Tu cuenta

Iniciar sesión Registro

Login

Usuario
Password *
Recordarme

Crear una cuenta

Los campos marcados con un asterisco (*) son obligatorios.
Nombre
Usuario
Password *
Verificar password *
Email *
Verificar email *
Captcha *
Reload Captcha

Buscar

Redes y RSS

Suscripción e-mail

Recibe el Boletín Diario del Portal

E-mail:

Traducir

Política de cookies

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la navegación de sus usuarios y obtener información estadística. Saber más

Acepto

La policía griega maltrata y tortura a cuatro detenidos

Policía griegaEl 2 de febrero de 2013 la Policía griega detuvo a cuatro personas bajo la acusación de haber robado un banco en la ciudad de Kozani, en el noroeste de Grecia. Enseguida, los mass media se apresuraron a asociarlos con la organización de lucha armada Conspiración de Células del Fuego. Además, la Policía publicó los nombres y apellidos de los detenidos junto con fotos de ellos claramente retocadas. En estas fotos, a pesar del retoque, y sobre todo en otras que se publicaron en los mass media, los detenidos aparecen golpeados y torturados.

El texto que sigue es una breve información sobre lo acontecido, escrita y por solidarios el domingo 3 de febrero de 2013, después de contactar con los padres de uno de los detenidos torturados. El texto fue publicado en https://athens.indymedia.org.

Después de contactar con los padres del detenido Andreas-Dimitris Burtzukos informamos de lo siguiente:

El sábado 2 de febrero (tarde por la noche) todos los detenidos fueron trasladados a la Dirección General de la Policía en Atenas. El 3 de febrero por la mañana ha sido el primer día, después de negativas consecutivas de la Policía, que los padres (de los detenidos), comunicaron con sus hijos, lo mismo que los abogados de ellos. Se les dio 15 minutos de tiempo en el piso 12 de la Dirección General de la Policía.

En cuanto a Andreas-Dimitris Burtzukos, tenía una mano esposada con la silla en que estaba sentado durante estos 15 minutos. Nos informó de que en el centro de detención de Berea mientras estaba esposado con las manos atrás, le habían puesto una capucha en la cabeza, lo hicieron sentarse a rodillas y lo estuvieron pegando por cuatro horas en la cabeza, en la cara, en la barriga, y le arrancaron parte de su pelo. Esto fue realizado sin ninguna resistencia por su parte y se da por hecho que iba acompañado de amenazas, insultos y palabrotas vulgares. Las consecuencias de estas torturas han sido: hematuria, fuertes mareos, dolores de cabeza, edemas en toda su cara, hematomas en sus dos ojos, contusiones y magulladuras por todas partes. Sus padres informan que su rostro estaba irreconocible y su voz distorsionada por los golpes que había recibido en la mandíbula. También durante tres días estuvo bebiendo solamente agua embotellada, y se les prohibió a los padres facilitar alimentos envasados ​​y zumos a los detenidos.

Todo lo anterior no se hace público para presentar la victimización de los detenidos sino para resaltar (poner de relieve) las torturas y la violencia “legítima” violencia de los aparatos estatales. A pesar de todo esto, Andreas-Dimitris Burtzukos está fuerte, digno y mantiene la moral firme.

Fuerza a los detenidos.

Sobre cualquier novedad habrá actualizaciones.

El texto en griego, inglés, francés, alemán, italiano: aquí.

Denuncia de la madre de uno de los cuatro detenidos torturados por la Policía

Yo, Pantelía Vergopulou, médico en los Servicios de Asistencia Médica de Urgencia Pre-hospitalaria, siendo madre de Andreas-Dimitris Burtzukos, detenido el 1 de febrero de 2013 en Kozani por el caso del asalto de un banco en la localidad de Velvendós, y viendo una fotografía de la cara de mi hijo publicada en los medios de comunicación masiva, denuncio que está obviamente herido y maltratado en el rostro, en la cabeza y en los ojos.

A pesar de mis súplicas insistentes a los encargados de la Agencia de Seguridad Nacional de Kozani y a pesar de haber señalado que está recientemente operado en los ojos y existe el gran peligro del  desprendimiento de retina, las autoridades competentes le negaron el traslado a un hospital, así que fuera examinado y que fuera evaluada la situación de su estado de salud por un médico, así que se realizaran los exámenes de tomografía y análisis médicos (tomografía cerebral, evaluación oftalmológica, e.tc.) y que le proporcionara asistencia médica.

Se nos prohibió a nosotros, sus padres, y a su abogada, sra Annie Paparusu, cualquier contacto telefónico con él, violando derechos humanos fundamentales y poniendo en peligro su vida. Hoy 3 de febrero de 2013, y después de haberlo intentado reiteradas veces, me he puesto en contacto con mi hijo.

Me ha informado que, incluso durante el sueño y todos los días de su detención, ha estado esposado con manos atrás. Durante las primeras cuatro horas después de su detención lo obligaron a estar arrodillado y a llevar puesta una capucha. Con la capucha puesta y lo golpeaban en la cara, diciéndole, entre otros insultos y amenazas: “habéis llegado los atenienses a asaltar un banco. Os vamos a follar, nosotros los pueblerinos”. Esta es una pequeña muestra del odio con el que fueron tratados los arrestados. Mencionó que tiene hematuria, fuertes mareos, dolor de cabeza intenso (cefalalgia), somnolencia y fatiga.

Los mecanismos represivos en Grecia han copiado el modelo de las torturas de la cárcel de Guantánamo. Mi hijo, así como los demás detenidos, no fueron tratados como lo son otros detenidos por delitos del Código Penal, sino con un odio particular, porque es anarquista. Los torturadores, escondidos detrás de las capuchas, permanecen a salvo. ¿Hasta cuándo?

A continuación la madre de Andreas-Dimitris Burtzukos cita el artículo 137A del Código Penal sobre las torturas.

Fuente: http://verba-volant.info/
Tags: policíaGreciatorturadetenidos
Submit to DeliciousSubmit to FacebookSubmit to StumbleuponSubmit to TechnoratiSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn
1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 Rating 0.00 (0 Votes)

Comentarios

  • No se han encontrado comentarios
Por favor, acceda con sus datos para poder comentar