Tu cuenta

Iniciar sesión Registro

Login

Usuario
Password *
Recordarme

Crear una cuenta

Los campos marcados con un asterisco (*) son obligatorios.
Nombre
Usuario
Password *
Verificar password *
Email *
Verificar email *
Captcha *
Reload Captcha

Buscar

Redes y RSS

Suscripción e-mail

Recibe el Boletín Diario del Portal

E-mail:

Traducir

Política de cookies

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la navegación de sus usuarios y obtener información estadística. Saber más

Acepto

¿Quién fue Santiago Carrillo en vida?

CarrilloHa sido muy sintomática la reacción por doquier ante el deceso del ex secretario general del PCE. Los Reyes borbónicos han sido los primeros en acudir a su domicilio madrileño, después ha habido una riada de visitas y de escritos sobre su figura en los medios de comunicación. La inmensa mayoría de ellos laudatorios, desde aquellos que agasajaban su capacidad de consenso en la Transición (Zapatero, por ejemplo, o la Vicepresidenta del Gobierno del PP Soraya Sáenz de Santamaría) a los que recordaban al dirigente “comunista”.

Pues bien para nosotros/as se trata de un ejercicio enorme de mistificación engañadizo en el que se oculta quién era realmente Carrillo y qué ha representado. Tratemos de decir algunas verdades en el cúmulo inmenso de mentiras, medias verdades, ignorancias puras o a sabiendas. Carrillo era el dirigente de las Juventudes Socialistas en los años 30´, en un viaje a Moscú en 1936 (sí, está bien la fecha, el año 1936 es el año del primer Proceso de Moscú donde comienzan las primeras purgas de dirigentes históricos del Partido Bolchevique) se ve agasajado como huésped de honor e incluso tiene la cara dura a posteriori de decir en un documental del año 2009 que era “muy visible el entusiasmo revolucionario de masas” (recordemos el año 1936, el inicio de las purgas estalinistas, de los años del Gran Terror que dieron lugar a una orgía de asesinabilidad con millones de muertes). En Moscú devendrá estalinista, a su vuelta a Madrid unificará las Juventudes Socialistas con las comunistas dando nacimiento a las JSU que serán un apéndice del PCE en su labor de zapa contra la revolución de 1936. Carrillo será Comisario de Orden Público en el Madrid durante el año 1936, es el tiempo de Paracuellos pero también del inicio de una campaña contra el trotskysmo que culminará en el asalto de la sede del POUM en Madrid. Campaña protagonizada por Carrillo. Pero bueno Carrillo reconocía sin problemas “que cualquier comunista (estalinista) de los años 30´ habría matado a Trotsky”. Carrillo es protagonista como otros dirigentes estalinistas de la época en la difamación, vejación y linchamiento que preparó la matanza de cientos de revolucionarias/os en la España de 1936, militantes del POUM, de la CNT…, como Andreu Nin, Camilo Berneri, Kurt Landau… Siguiendo las máximas de Dolores Ibarruri, “la Pasionaria”: “Es preferible condenar a cien inocentes que absolver a un solo culpable”. Pero el mismo Carrillo escribía en un artículo del “órgano teórico” del PCE Nuestra Bandera, en 1945, titulado Hay que combatir implacablemente a los agentes fascistas del POUM: “Hay que cerrarles el paso a los trotskystas, hay que combatirles y atacarles allí donde estén, no porque sean enemigos de los comunistas, sino porque son una agencia del fascismo y su misión es sembrar la división y la confusión en el campo antifascista”. Es decir hay que exterminar a decenas de miles de revolucionarios, como hicieron los estalinistas de la época.

El estalinismo era una máquina movida por estalinistas. No había estalinismo sin dirigentes estalinistas. Carrillo era uno de ellos, uno de sus máximos protagonistas en España. A posteriori es increíble la inmoralidad con la que él mismo se ha quitado cualquier responsabilidad. Como si fuese inevitable haber sido estalinista. Como si él no supiese nada de los crímenes del estalinismo. Por supuesto que los conocía, los conocía porque él fue protagonista de numerosos de ellos. Y no sólo contra revolucionarios auténticos (que los había como prueba moral irrefutable de que se podía elegir una búsqueda revolucionaria y de liberación contra el totalitarismo burocrático) sino contra muchos miembros del PCE que fueron purgados y/o asesinados durante el terrible mandato carrillista: desde el fundador del PCE Gabriel León Trilla (asesinado por orden de Carrillo como denunció Jorge Semprún, en un descampado de San Blas en los años 40´), a algunos cabecillas de los maquis, a dirigentes del PCE en España como Quiñones y Monzón, a Jesús Abad que fue internado en un psiquiátrico moscovita cuando denunció a Carrillo al PCUS… Carrillo fue un alto funcionario político de la maquinaria estalinista, además para parafrasear a Vassili Grossman: “Fue de esos que no tuvieron ni siquiera la oportunidad de comportarse vilmente durante los interrogatorios, ya que no les interrogaron”, fue amigo de sátrapas de la talla de Kim Il Sung o Ceaucescu, países que visitaba por motivos de trabajo o por vacaciones.

Por otro lado está su ensalzamiento democrático, como padre de la constitución y del consenso, summum de las virtudes de la Transición (a propósito ahora que nos recuerdan la amistad de Juan Carlos de Borbón con él, no hay que olvidar la labor de Celestina que llevó a cabo Ceaucescu como estafeta del correo del Monarca al Secretario General español). Frente a estos, muchos “izquierdistas” braman en alaridos: traición, ¡Carrillo traidor! Luces y sombras nos dicen (desde “izquierdistas” autónomos a dirigentes del PCE actual). Obviamente hay diferencias entre el Carrillo de los años 30´ y el de la Transición pero hay un denso hilo contrarrevolucionario que une a ambos.

Desde la política del Frente Popular al eurocomunismo. Y es lo que no se quiere ver. El PCE en los años 30´ fue la columna decisiva para el fracaso de la revolución española y permitir la restauración burguesa en el Estado republicado con el gobierno de Negrín. Del mismo modo el PCE tuvo un rol fundamental en la Transición de cara a la integración del movimiento obrero en un régimen democrático y burgués, cuyos frutos amargos se sienten con cada vez más fuerza en esta época de decadencia irreversible y de ataques siempre más virulentos a las exigencias de la gente común.

Políticos de toda corte e índole, monárquicos y republicanos, peperos y comunistas unidos en una “sagrada familia” para visitar el féretro de Carrillo. Es importante elegir los puntos de referencia propios del pasado. Carrillo es un punto de referencia de ellos(de toda suerte de opresores) no de aquellas/os que buscamos una liberación humana auténtica e integral.

Jorge Herrero
Fuente: http://www.socialismolibertario.org/index.php/2012/09/iquien-fue-santiago-carrillo-en-vida
Submit to DeliciousSubmit to FacebookSubmit to StumbleuponSubmit to TechnoratiSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn
1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 Rating 0.00 (0 Votes)

Comentarios

  • No se han encontrado comentarios
Por favor, acceda con sus datos para poder comentar