Tu cuenta

Iniciar sesión Registro

Login

Usuario
Password *
Recordarme

Crear una cuenta

Los campos marcados con un asterisco (*) son obligatorios.
Nombre
Usuario
Password *
Verificar password *
Email *
Verificar email *
Captcha *
Reload Captcha

Buscar

Redes y RSS

Facebook Twitter

 RSS

Suscripción e-mail

Recibe el Boletín Diario del Portal

E-mail:

Traducir

Política de cookies

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la navegación de sus usuarios y obtener información estadística. Saber más

Acepto

Capitalismo de estado a todo tren

CapitalismoEn 2007-2008 estalló la crisis financiera mundial con gravísimas consecuencias de índole social, económica, política y militar entre otras. En esas fechas el capitalismo se desplomó completamente con la quiebra, y en algunos casos desaparición, de infinidad de bancos y grandes empresas. Sin embargo, fueron los Estados los que salieron al rescate del capitalismo al reflotarlo con multimillonarias inyecciones de dinero en forma de préstamos, subvenciones, avales, etc..., que fueron directamente a parar a las grandes empresas y bancos afectados. En la práctica la economía fue estatizada en su mayor parte a través de sucesivas nacionalizaciones, y por medio de un creciente intervencionismo económico de las diferentes empresas y agencias reguladoras estatales, lo que en la práctica significó la transición hacia un capitalismo de Estado.

El rescate económico y financiero del capitalismo por los Estados dejó boquiabiertos a muchos que no llegaban a comprender, y mucho menos a explicar coherentemente, dentro de sus averiados esquemas políticos e ideológicos por qué el Estado, con todos sus recursos, reflotaba a empresas y bancos que estaban en la quiebra. Las razones son muy obvias, a pesar de que toda la propaganda se empeña en presentar los hechos de forma tergiversada. El sistema económico capitalista es tremendamente funcional para los intereses estratégicos del Estado al proveerle de ingentes ingresos vía impuestos, pues toda la actividad económica que genera a través de la plusvalía, el comercio y la monetización del conjunto de las relaciones sociales constituyen la base económica que provee al Estado de los recursos para costear sus instrumentos de dominación, y con ello poder competir con otros Estados por mayores cotas de poder en la esfera internacional. Prueba de esto es que un tercio de los beneficios de las grandes corporaciones van a las arcas del Estado, lo que explica que le interese que las empresas tengan las mayores ganancias posibles. Asimismo, en el caso concreto de España nos encontramos con que el pinchazo de la burbuja inmobiliaria desencadenó una fortísima caída en los ingresos del Estado, pues la actividad económica que producía este sector al que estaban vinculados, a su vez, otros sectores auxiliares proveía de importantes ingresos al ente estatal. El capitalismo lejos de debilitar al Estado lo refuerza económica y financieramente, de tal forma que el Estado se sirve del capitalismo para conseguir sus propios intereses.

La hipertrofia estatal es un hecho desde el momento en el que el Estado español constituye la mayor corporación con más de 3 millones de asalariados a su cargo, lo que supone casi el 20% de la población activa. Pero esta hipertrofia se ve agravada por el hecho de que el sector estatal es por definición improductivo y despilfarrador de recursos, lo que exige nuevos y mayores impuestos para su mantenimiento. Debido a esto el Estado, vía impuestos directos e indirectos, acapara el 45% del PIB, más que ninguna otra empresa, lo que nos da una imagen muy clara acerca de dónde reside realmente el poder económico. Por otro lado es importante destacar que, al menos en el caso del Estado español, la mayor parte de sus ingresos provienen de las cotizaciones realizadas por los trabajadores a la Seguridad Social, de la que recauda unos ingresos que constituyen el 47% de sus presupuestos. Esto es lo que explica que el Estado esté tan interesado en reimpulsar el capitalismo mediante inyecciones de dinero a gran escala en empresas y bancos, pues el Estado se queda en torno a un 40% del total del sueldo bruto de cada trabajador. Así, cuanta mayor sea la actividad económica dentro de un sistema en el que su principio rector es la búsqueda del máximo beneficio particular, mayores serán los ingresos del Estado derivados de las plusvalías de los trabajadores, de los beneficios de las empresas y del trasiego de mercancías que produce el propio comercio.

Además de todo lo anterior hay que apuntar que los mercados, tras un período de liberalización, demostraron ser irracionales, lo que exigió la consiguiente intervención estatal para restablecer el capitalismo que ya en 2008 se había desmoronado. En este sentido es muy significativa la siguiente declaración de la que fuera vicepresidenta del gobierno del PSOE Mª Teresa Fernández de la Vega: “la mano invisible del mercado necesita la mano visible del Estado”. Esto viene a probar una vez más que no es posible un capitalismo sin subsidios y sin asistencia estatal, pues como los hechos han demostrado el Estado es mucho más estable al disponer de muchísimos más recursos que cualquier multinacional que, como hemos visto, son débiles y susceptibles de ser barridas por alguno de los ciclos del capitalismo. Sin subvenciones, sin determinadas regulaciones fiscales, en definitiva, sin la acción ordenadora, en tanto que reguladora, y directora del Estado en la economía el capitalismo no es viable, como tampoco la empresa capitalista. Son ilustrativas las partidas presupuestarias anuales destinadas a subvencionar la empresa privada con fondos estatales, y que todos los años se ven reflejadas en el BOE y en los demás boletines oficiales de las comunidades autónomas, lo que expresa con meridiana claridad no sólo los intereses estratégicos del Estado en el ámbito económico para su control y dirección, sino el simple y mero hecho de que la mayoría de esas empresas receptoras de subsidios no serían viables sin ellos.

En cuanto el funcionamiento contradictorio del capitalismo pone en peligro el sistema económico y social que le es inherente, y con ello deja de servir a los intereses estratégicos del Estado, es cuando este último interviene directamente, tal y como hemos observado los últimos años, con la ampliación de su poder a escala colosal en el conjunto de la economía a través de sucesivas nacionalizaciones de empresas y bancos, por medio de nuevas leyes, normas y reglamentos reguladores, así como diferentes protocolos de supervisión y control de las multinacionales y entidades financieras. Pero esta hiperextensión del Estado tiene una factura muy grande que se la pasa a los ciudadanos mediante nuevos y mayores impuestos, al mismo tiempo que se llevan a cabo recortes en los presupuestos y reformas laborales que devalúan la mano de obra.

La socialdemocracia y la izquierda subvencionada sostienen un discurso político totalmente irrealista al abogar por un incremento de los impuestos sobre las empresas y bancos, todos o la inmensa mayoría de ellos en quiebra de no ser por la ayuda estatal. Naturalmente este tipo de propuestas se inscriben en el contexto ideológico de quienes consideran que el Estado, este Estado capitalista, desempeña una función salvífica como redentor de la sociedad frente a las empresas, los bancos y en general el Capital. Todo ello parte de la ingenua, y por lo demás falsa, idea de que el Estado, de manera completamente altruista, renuncia a sus propios intereses para salvaguardar los del conjunto de la sociedad, lo cual es posible, siempre según ellos, mediante otro tipo de gestión de sus instituciones que anteponga esos intereses frente a los del gran Capital.

Pero la realidad es muy tozuda al negar todo lo anterior en la medida en que el Estado es un ente político anterior al capitalismo, que se sirve a sí mismo antes que nada tal y como históricamente queda demostrado en su obrar. De esta manera es imposible otra gestión distinta de la que los sucesivos gobiernos de derechas e izquierdas vienen realizando en el contexto general de la crisis, y prueba de ello es que en Andalucía la izquierda gobernante está aplicando recortes y medidas semejantes a las que el gobierno central, de derechas, lleva a cabo. Pero esto también es extensible a Asturias como un ejemplo más de esta realidad. Lo cierto es que la lógica que impone la razón de Estado obedece a sus intereses definidos en términos de poder, los cuales prevalecen por encima de cualquier gobierno de derechas o de izquierdas.

El elevado tamaño del Estado hay que pagarlo, y cuando el capitalismo ha naufragado y el Estado lo ha ido a rescatar la factura se hace todavía mayor en la forma de más impuestos a cambio de menos. El Ministerio de Hacienda, la Agencia Tributaria, el Banco de España (de capital estatal y con amplios poderes de supervisión y regulación aunque supeditado al BCE), el ICO con participación en multitud de empresas del capitalismo privado, la Comisión Nacional del Mercado de Valores, la Comisión Nacional de la Competencia, el FROB, y tantos otros organismos estatales son los que ejercen el poder real sobre la economía con sus regulaciones, supervisiones y toda clase de normativas que hacen de ella un instrumento al servicio del poder de poderes encarnado por el Estado. El capitalismo es de Estado porque sin él no puede existir ni sobrevivir, lo que le permite profundizar su dominio sobre las personas.

Pero el poder económico del Estado no sólo ha aumentado a nivel interno con un control sobre las personas nunca antes conocido, sino que a nivel internacional su presencia se ha hecho todavía mayor a través de un creciente y cada vez más virulento imperialismo en el que las instituciones supranacionales, lejos de ser organismos neutrales, son su más viva expresión al operar como instrumentos al servicio de los intereses estratégicos de estas potencias. Así comprobamos cómo la UE, el BCE, etc., son herramientas del imperialismo del gobierno alemán para la consecución de mayores cotas poder en la esfera internacional con la extensión de su influencia a lo largo del continente europeo y del mundo. La pertenencia del Estado español a estas instituciones es lo que ha facilitado que en la actualidad esté directamente supeditado, política y económicamente, a las directrices del gobierno alemán al ser los principales bancos alemanes, ahora de propiedad estatal tras la inyección de más de 500.000 millones de euros gubernamentales, los mayores tenedores de deuda soberana española. Vemos cómo el imperialismo es la máxima expresión del poder estatal al adquirir unas dimensiones colosales a través de las instituciones supranacionales, con lo que dicho poder ya no sólo se ejerce sobre los nacionales propios sino también sobre otros pueblos a los que se vampiriza, subyuga y desintegra al modo de cómo ocurre en Grecia. Por esta razón hablar hoy de desregulaciones, retroceso del Estado, de liberalización económica, etc., carece de completo sentido cuando los hechos demuestran que estamos completamente inmersos en un proceso de capitalismo de Estado a todo tren.

Esteban Vidal
Submit to DeliciousSubmit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to StumbleuponSubmit to TechnoratiSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn
1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 Rating 0.00 (0 Votes)

Comentarios

  • No se han encontrado comentarios
Por favor, acceda con sus datos para poder comentar