del viaje aliancista estuvo claramente marcado por la necesidad de enmendar los errores logísticos cometidos en la fase anterior, como fueron no entender el idioma o asumir demasiados gastos por no ejercer de corresponsales. Pero ante todo, los aliancistas llegados en esta fase actuaron de forma coordinada, tratando de captar a los republicanos federales para las filas internacionales, y animando la fundación de los primeros grupos aliancistas, que irían surgiendo ya en la primavera de 1870.

La historia, ha dicho Reclus a modo de conclusión al bello libro de Metchnikoff, se encarga de desmentir estas teorías esclavistas y nos prueba cómo, incluso en el seno de los despotismos más atroces, la vida solo podía ser mantenida por el trabajo coordinado de todos los miembros del cuerpo social..”35.

Elocuente y sereno, Mechnikov merece una mención especial, ya que resultaría determinante para solucionar los problemas logísticos de la 1ª etapa del viaje, especialmente el asunto del dinero. Si eso fuera poco, ayudó a solventar las confusiones que generaran los relatos diferentes de Fanelli, Reclus y Rey y, ante todo, desempeñó su tarea con una discreción máxima propia de un científico de la revolución, ya que su verdadera identidad fue conocida por muy pocos -Garrido, Naquet y Reclus básicamente-, y nunca sería citado por historiadores como Lorenzo, Morato, Mesa, Nettlau.. hasta hace relativamente poco tiempo.

se entregó a la propaganda socialista y llevó la buena nueva a Florencia, a Ginebra, a España, donde dio cursos, organizó asambleas e impartió conferencias..”36

Da la impresión que en esta segunda fase se alteró la estrategia inicial de Fanelli, Rey y Reclus, determinada por la resolución adoptada en el Congreso de Bruselas de 1868, que instaba a no intervenir en los asuntos internos de las diferentes secciones de la AIT. Por contra, Mechnikov, Naquet o incluso Royannez, no solo se centraron en la orientación de las sociedades obreras y grupos librepensadores del territorio, sino también en cuestiones organizativas. Por ejemplo, actuando como correos de la revolución entre las diferentes juntas provinciales, e implicándose juntos en las insurrecciones del otoño de 1869; aunque de Mechnikov solo sabemos que pasó graves peligros, según Eliseo Reclus, y de Naquet que acabaría rechazando el cargo de gobernador provisional de Sevilla, para el que había sido propuesto, según contó él mismo.

..he recorrido ese hermoso país llevando no sólo la buena nueva revolucionaria, sino aún órdenes de insurrección de que me había encargado la Junta central republicana de Madrid..”37

Si las etapas previas, las protagonizaron activistas curtidos en las sociedades secretas de la década anterior, la 3ª ETAPA se iniciaría en la primavera de 1870 con la creación de los primeros grupos aliancistas, coincidiendo con la llegada de Bastelica. A éste, le seguiría un grupo de activistas por lo general más jóvenes y con menos experiencia que sus predecesores, es decir, miembros de la ADS desde después de octubre de 1868. A pesar de todo, se integraron decididamente en las secciones locales, cooperando en la gestión de las federaciones obreras o en las cabeceras de la prensa internacionalista.

Si la Alianza no hubiera sido sostenida por los fundadores de las federaciones lionesa y marsellesa, que gozaban de gran crédito, esta claro que hubieran sido expulsados de la AIT y reducidos como sucedió a partir de 1871, unicamente a los grupos españoles, muy resolutivos eso sí, y a un puñado de suizos de las montañas y a la Internacional italiana extremadamente desorganizada..”38

Si bien no cumple con el criterio de edad, uno de los más activos en esta fase fue Royannez, que volvería a Barcelona al menos una vez más en abril de 1871, donde se refugió tras integrar el Comité de Salud Pública creado en Burdeos en enero de 1871 y haberse mostrado muy activo en el todo sud-este francés.

Seguido muy de cerca por la policía, Royannez sería detenido tras asistir a un banquete de promiscuación y conducido hasta la frontera junto a dos franceses que residían en Barcelona. Desde entonces, Royannez recuperaría La Voix du Peuple, decantado claramente por las tesis internacionalistas próximas a la ADS.

Como tantos otros proscritos, también Royannez era perseguido con saña y acabó en el exilio suizo a principios de julio, volviendo a ser detenido al poco al tratar de regresar a Francia. Juzgado en consejo de guerra en Marsella, fue absuelto y puesto en libertad en septiembre, situándose de nuevo al frente de La Voix du Peuple. De nuevo sería detenido en diciembre, tras declararse este periódico órgano de la AIT y atreverse a publicar sus estatutos.

Las comunicaciones son regulares y los informes muy frecuentes entre los internacionalistas de estos tres grupos. Así, los hombres escogidos como delegados entre los más exaltados del Partido Socialista en Suiza entran en Francia por Ginebra, se detienen en Lion, desde allí van a Gard, en el Hérault, ven a sus amigos en Béziers o Narbonne, y vuelven a Barcelona..”39

Si algo llama la atención de la labor de los emisarios aliancistas en esta tercera fase, caracterizada por el crecimiento fulgurante de la rama española de la AIT, es que resultaron fundamentales en la consolidación del vínculo entre secciones de diferentes países, sobre todo entre las de Barcelona, Lion, Burdeos o Ginebra… Pero sin duda, el exponente más sólido del acercamiento entre aliancistas españoles y francófonos fue la conexión Marsella – Barcelona.

Si lo contado hasta aquí no fuera suficiente, podemos poner la guinda confitera con Alerini, que fue al Congreso de La Haya con otro mandato de la Sección Marsellesa, rubricado entre otros por José Pamias y José Caparó, quienes estaban afiliados a la Unión de Constructores de Calzado de Barcelona; y al menos el primero era socio del Ateneo Obrero, además de asociado al primer grupo aliancista local en abril de 1870.

Me he encontrado aquí con varios hombres que venían de Suiza, y que están afiliados a la Alianza, y que están persuadidos de que era Bakunin quien había introducido el comunismo en la Internacional bajo el nombre de colectivismo..”40

Consideramos cumplido nuestro objetivo inicial de ampliar el inventario de aliancistas extranjeros en España entre 1868 y 1876, ya que se ha podido establecer, con mayor precisión, el orden de llegada y la condición social de cada uno que, como hemos visto, vino determinada por diferentes líneas de parentesco político y por criterios de proximidad geográfica. Pensamos que ello, pudiera ayudar a clarificar la extensa red de contactos y su relevancia en la articulación de la primera AIT, cuando no explicar las diversas interpretaciones del socialismo que se generaron en el seno del primer obrerismo hispano.

Estas diferencias de doctrina y las luchas pacíficas a que dan lugar en el seno mismo de la Internacional, lejos de ser un mal, son a mi parecer un gran bien, pues ellas contribuyen a desarrollar el pensamiento y el trabajo espontáneo de la inteligencia de cada uno [..] Tal es el efecto fatal de las doctrinas oficiales. La Internacional, a menos de traicionar su misión, no debe aceptar ninguna..”41

Algunas, en un arranque de lucidez, podrían extraer una conclusión de nuestro inventario a partir una evidencia numérica.

Si unos 20 aliancistas -Fanelli incluido-, avalaron con su visita la fundación de La Internacional, dando carta de naturaleza a la primera organización obrera de orden estatal -FRE-. Otros tantos dirigentes confederales, bastaron para gestionar la CNT en los años de las grandes batallas contra la patronal, según contó el Noi del Sucre más bakunista.

Así, acudiendo a una ciencia revolucionaria para los primeros socialistas como era la estadística, podría deducirse que la revolución social, a parte de dinero, necesita de un grupo de afines, pocos pero convencidos y hábiles. Bakunin los llamaba faithfull brothers, grupo de unos 100 emisarios de la revolución, escogidos secretamente entre los iniciados de la ADS que más destacaban en cada región, e identificados como los Hermanos Internacionales.

..(la ADS) comprendía tres categorías de afiliados: Los hermanos iniciados, los hermanos nacionales y los hermanos internacionales. Bakunin había complicado todo esto dándole un aire de conspiración siciliana, y los afiliados, además de un nombre, tenían un número..”42.

Sin embargo, atendiendo a la inclinación a la épica de Bakunin, Seguí y otros grandes anarquistas, matizaríamos que el tamaño -o lo cuantitativo- importa para hacer la revolución, pero no basta.

De la estadística a la etnografía, tras estudiar este primer periodo de La Internacional, advertimos que la revolución social, como todas las cosas humanas, también precisa mitos que, por su carácter propulsor, resultan útiles para hacer comprensible un relato complejo a lo largo del tiempo, y para cohesionar la psicología de los pueblos.

Que mejor ejemplo que el de Fanelli, elevado a la categoría de mito del socialismo desde queEl Imparcial de Madrid anunciara, en mayo de 1871, que meses atrás había sido enviado por Bakunin para introducir la AIT en España.

Esta fake new del siglo XIX que convertía al diputado socialista en la serpiente enroscada de la revolución, y en la práctica fue el pistoletazo de salida para la caza del internacionalista en España, lejos de ser desmentida por Bakunin, fue alentada por él en varias ocasiones y pocos fueron lo que se atrevieron a contradecirle.

..Igual que no tiene jefes, la Internacional no tiene fundadores; surgió vital, llena de futuro, de las necesidades sociales de nuestra época..”43

A la vista de los datos que presentamos, resulta imprescindible abordar, cuanto antes, la desmitificación de la intervención de Fanelli en la fundación de la rama ibérica de la AIT. Manteniendo vivo este lugar común, no solo somos injustos con el resto de protagonistas que recogemos en este inventario, y los que sin duda faltan por aparecer; sino que nos impide avanzar en el conocimiento de los hechos. Es más, mientras se insista en ello, seguiremos configurando de forma selectiva, acrítica y desde arriba, la memoria del primer socialismo ibérico.

Convendréis tras leer el texto, que 150 años de calvario histórico son una bestialidad. Basta de culto a la carroña.

Estamos tardando en apagar la hoguera en la que aun arde Fanelli, allá en el purgatorio de los mitos del socialismo, como responsable del génesis del anarquismo español.

Alacant Obrera

https://alacantobrera.com/2018/10/03/el-mito-de-fanelli/

NOTAS:

1BAKUNIN: La Alianza de la Democracia Socialista y la Asociación Internacional de los Trabajadores. Folleto, 1873. A finales de octubre de 1868 se daría a conocer la Sección de La Alianza con sede Ginebra, constituida en rama de La Internacional, es decir, con afiliados propios de diferentes países. Sin embargo, solicitado el ingreso a finales de noviembre fue denegado por el Consejo General con sede en Londres el 22 de diciembre; ante lo cual, decidieron disolverse en marzo de 1869, para ser admitidos, ahora sí, como Sección de Ginebra -La Alianza- en agosto.

2NETTLAU: Eliseo Reclus y Bakunin, La Revista Blanca 01-09-1927. Uno de los precedentes de la ADS fue la Fraternidad Internacional Revolucionaria, sociedad clandestina creada por Bakunin a mediados de la década de 1860; que acabaría mutando en la ADS en el otoño de 1868. La ADS tenía un programa doble, uno público que aceptaba los estatutos de La Internacional, y el de la ADS secreta, ..“en provecho de la alianza federativa de todas las asociaciones de operarios, alianza que constituirá La Común..”, L’Alliance de la Democratie Socialiste et L’association Internationale des Travailleurs. Rapport et Documents publies par ordre du Congrès International de La Haye. Londres, 1873, p. 130.

3GARRIDO: Historia de las clases trabajadoras, con prólogo de Emilio Castelar, Madrid, 1870, p. 936. Durante su primer exilio en Londres, 1851, Garrido conoció a Mazzini, Ledrú-Rollín, Herzen y otros insignes proscritos; pero volvió a España en 1854, encadenando una serie de persecuciones que le llevarían a recorrer Europa. Garrido conocía a Bakunin desde 1864, habría vivido estos últimos años entre París y Bruselas, e incluso visitaba la casa de los Reclus en 1867. Estaba en Madrid desde los primeros días de octubre de 1868. Ver, Lauser: Aus Spaniens Gegenwart. F.A. Brockhaus, Leipzig, 1872, p. 99.

4NETTLAU: Eliseo Reclus y Bakunin, La Revista Blanca 01-09-1927. El 21 de octubre, la Alianza de Ginebra hizo un primer llamamiento a los obreros españoles que pasó casi desapercibido; repetido el 26 de diciembre con algo más de repercusión. Ver, VVAA: La Revolución de 1868; Historia, pensamiento, literatura. Ed. Las Américas, Nueva York, 1970, pp. 460-465. También, Ferretti: Intellettuali anarchici nell’Europa del secondo Ottocento. I fratelli Reclus [1862-1872]. Società e Storia, 127, 2010, p. 63-91.

5NOTA del ¿22? de noviembre de 1868, en Reclus: Impresiones de un viaje por España en tiempos de Revolución. Pepitas de calabaza, Logroño, 2007, p. 97. Si bien el 28 de octubre, Reclus había asistido al acto que presidiera Garrido en Sabadell, parece que se refiere al 3 o 4 de noviembre como fecha de inicio. Sin embargo, hay una carta de Bakunin a Gambuzzi del 2 de noviembre, en la que afirma haber recibido noticias de Rey desde Barcelona, y que ya estaría con Elías.

6NETTLAU: Eliseo Reclus y Bakunin, La Revista Blanca 01-09-1927. La decisión de reunirse en Tarragona para dirigirse a Valencia, pudo deberse al agravamiento del conflicto de los albañiles encargados por el ayuntamiento del derribo de los conventos; y el domingo 22 se reunieron unas 20 mil personas en los solares del ex-convento de la Rivera.

7GARRIDO: Declaraciones en el Congreso el 19 de julio de 1869, en La Igualdad 13-07-1869. Rey –La Democratié, L’Avenir National– y Reclús –Revue PolitiqueDelo y Putnam’s Magazine- financiaron su estancia con lo que sacaban de sus artículos. Para su excursión con Garrido, dependían de las suscripciones que se iban abriendo en cada lugar, como hizo el Círculo de Artesanos de TortosaVer,Carta de Eliseo a Elías Reclus, noviembre de 1868, en Reclus: Correspondande. Volumen I, Schelaicher freres, París, 1911, p. 312. También, La Correspondencia de España 09-11-1868.

8NOTA del 24 de diciembre de 1868, en Reclus: Impresiones de un viaje por España. Ob. Cit, p. 171. Friscia mantenía una buena relación con Mazzini y era un miembro destacado de la masonería, como la mayoría de miembros de la FIR. Tal fue el caso de Rey, Reclus, Fanelli o el citado Benito Malon, que en enero o febrero de 1869, pasaba por Lion para entrevistarse con Alberto Richard, al parecer rumbo a Suiza. Ver, Ferretti: Anarchist geographers and feminism in late 19th century France, the contributions of Elisée and Elie Reclus. Historical geography, Geoscience Publications, 2016, Feminist Historical Geographies, 44, pp. 68-88. También, Malon: Le Socialisme en Espagne, La Revue Socialiste enero-junio 1889, p. 522.

9NOTA del 24 de diciembre de 1868, en Reclus: Impresiones de un viaje por España. Ob. Cit, p. 171. Mechnikov venía de una familia de militares y había sido expulsado de la universidad en 1858 por actividades políticas. Completaría su formación viajando, enrolándose en Génova en las filas garibaldinas en 1860 y siendo gravemente herido en la batalla de Volturno. Luego se sumó a la insurrección polaca, 1863-64, ..“Particularmente Elías Reclus era conocido de polacos amigos de Bakunin..”, Nettlau: Eliseo Reclus y Bakunin, La Revista Blanca 01-09-1927. Ver, Berthier: Bakounine avant l’anarchiste [1861-1868]. De la révolution démocratique à la révolution sociale. Juillet 2008.

10PUIG: La Tierra-Cartagena 11-09-1920. El interés entre los socialistas europeos suscitado por este libro, apuntan a Mechnikov como traductor al ruso -y quizás también al polaco o al danés-. Mientras Carlos Habeneck hacía elogiosas reseñas en la prensa francesaen 1862, otro veterano radical, Arnaldo Ruge, se encargó de la versión alemana, 1863; y además, ..una traducción francesa, del Dr. J. Bernard, famoso por su conexión con el asunto Orsini [..] fue publicada el año pasado, en Bruselas”, The Atheneum 12-03-1864. Ver, Denegri: Viaje a España en Otechestvennye Zapiski. San Petersburgo, Tip. Kraevsky, 1869.

11La IGUALDAD 15-06-1869. El tono de estas frases encajaría con el manifiesto: Algunas palabras a mis jóvenes hermanos en Rusia;publicado por Bakunin en 1869 con motivo del 2º centenario de la revuelta popular de 1669. El Boborykine que estuvo en España, también escribió en 1869 algunos artículos políticos en Otiéchestvenniye Zapiski, y luego publicó un ensayo, Castelar sobre Italia. Ver, VVAA: Rusos en España (I). Siglos XVII-XIX. Moscú, Centro del Libro, pp. 365-382. También, La Discusión 12-06-1869.

12JAQUELINE: Le Gil Blas 21-10-1888. Naquet había sido detenido en noviembre de 1867, y condenado a 16 meses de cárcel por integrar una sociedad prohibida -Comuna Revolucionaria de los Obreros Franceses- de tendencia blanquista; aunque la campaña de denuncias favoreció su traslado al hospital, de donde debió fugarse. Puede que también otros libros hubieran servido para financiar el viaje de los aliancistas. Ver, Procès de Societè Secrete. Affaire Acollas, Naquet, etc… Librairie de La Renaissance, Paris, 1869.

Fanelli13NAQUET: Entrevista en El Pueblo-Alicante 17-10-1904. Figueras y Garrido visitarían a Naquet en París en septiembre de 1870, para que les facilitara una entrevista con Julio Favre, ofreciéndose a guerrear contra los prusianos a cambio de dinero para proclamar la República en España, pero Favre rechazó la oferta. Ver, Proth: Célébrités Contemporains, A. Naquet. Quantin Imprimeur-Éditeur, Paris, 1883, p. 16. También, La Libertad 07-04-1929.

14La IGUALDAD 08-05-1869. Naquet había estado exiliado en Palermo, 1861-63, donde trabajó como profesor de química, doctorándose en medicina el otoño de 1865 y comenzando sus investigaciones sobre la fabricación de explosivos [nitrato de celulosa]; cuyos resultados publicaría en un folleto, La Revolución y la Ciencia, justo tras volver de EspañaVer, La Marseillaise 30-01-1870; La Petitte Republique 28-06-1906.

15BASTELICA, Carta a Lion del 15 de febrero de 1870, en La Revue Socialiste 01-1895, pp. 657-658. Bastelica vivía desde niño en Marsella, y había sido elegido secretario de la sección local a finales de 1868. Conoció a Bakunin durante el Congreso de Basilea, septiembre de 1869, entrando en su círculo de amistades. Se reencontrarían en Lion en marzo de 1870, durante un congreso regional en el que la sección de Marsella incluía ya 27 federaciones de oficio. Ver, Bastelica: Le suffrage universel et la Révolution: avertissement aux travailleurs de Marseille. Marseille, 1868.

16CARTA de Bakunin a Mroczkowski y su mujer, del 1 de agosto de 1870, en Correspondance de Michel Bakounine, lettres à Herzen et à Ogareff [1860-1874]. París, 1896, p. 333. Al volver a Francia en septiembre de 1870, Bastelica multiplicó su actividad -Comité revolucionario de Carcasone, Liga del Mediodía, Comité Central de Salud Pública-. Tuvo participación en los levantamientos comuneros de Lion, Marsella y París, donde fue director de contribuciones; huyendo malherido a Londres en agosto, donde sería miembro del Consejo General hasta octubre. Antes de dirigirse a Suiza, donde trabajaría en la imprenta de Guilllaume, es probable que pasara de nuevo por Barcelona, para proveerse de un certificado de la Unión Tipográfica. Ver, Le Rappel 17-05-1870; La Federación 01-10-1871; El Imparcial 09-09-1870; Bandera Social 14-06-1885.

17LE-BALLEUR: Declaraciones en un mitin en Marsella, 1869, en Journal officiel de la République française 24-01-1874. Le-Balleur era gran amigo de Victor Hugo y estrecho colaborador de Julio Guesde en Les Droits de l’Homme. Perseguido por delitos de imprenta,L’Excommuniè, en julio de 1868 fue encarcelado como director de La Voix du Peuple, destacando por su ateísmo militante y por haber promovido en Marsella los primeros entierros civiles. También, Gastineau: Les victimes d’Isabelle II la Catholique, ex-reine d’Espagne. Armand Le Chavelier, París, 1868, pp. 7-9.

18L’ANTHECRIST-Lion 22-10-1870. En enero de 1869, Royannez había sido condenado a 3 meses de cárcel por La France sous Napoleon III; preparaba un libro, La France et L’Espagne en 1869. Royannez, que enviaba textos a L’Excommunie L’Athee,estableció contacto con grupos de Málaga, Madrid o Tortosa; y contaba con buenos amigos en Barcelona, ..“es triste cosa vernos tratados cual nos tratan muchas veces ciertos escritores extranjeros, entre los cuales de ninguna manera incluimos á M. Royannez..”, La Federación 14-11-1869. También, La Federación 20-11-1870; L’Excommunie 17-07, 02-10, 27-11-1869, 05 y 19-02-1870; Journal officiel de la République française 11-07-1873.

19JOURNAL des Debats 27-01-1872. Alerini fue encarcelado tras la proclamación frustrada de La Común en Marsella, 7 de agosto de 1870, y luego por refractario militar -estuvo enrolado en la Guardia Nacional de octubre a febrero de 1871-. Buen amigo de Bakunin, mantenían correspondencia desde que colaboraran juntos en el levantamiento marsellés, repitiendo encuentro en Lion en la primavera siguiente.

20CARTA de Alerini a Bastelica, Barcelona 14 de noviembre de 1871, en La primera Internacional y la Alianza en España. Colección de documentos inéditos o raros. Fundación Anselmo Lorenzo, Madrid, 2017, pp. 137 y ss. Algunos sostienen que Bastelica y Alerini habían llegado juntos a Madrid ya a finales de octubre de 1868, para tomar contacto con los españoles, ..“La Propaganda filosófica racional comenzada hace unos tres años, en Le Pere Tranquile, por nuestros amigos Royannez, Bretón, etc., continúa a pesar de las sucesivas condenas..”, Bastelica: L’Excommunié 19-06-1869.

21FIGARO 09-07-1873. Camilo Camet [1850-1917] se había afiliado a la AIT en 1869, siendo miembro del Comité Central de Salud Pública de Lion en septiembre de 1870, y colaborando con la Liga del Mediodía. Camet desertó del ejército en abril de 1871 -complot de Narbonne-, y marchó al exilio suizo, volviendo para participar en La Común de Lion; tras lo cual, estuvo en el Congreso de Saint-Imier delegado por varias secciones francesas. Ver, VVAA: La primera Internacional y la Alianza en España. Ob. Cit, pp. 19, 67 y 260. También, L’Univers 22-11-1873.

22TERMES: El federalisme catalá en el periode revolucionari de 1868-1873. p. 61. Detrás de Denis Brack estaba el librepensador y masón Rodolfo Grosdenis [1832-1879], encarcelado en agosto de 1870 por delitos de opinión y por defender La Común en Lion. Llegó a Barcelona como ex-redactor jefe de L’Excommunié, y buen amigo de Royannez o Le-Balleur; y tras volver a Francia, sería detenido y deportado. Esteban Combe(s) [1843-¿?], barnizador y gran amigo de Bastelica, ejercía cargos en la Federación Marsellesa desde marzo de 1870 y había formado en el Comité revolucionario de Sugny, acompañando a Bastelica y Bakunin durante la insurrección comunera de Lion.

23ENQUÊTE parlementaire sur l’insurrection du 18 Mars. Tomo I. Rapports, Versalles, 1872, p. 519. Sus contactos con los comuneros de París, nos conducen al parisino Jacobo Paulet, librepensador y colectivista que fue redactor-jefe de La Tribune Populaire desde enero de 1869, órgano ligado a la AIT que hubo de ser editado desde Bruselas en el verano de 1870. Es muy probablemente, el mismo Paulet que suscribió el proyecto de cámaras sindicales -abril 1869-, y fue candidato obrero en las elecciones de ese año. Jacobo aparece exiliado en Ginebra desde el 10 de noviembre de 1871, donde murió a finales de mayo de 1872. Su viuda quedó allí trabajando en la cooperativa La Marmita Social, lo que encajaría con las funciones asumidas por Jacobo en el comité de abastecimiento durante el sitio de París. Ver, Dossier Réfugiés à Genève: BA 431, Informations concernant Charles Lavalette. También, Descaves: Philémon vieux de la vieille. París, 1913, pp. 72, 81, 152, 266.

24FIGARO 28-09-1872. Mientras F. Paulet apoyaba a los candidatos federales de Barcelona en febrero de 1871; el consejero saliente Paulet integraba en Burdeos, a finales de abril, el comité organizador del Congreso de Liga de Villas Republicanas, que fue prohibido. A su vez, se había celebrado un Congreso de periodistas en Moulins a mediados de ese mes, en el que estuvo Le Republicain. Según Descaves, un Paulet de Burdeos acudiría al V Congreso de la Liga de la Paz en Lausana, septiembre de 1871. Ver,Le Gaulois 10-05-1871; Le Rappel 24-02-1871; El Independiente 26-02-1871; Le Figaro 17-08-1871.

25JOURNAL de médecine de Bordeaux et de la Region du Sud-Ouest, Volumen 85, 1914, p. 477. Ya que P. Paulet andaba por Burdeos desde 1855, y por su parte, Sansas se vio obligado a exiliarse otra vez, tras el atentado de Orsini contra Napoleón III en 1858, deberíamos relacionarlos con alguna de las sociedades secretas de Burdeos, en especial La Militante [1855-65], extendida hasta París. Ver, Impressions: projets de lois, propositions, rapports, etc. Tomo XXIV. Versalles, 1872, p. 293; Dupont: Tours et Bordeaux. Souvenirs de la République à outrance. Dentu Ed, París, 1877, p. 261.

26La LUCHA-Gerona 16-03-1873. El doctor Paulet siguió en el cargo de concejal hasta 1874. Por otro lado, un Paulet fue juzgado en Aix en enero de 1875, por haber organizado en su casa reuniones políticas prohibidas a finales de 1873. Ver, Bonhomme: Bordeaux et la Défense nationale, en Annales du Midi: Revue archéologique, historique et philologique de la France méridionale, Tome 110, N°223, 1998. pp. 340-341.

27Las DOMINICALES del Librepensamiento 03-06-1892. Felipe Salas [1851-1892] fue un periodista gaditano a quien La Gloriosa pilló estudiando en Madrid, que se adscribiría al ala socialista del federalismo, y fue director de La Montaña en la década de 1880. Juan Larocque, condenado a deportación en mayo de 1873, no volvió a Francia hasta después de la amnistía. Puede que fuera uno de los fundadores de la Liga Anticlerical, y un ídem figura entre los miembros de la colonia francesa de Madrid en 1885. Ver, Las Dominicales 07-06-1885.

28La FEDERACIÓN 03-01-1874. Tras retomar su militancia internacionalista en agosto de 1877, Alerini se alejó al poco de la AIT, siendo amnistiado en 1879 y, tras volver a Francia, pasaría a desempeñar diversos cargos públicos e incluso diplomáticos.

29ROCHEFORT: Les Aventures de ma vie, en L’Intransigeant 17-07-1902. Su hijo menor Emilio había nacido en Barcelona, 1872, y el 12 de febrero de 1894 detonó una bomba en el Hotel Términus de París en venganza por la ejecución de Vaillant, causando un muerto y unos 20 heridos. Responsable de otro atentado contra una comisaría, noviembre de 1892, fue ejecutado semanas después. Por otra parte, Fortunato [1869-1931], sería el iniciador de la colonia anarquista de Aigulemont en 1903. Ver, Journal des Debats 16-02-1894; El Globo 18-02-1894.

30JOURNAL des Débats 22-06-1882. Manuel Fournier, a pesar de un apellido tan común, parece que era de origen caribeño -La Guadalupe-, y quizás familia del internacionalista lionés Leonardo Fournier, que fue uno de los del Comité de Salud Pública de Lion; amnistiado en 1879 y asentado en París. Existe mucha información sobre Manuel Fournier en los archivos policiales franceses. Ver,Avilés: Un punto de inflexión en la historia del anarquismo: El congreso revolucionario de Londres de 1881. Cuadernos de Historia Contemporánea, 2012, vol. 34, pp. 159-180. También, Le Radical 07-10-1891, 24-05-1892.

31FANELLI: Carta del 26 de noviembre, en Nettlau: Miguel Bakunin, la Internacional y la Alianza en España [1868-1873]. Ediciones de la Piqueta. 3º edición, 1977. Madrid, p. 16. Si bien, de las 22 personas de aquella primera reunión privada en Madrid, sólo 8 se sumaron a la ADS, la distancia entre la esta reunión fundacional el 21 de diciembre y su constitución provisional el 24 de enero, se atribuye a que esperaban carta desde Ginebra con instrucciones tras la denegación de ingreso en la AIT y los nuevos estatutos de la ADS. El 12 de febrero, durante el 2º viaje de Fanelli a Barcelona, la Dirección Central publicaría un manifiesto internacionalista, en el marco de las reuniones en casa de Pellicer.

32CHARLES Keller, L’Humanitè 24-07-1913. En una de las cartas del otoño de 1868, Eliseo le decía a Elías que imprimirían 1500 ejemplares de su reglamento, seguramente un formulario que tenían para rechazar toda intervención religiosa. Quizás por carecer de validez legal, Sentiñón pasó por Marsella en el otoño de 1869 y se trajo a Barcelona los estatutos de los librepensadores, que fueron adaptados. Ver, Reclus: Correspondance. Volumen I. Schelaicher freres, Paris, 1911, p. 314. También, La Presse 09-01-1867; La Federación 14-11-1869.

33NOTA del 10 de marzo de 1869, en Reclus: Impresiones de un viaje por España. Ob. Cit, p. 232. Desde L’Association [1864-66]Elías mantenía correspondencia con La Discusión en Madrid, o El Obrero en Barcelona, haciéndose eco del primer Congreso Obrero celebrado en Barcelona en diciembre de 1865. También, El Obrero 12-11, 31-12-1865; La Tierra 09-05, 06-09-1932.

34LAUSER: Aus Spaniens Gegenwart. Ob. Cit, p. 129. Otro ejemplo sería la cooperativa La Fraternal en Málaga, considerada el núcleo original de la sección malagueña de la AIT y que surgió tras La Gloriosa, quizás en aquellos mismos días en que Garrido, Reclus y Rey estaban allí. Hay que reseñar que Elías era socio de La Universal, sociedad creada para el fomento del cooperativismo; y que los Reclus, Naquet, Malon, Rey o Bakunin, lo eran del Credit au Treball, entidad bancaria fundada en 1863 para financiar sociedades obreras, cuyo modelo copió en Madrid la compañía de Ferrocarriles. Ver, L’Association 07-01-1866; La Libertad 06-05-1928.

35J.M: Les bases scientifiques de l’anarchisme, Le Reveil-Geneve 02-08-1902. Elías supo del disgusto de Bakunin durante el viaje, ..“(a) Elías, el federalismo republicano de aquella época en España debió parecerle más importante que el esfuerzo socialista, antiestatista de Fanelli”, Nettlau: Eliseo Reclus y Bakunin, La Revista Blanca 01-09-1927. Así, en una carta de diciembre, le decía a su hermano que había tomado el nombre de Croque-notes para sus textos en DeloVoyage de Croque-notes (músico sin talento) en pays de Revolutión; aludiendo a Croque-mitaine (fantoche-coco), término usado por los socialistas del momento para referirse al estado, y recuperado por la prensa para caricaturizar a la AIT y a Bakunin.

36BAKUNINE en Italia: Recuerdos de León Mentchikoff, La Revue Socialiste 01-02-1898. Tras el viaje a España, Mechnikov intervino en mayo de 1870 en un mitin de la colonia rusa en Génova; pasando luego a la sección de propaganda del Jura, ..“El centro de la propaganda fue al principio Ginebra [..] porque todos los rusos, a excepción de Utin que fue su adversario encarnizado, habían aceptado la prepotencia del fundador de la Alianza..”, Le Temps 26-04-1884.

37NAQUET: L’Espagne Inquisitorial 01-05-1904. En una carta a Alberto Richard, fechada el 7 de febrero de 1870, Bakunin afirmó sobre Rey, miembro de la AIT desde 1866 y delegado en el Congreso de la AIT en Bale, que ..la señora D.U. (Arístides Rey) es decididamente una sincera y sentimental librepensadora; quizás tras desmarcarse del programa anti-deista que llevaron los grupos parisinos al Anticoncilio de Nápolés, 1869, que sí apoyaron Le-Balleur, Brack o Royannez. Ver, L’Excommunie 25-12-1869.

38RICHARD: Revue de Paris 01-09-1896. Recordemos que la ADS fue disuelta formalmente en febrero-marzo de 1869, para que pudieran asistir como Sección de Ginebra -La Alianza-, al Congreso de la AIT de Basilea en septiembre de 1869; momento en que la ADS sería reorganizada de forma clandestina.

39Le FIGARO 30-07-1873. Entre los comuneros de Suiza en julio de 1871 estaban Royannez, José Pollio, Julio Guesde o Paula Minck, que trataron de reeditar La Republique Universelle. Sin embargo, Royannez y Pollio, que había sido director del Journal Officieldurante La Comúnfueron detenidos en Beziers a finales de mes y trasladados a Marsella para ser juzgados. Ver, La Federación 03-12-1871; La Independencia 31-04-1871; Le Confederé de Friburg 05-07-1871.

40CARTA de Lafargue a Engels, 2 de octubre de 1871, en Engels: Correspondance. Vol. I, p. II. En marzo de 1872, Royannez organizaba grupos de la AIT en Aviñón junto al español Esteve, que pudiera ser Ramón Esteve, presente en el congreso de Barcelona de 1870. Por allí andaba Mechnikov como delegado de propaganda de la sección del Jura, aunque no tuvo tanto acierto como en España. También estaba en Aviñón Alfredo Naquet, que dirigía el periódico La Democratie du Midi. Ver, VVAA: La primera Internacional y la Alianza en España. Ob. Cit, pp. 57-69.

41CARTA de Bakunin a los Aliados de España, s.f., en Nettlau: Cartas de Miguel Bakunin, nº 73, pp. 6-7, en VVAA: La primera Internacional y la Alianza en España. Ob. Cit, pp. 111-112. Dentro de la primera AIT había partidarios del Panarquismo, teoría política heterodoxa y de trasfondo utópico, propuesta en 1860 por el belga Pablo de Puydt; que influiría en Proudhon, Malon, Los Reclus, Rey o en el propio Nettlau.

42CRÓNICA 20-01-1935. Los estatutos de la ADS que se conocen, fueron incautados por la policía en 1880 y corresponden a una modificación que se hizo en 1876.

43MALON: L’Internationale: son histoire et ses principes. Propagande Socialiste, 1872, p. 7. Este trabajo no hubiera sido posible sin la generosidad de los compañeros del Portal Maitron, que nos dio acceso a su nutrida base de datos para completar esta trabajo.

Tags: historiamitoFanellianarquismo
Submit to DeliciousSubmit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to StumbleuponSubmit to TechnoratiSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn
1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 Rating 0.00 (0 Votes)

Comentarios

  • No se han encontrado comentarios
Por favor, acceda con sus datos para poder comentar