Tu cuenta

Iniciar sesión Registro

Login

Usuario
Password *
Recordarme

Crear una cuenta

Los campos marcados con un asterisco (*) son obligatorios.
Nombre
Usuario
Password *
Verificar password *
Email *
Verificar email *
Captcha *
Reload Captcha

Buscar

Redes y RSS

Facebook Twitter

 RSS

Suscripción e-mail

Recibe el Boletín Diario del Portal

E-mail:

Traducir

Política de cookies

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la navegación de sus usuarios y obtener información estadística. Saber más

Acepto

El panóptico universal

Creo firmemente que esta apoplejía (inmovilismo) social que padecemos desde hace una década no se podría sostener (en parte) sin que el sistema de dominación al que estamos adheridos no nos mantuviera constantemente en un estado de letargo debido a los narcóticos espirituales que nos ofrece a través de Internet; como la música, el cine o los videojuegos entre otros entretenimientos y diversiones.

Internet funciona como el gran panóptico universal donde todos somos inspeccionados de forma permanente. La vigilancia constituye la auto-vigilancia. El gran invento del siglo y quizá de todos los tiempos se funda en el control y la manipulación de la conducta. La conjunción individuo-máquina adquiere otra dimensión con Internet y abre una vía para un nuevo entendimiento de la vida en el hombre moderno. Internet hace del hombre un ser predecible al adquirir atributos de la máquina. El hombre se parece cada vez más a la máquina.

La interacción permanente con la máquina nos hace dependientes de ésta. Pasamos a ser sus esclavos. Las formas de evasión debidas a la monotonía y al aburrimiento inducidos (por el sistema) y auto-inducidos son cada vez más, canalizadas por el entretenimiento e Internet. El individuo está cansado de la sociedad y ésta de aquel. El nivel de tolerancia cada vez es menor, es decir, a medida que pasa el tiempo se nos hace más difícil soportarnos. Internet ofrece una vía aséptica en la que estamos a gusto con nosotros mismos.

El incremento del paro provoca todo tipo de estados patológicos, desde neurosis hasta depresión que deben ser tratados o con fármacos (drogas legales) o con otro tipo de substancias que equilibren nuestro estado emocional.

La Red actúa también como una droga que nos proporciona estabilidad, por lo tanto nos acaba sumergiendo en un estado catatónico de difícil solución si no hay más interacción con el prójimo. La cura debería ser la relación, pero una relación sana en toda su dimensión.

https://matapuces.blogspot.com.es/

Submit to DeliciousSubmit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to StumbleuponSubmit to TechnoratiSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn
1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 Rating 0.00 (0 Votes)

Comentarios

  • No se han encontrado comentarios
Añadir comentarios