Tu cuenta

Iniciar sesión Registro

Login

Usuario
Password *
Recordarme

Crear una cuenta

Los campos marcados con un asterisco (*) son obligatorios.
Nombre
Usuario
Password *
Verificar password *
Email *
Verificar email *
Captcha *
Reload Captcha

Buscar

Redes y RSS

Facebook Twitter

 RSS

Suscripción e-mail

Recibe el Boletín Diario del Portal

E-mail:

Traducir

Política de cookies

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la navegación de sus usuarios y obtener información estadística. Saber más

Acepto

[Libro] Los anarquistas: La teoría - Irving Louis Horowitz

Desde los comienzos históricos del «anarquismo» hay una ambigüedad lingüística en el significado de este término. Una ambigüedad que no es exclusivamente un fallo del idioma, sino que es consecuencia de las reivindicaciones y corrientes encontradas que necesariamente abruman a un movimiento social dedicado a la «propaganda por la acción» y, simultáneamente, a la «liberación científica del mito político». Los anarquistas son teóricos y terroristas, moralistas e inconformistas, y sobre todo, políticos y antipolíticos.

Si examinamos la cuestión desde un punto de vista puramente definitorio, encontramos que el concepto de la ANARQUÍA suscita dos visiones opuestas. Se refiere, por una parte, a una situación negativa, a una situación de desgobierno o desorden, fuera de control o incontrolable. Los sociólogos dirían que existe un estado de ANARQUÍA cuando se produce un acontecimiento desestructurado o carente de normas, tal como el comportamiento espontáneo de una multitud. Estas connotaciones negativas del anarquismo han penetrado en la literatura científica en no menor medida que en la literatura popular. No obstante, hay también una noción popular positiva de la ANARQUÍA como rebelión consciente. Lo que esta noción implica es una visión de la ANARQUÍA como «des-desgobierno» porque los sistemas de normas formales de gobierno son innecesarios para gobernar a los hombres normales. El fenómeno del altruismo, del propio sacrificio de las ambiciones personales, indica que el comportamiento espontáneo no es un sinónimo de comportamiento irracional. Nos vemos, pues, frente a un concepto negativo de la ANARQUÍA como estado de rebeldía en contraste con una visión positiva de la ANARQUÍA como reconocimiento del carácter superfluo de las normas de gobierno.../...

Descargar Libro [PDF]

http://kcl.edicionesanarquistas.net/

Submit to DeliciousSubmit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to StumbleuponSubmit to TechnoratiSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn
1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 Rating 0.00 (0 Votes)

Comentarios

  • No se han encontrado comentarios
Añadir comentarios