Tu cuenta

Iniciar sesión Registro

Login

Usuario
Password *
Recordarme

Crear una cuenta

Los campos marcados con un asterisco (*) son obligatorios.
Nombre
Usuario
Password *
Verificar password *
Email *
Verificar email *
Captcha *
Reload Captcha

Buscar

Redes y RSS

Facebook Twitter

 RSS

Suscripción e-mail

Recibe el Boletín Diario del Portal

E-mail:

Traducir

Política de cookies

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la navegación de sus usuarios y obtener información estadística. Saber más

Acepto

Cumbre de las Américas - Pronunciamiento desde Perú

"Cumbre de las Américas

El progreso destruye

envenena, desaloja y

mata flora y fauna"

decía la banderola. Faltó colocar "manipula", en referencia a la aplicación de la bio-nano-tecnología como arma más sofisticada en lo que el progreso ha encontrado su cúspide.

Mucho se habla de progreso y falso progreso, cual si fuesen distintos, contrarios y algo por el cual rescatar o reformar. Nosotras no lo creemos así. Ratificamos que el progreso es uno solo, y es devastador. El progreso es una de las armas ideológicas de la dominación.

Así mismo se ha hecho una modalidad que cada vez que haya una cumbre, salga una “anticumbre”. Y otra vez al igual que al progreso, se le ve como si fueran disntintos, contrarios y algo por el cual rescatar o reformar. Es otra vez el juego del sistema entre la derecha y la izquierda, ambos hambrientos por obtener el Poder, ambos hambrientos de economía y que la megamáquina socioindustrial se siga moviendo y destruyendo zonas ya tomadas por las industrias y el capitalismo y lo que aún falta por secuestrar y explotar. Lo quieren controlar y dominar todo, y a quienes habitan dentro de esas zonas, sean de la especie que sean/seamos.

No caemos en su juego, cumbre y anticumbre son parte de lo mismo. Uno fomenta una supuesta sostenibilidad (la cumbre), y la otra (la “anticumbre” – cumbre de los pueblos) añade inclusión de las ganancias obtenidas por la explotación de los que llaman “recursos” (biodiversidad: flora, fauna, microorganismos, elementos y ecosistemas) hacia los bolsillos de la población. ¿Cuál es la revolución entonces?. Una “revolución” así, a costa de otrxs, no la queremos ni la necesitamos. Por el contrario, por más incómodo que sea para muchxs, la criticamos, la repudiamos y la atacamos.

La libertad tiene que ser total, y no solo para un grupo privilegiado por condición de clase (burgués o proletario), especie, sexo, edad, “inteligencia”, sintiencia, ...

Desde luego cuando hablamos de fauna, incluímos nuestra especie y a microorganismos. No considerarnos animales, es aún mantener esos sentimientos de inferioridad al respecto, y eso es lo que ha impulsado al antropocentrismo al querer mantener nuestra especie por encima de todo y de todxs.

Suena ya ridículo y hasta pedante el querer hacer entender que para salvarnos, se necesita salvar la economía. La economía a pesar de no ser el único motor de la dominación, es parte de dicha lógica también. Creer que la economía nos salvará, es similar a creer a que algún gobierno o industria o tecnología lo hará. La economía nos reduce a números, a billetes y monedas física y virtuales; y futuramente solo virtuales (bitcoin es parte de ese juego, por más “revolucionario” que parezca y que se difunda erróneamente por ahí).

¿Corrupción?. Otra vez ese juego de “gobierno bueno gobierno malo”, “empresa buena empresa mala”, que nos distrae del asunto principal que es el de no dejarnos gobernar. Total ¿queremos libertad o no, o qué entendemos por libertad entonces?. Ni dejarnos gobernar ni gobernar a nadie: ni física, mental ni sentimentalmente.

Es cierto que una banderola no lo es todo, tampoco lo es cualquier acción de cualquier tipo o intensidad. Todo lo sincero suma, fortalece, destruye lo que nos destruye, construye y cambia de clima... como aquella marea originada por alguna delicada pizca de algún viento que de a pocos termina siendo un tsunami.

*La banderola se instaló en un puente peatonal entre 2 grandes símbolos edificados de lo que ha hecho el Progreso en esta ciudad antropocéntrica como todas. Nos referimos a Plaza de Acho, cuya edificación consta de una historia de 252 años. Lugar donde no solo ha servido de campo de exterminio de toros, sino también de caballos, yeguas, leones, perrxs, osos y demás especies que fueron llevadas a la fuerza a su ruedo 2 veces renovado y ampliado. Sumado a esas especies, las que llevaron dentro cuando instalaron circos en principios de los 1900. La otra edificación, es la carretera Vía Parque Rímac, una carretera construída paralela a la Vía Evitamiento y por encima y debajo del Río Rimac. Río y biota manipulada al antojo total de empresarios y funcionarias del estado y municipios para construir su enorme brazo progresista que atraviesa varios distritos para hacerle el recorrido más rápido a empresarias y quienes acepten pagar los pejaes para hacer uso de su recorrido. Recorrido que usa el bloqueo visual en zonas “feas” con rejillas pintadas y sin bloqueo visual en zonas “a admirar” donde un juego azaroso de monocultivos de césped colocado por metros cuadrados usados como estética y lugar de prapagandeo capitalista y estatista en sus plantas de colores estratégicamente instaladas. Otro prospecto de “Smart City”. Este proyecto casi ya culminado costó vidas de animales que habitan las ciudades incluída la nuestra, no solo fueron desalojadas asociaciones de viviendas humanas, sino también gatxs que encontraban refugio y comida en las orillas del río rímac. En varias de las demoliciones forzadas de casas, se aplastó gatxs sea por sus máquinas tractores o por los muros que estas destruían. Nuestro repudio siempre será ante eso que hay detrás de cada obra o megaproyecto que habitantes de nuestra especie a gritos claman a sus autoridades elegidas por elles a cumplir de acuerdo a promesas que hicieron en campañas electorales. Esas vidas arrebatadas, esos desalojos, esas destrucciones con escavadoras a la vegetación en algunas zonas de las orillas de aquel río, esas ratoncillos que también encontraron refugio y comida en esas aguas que arrastran el desperdicio minero de empresas que laboran en el centro del país, a solo horas de esta ciudad. Sumado al desperdicio que se vierten dentro de las mismas ciudades. Concluímos firmemente que ninguna obra o industria del color que sea del inversora que sea de ninguna manera es sostenible con el planeta, sus elementos y habitantes. *

Algunas reflexiones de une Ave que no dejará de cagar en el gris de este terreno asfaltado llamado ciudad y nombrado Lima. Nos están matando, pero estamos dando lucha, no nos iremos solas.

Submit to DeliciousSubmit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to StumbleuponSubmit to TechnoratiSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn
1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 Rating 0.00 (0 Votes)

Comentarios

  • No se han encontrado comentarios
Por favor, acceda con sus datos para poder comentar