Tu cuenta

Iniciar sesión Registro

Login

Usuario
Password *
Recordarme

Crear una cuenta

Los campos marcados con un asterisco (*) son obligatorios.
Nombre
Usuario
Password *
Verificar password *
Email *
Verificar email *
Captcha *
Reload Captcha

Buscar

Redes y RSS

Facebook Twitter

 RSS

Suscripción e-mail

Recibe el Boletín Diario del Portal

E-mail:

Traducir

Política de cookies

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la navegación de sus usuarios y obtener información estadística. Saber más

Acepto

El mito del veganismo

“El veganismo es una filosofía de vida que excluye todas las formas de explotación y crueldad hacia el reino animal e incluye una reverencia por la vida. En la práctica se aplica siguiendo una dieta vegetariana pura y anima el uso de alternativas para todas las materias derivadas parcial o totalmente de animales”

Donald Watson, miembro fundador de la Vegan Society (Sociedad Vegana).

Este pequeño texto no cuestionará la irracionalidad de las ideas y valores (2) de la filosofía vegana. En esta ocasión demostraremos que el veganismo es un mito en la Sociedad Tecnoindustrial y cómo es un estorbo para entender y actuar por la verdadera Liberación Animal (3).

El veganismo es un mito. Nada, ni nadie, es vegano dentro de la moderna Sociedad Tecnoindustrial. Sin embargo, son muchos los ingenuos que se creen este mito, creen que sus alimentos, vestimenta, calzado, productos de higiene y belleza, aparatos tecnológicos, libros, música, bicis… y toda la basura industrial que consumen compulsivamente, es según “vegana”. Pero en realidad esto no es así. Toda esa basura industrial denominada “vegana”, no podrá contener materias de animales no humanos, vale, pero sí contienen, o mejor dicho, sí colaboran con la explotación animal, humana y no.

Entonces, si retomamos nuestra definición anterior de veganismo, “…una filosofía de vida que excluye toda forma de explotación y crueldad hacia el reino animal…”, es evidente que no se es coherente con la filosofía, porque se colabora con la explotación sistemática del reino animal, así que, el veganismo es un mito. Los autodenominados “veganos” son muy ingenuos al no analizar, cuestionar y entender el funcionamiento de la compleja realidad, y del gran y complejo Sistema social en el que vivimos. Todo alimento o producto que provenga de la moderna Sociedad Tecnoindustrial, no está libre de colaborar con la explotación y domesticación sistemática del reino animal y ambiental. Las semillas, frutas y verduras que produce y distribuye la moderna Sociedad Tecnoindustrial, no son veganas, ya que la moderna agricultura industrial necesita:

A) Deforestar grandes extensiones de tierra fértil para aprovechar la fertilidad de ese suelo y convertirlo en un campo de cultivo. Deforestar significa; destruir el ecosistema que ocupaba ese suelo. Se debe talar, o incendiar la vegetación de ese ecosistema. Después, se necesita asesinar, capturar, domesticar, desplazar o hasta extinguir, a las diferentes especies de animales de ese ecosistema. Esto aniquila todas las complejísimas relaciones e interacciones que mantenía ese ecosistema en sí mismo (ecosistema y habitantes), y la relación que ese ecosistema mantenía con otros ecosistemas, y con el planeta en general.

B) Ya que se tiene el campo de cultivo listo, se necesitan a los campesinos que trabajarán la tierra, se necesitan sus herramientas (máquinas o animales no humanos de trabajo), se necesitan las semillas (autóctonas o transgénicas) que se sembrarán, se necesita el abono (natural o industrial), se necesitan los insecticidas (naturales o industriales), se necesita el agua de riego, etc… Y una vez obtenida la cosecha se vende a los intermediarios, ellos la transportarán, almacenarán y distribuirán, hasta que por fin esa semilla, fruta o verdura, llega al establecimiento comercial en donde los “veganos” las comprarán.

Entonces, para poder realizar todo este proceso, es necesario utilizar la gran y compleja división del trabajo de la moderna Sociedad Tecnológica, y en todas estas grandes y complejas relaciones existe explotación y domesticación sistemática del reino animal y ambiental. Algunos “veganos” podrán argumentar en su defensa que las semillas, frutas y verduras que consumen, no son de origen industrial, sino de un huerto orgánico, vale, pero si ese huerto utiliza tecnología moderna para la producción, almacenaje y distribución de sus alimentos, y si para poder adquirirlos hay circulación de dinero, inevitablemente se sigue colaborando con las dinámicas de explotación y domesticación sistemática, animal y ecológica. Tal vez, las semillas, frutas y verduras realmente veganas, son las que cosecharía uno mismo con técnicas como; la permacultura o la jardinería orgánica, y con el uso de herramientas o tecnología sencilla. Ya que solamente así, se dejaría de depender del Sistema Tecnoindustrial, y se renunciaría a sus mecanismos de poder, control, domesticación y explotación sistemáticos, pero la mayoría de los autodenominados “veganos” no siembran su propio alimento.

Los autodenominados “veganos” dependen de la moderna Sociedad Tecnoindustrial para poder llevar a cabo su dieta. En la Naturaleza Salvaje ningún animal determina de qué manera se alimentará, esto en gran medida lo determina el entorno natural en donde se desarrolla. La dieta omnívora de los animales humanos no ha sido una elección, sino una necesidad de supervivencia, un requisito para poder sobrevivir en distintos entornos, comer lo que haya, lo que se pueda comer. El organismo humano no es especialista, es oportunista, y su dieta omnívora lo demuestra. El animal humano domesticado en su jaula civilizada, sí es capaz de decidir cómo alimentarse (dieta vegetariana, vegana, frugívora o carnívora), pero para que esto sea posible necesita colaborar y mantener su condición de animal humano domesticado al servicio del progreso del Sistema Tecnológico.

Ningún vegetariano, vegano o frugívoro, sobreviviría como el animal humano realmente libre que debería ser, en el entorno donde debería desarrollarse (Naturaleza Salvaje), con ese tipo de dieta.

La mayoría de los autodenominados “veganos”, tal vez, no se consideran a sí mismos como lo que realmente son: animales humanos. Y también es muy cierto que los que luchan por la “Liberación Animal”, no luchan por su propia Libertad Individual Salvaje, no cuestionan para nada su propia condición de animales humanos domesticados. Si las semillas, frutas y verduras que nos ofrece la moderna Sociedad Tecnoindustrial no son veganas, mucho menos sus demás productos nocivos de origen industrial: vestimenta, calzado, productos de higiene y belleza, libros, música, bicis… Un análisis similar podría ser aplicado a los productos engañosamente llamados “verdes” o “ecológicos”. Ningún producto proveniente de la moderna Sociedad Tecnoindustrial es vegano, y mucho menos ecológico.

Los autodenominados “veganos” podrán seguir engañando, y engañándose a sí mismos, podrán seguir dependiendo del Sistema de domesticación y explotación sistemática. Podrán seguir denunciando las condiciones de esclavitud de los animales no humanos, sin ver ni denunciar su propia condición de animales humanos domesticados al servicio del Progreso Tecnológico. Ven las jaulas de los demás animales, pero son tan ciegos para ver la moderna jaula civilizada en la que vivimos. Podrán seguir luchando inútilmente por la “Liberación Animal”, sin luchar primero por su propia Libertad Individual Salvaje. Es bastante gracioso como un animal domesticado pretende liberar a otros animales. Podrán seguir defendiendo y promoviendo las ideas y valores del Sistema Tecnológico (izquierdismo), buscando así solo mejorarlo con sus inútiles reformas, y no destruirlo definitivamente. Podrán seguir consumiendo compulsivamente sus productos, o alimentos nocivos industriales supuestamente veganos.

Todo esto, solo engañará y tranquilizará de alguna manera su consciencia, pero en realidad no hará nada por intentar atacar a la domesticación y explotación sistemática del reino animal. Ni mucho menos hará nada en contra de la domesticación, devastación y artificialización sistemática de la Naturaleza Salvaje. Frente al irracional fraude que resulta la teoría y la práctica vegana, nosotros hemos decidido: renunciar al consumo innecesario, reutilizar los materiales ya producidos y dejar de depender del Sistema Tecnológico, desarrollando nuestra propia forma de vida autosuficiente, lejos de los valores de la jaula civilizada y lo más cerca de nuestra Libertad Individual y la Naturaleza Salvaje.

Por la verdadera Liberación Animal
Fuego a las jaulas, fuego a la Civilización
Revolución Feral
Primavera 2013
 
Notas:
 
(1) Esas ideas y valores a los que nos referimos, son: animalismo sentimentalista, anti especismo, biocentrismo, hedonismo, la religión, el izquierdismo, la supuesta naturalidad del vegetarianismo en los animales humanos, ecología social, misantropía etc.

(2) Cuando hablamos de veganismo en este texto, lo hacemos refiriéndonos a todas sus “diferentes” vertientes, desde el “veganismo burgués”, hasta el llamado “anarcoveganismo”. Y desde el movimiento por la “Liberación Animal” reformista, hasta el movimiento por la “Liberación Animal” abolicionista o radical (ALF Animal Liberatión Front – FLA Frente de Liberación Animal). Los activistas del ALF-FLA podrán argumentar que ellos no son reformistas porque son de acción, pero la verdad es que son idénticos a quienes conforman el movimiento por la “Liberación Animal” reformista que tanto critican. Son reformistas por defender y promover los mismos valores del Sistema Tecnológico (izquierdismo), ellos no buscan destruir al Sistema Tecnológico, solo pretenden mejorarlo, y lo peor es que no son conscientes de ello.

(3) Por Liberación Animal nosotros entendemos: Animales humanos y no, que desarrollan su vida en Libertad, en su habitad Natural y Salvaje.
 
Extraido de: https://mataromorir.espivblogs.net/2015/01/30/el-mito-del-veganismo/ 
 
Fuente: http://exnihilodistribuidora.blogspot.com.es/2015/10/el-mito-del-veganismo.html
Submit to DeliciousSubmit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to StumbleuponSubmit to TechnoratiSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn
1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 Rating 4.00 (11 Votes)

Comentarios (10)

  • Buenas!
    Estoy de acuerdo con la cuestión principal que se trata en el texto: el veganismo es un mito, no podemos ser realmente veganos colaborando con la explotación humana, cosa que hacemos con el simple hecho de vivir en este Sistema; sin embargo, discrepo en algunas cosas.

    Respecto al punto "A", quiero decir que eliminando el consumo de carne de nuestras dietas, precisamente se conseguiría que la tala de árboles se viera reducida. Es cierto que para cultivar en un sitio hay que deshacerse de lo que pueda impedirlo, sin embargo, nos ahorraríamos el tener que deforestar espacios aun más amplios, como se hace actualmente, destinados a cultivar lo que damos de comer al ganado en las granjas intensivas.

    Con el tema de la dieta no sé qué decir, la verdad, no puedo afirmar que seamos frugívoros o herbívoros, pero tampoco puedo afirmar que seamos omnívoros.

    Continuo en el siguiente comentario

  • Tiro más hacia la opción de que seamos omnívoros, pero son muchos los debates acerca de esto, y hasta que no vea hechos factibles que demuestren para qué tipo de dieta la naturaleza nos ha hecho realmente, creo que no debemos afirmar nada.

    Lo que sí sé es que se puede vivir sano con una dieta que no contenga ningún producto de origen animal no-humano. De hecho, lo que la ciencia nos cuenta (no la ciencia vendida que se usa con el fin de lucrarse , sino esa ciencia que intenta ser silenciada por las industrias cárnicas, y los científicos que se venden al mejor postor, e incluso por varios gobiernos -EEUU principalmente-) es que una dieta libre de productos animales es mucho más sana a largo plazo. Muchos estudios han demostrado en reiteradas ocasiones como una dieta alta en proteínas y grasas de origen animal, incrementan significativamente las posibilidades de:
    -Desarrollo de varios tipos de cáncer
    -Colesterol alto, ataques al corazón u otros problemas cardiovasculares.

  • -Desarrollo de inmunodeficiencias
    Una dieta libre de proteína animal, y basada en productos vegetales enteros (no derivados, ni refinados) mantiene el organismo en niveles correctos de nutrientes esenciales y evita este tipo de riesgos.
    Después de la revolución industrial, el consumo de carne se convirtió en algo de gente pudiente, era una manera más para la aristocracia de alimentar su prepotencia. Esto ha quedado marcado, la carne, y la proteína que ella simboliza, sigue siendo algo a lo que damos extremada importancia. NO necesitamos toda la proteína que la carne nos da, no es bueno. Estamos ofuscados, obsesionados con la idea de crear masa muscular, y es algo que el cuerpo paga. De todas maneras, hay verduras que contienen más proteína que la carne, siendo esta, además, mucho más sana, por venir acompañada por una gran variedad de nutrientes que la carne no puede aportar.

  • Me remito a las investigaciones y estudios científicos sobre dieta, cáncer, y otras enfermedades que Colin Campbell recopila en el libro The China Study, muchas suyas, muchas otras de otra gente de la comunidad científica.

    Muy a mi pesar, el ser humano actualmente no puede vivir en su estado salvaje. Simplemente no estaríamos preparados, hemos perdido lo que nos hacía salvajes. Habría gente que sobreviviría, sí, pero la mayoría de la gente acabaría muriendo, y no de vieja precisamente. El Sistema en el que vivimos actualmente tampoco nos deja vivir. Sometidas por el dinero mueren miles de personas cada día, otras millones son explotadas. Creo que toda la capacidad y conocimientos que tiene el ser humano podría ser usada para encontrar un equilibrio con la naturaleza como especie, y con nuestro cuerpo como individuxs.

  • Con respecto a los grupos de Liberación Animal a los que te refieres, estoy de acuerdo. Muchas veces he podido ver como la gente predica por los derechos animales olvidándose de que los humanos también somos animales, pareciera que estuvieran involucrados en estos temas para acallar su conciencia, cosa que me parece profundamente egoísta. Si queremos liberación, ha de ser total.
    Salud!

  • No sé cuál es el afán de criticar y desprestigiar a quienes más se involucran y muestran más conciencia por su entorno. Es posible que en la definición de vegano la palabra “excluye” quizás sea una palabra demasiado estricta, ya que siempre hay un impacto en el reino animal aunque sea de forma inconsciente y esto ocurrió y ocurrirá siempre con cualquier ser que pise esta tierra. Pero también es cierto que el impacto en nuestro entorno disminuye exponencialmente en todos los puntos que se citan en el artículo por el simple hecho de no consumir animales, siempre en mayor o menor medida según la implicación de cada individuo. Decir que se echa de menos alguna propuesta menos genérica que la que se cita “renunciar al consumo innecesario” “más cerca de la naturaleza salvaje”… ¿a que se refiere con “innecesario”? y ¿cómo de “cerca de la naturaleza salvaje”? …

  • … bajo ese idealismo a mí solo se me ocurre eliminar la humanidad que no viva en el trópico por falta alimentos de forma natural y por nuestra inadaptación al frío, y más de una cuarta parte de los humanos que queden por resultar insostenible. No voy entrar en profundidad en el artículo porque habría mucho que decir, ni tampoco voy a exponer datos sobre ecologismo y sostenibilidad porque tendría que extenderme demasiado.

  • Quasipodo

    Denunciar

    Estoy de acuerdo en muchos puntos que propones: la actitud de los veganos en imponer su doctrina siendo ellos incoherentes, las contradicciones dentro del sistema actual, la dependencia del veganismo de una sociedad tecnoindustrial, etc.

    Sin embargo, no veo esa utopía de "vida salvaje" que en realidad no sé muy bien a que te refieres, cuestiono que fuera tan deseable como pareces asumir que lo es y tampoco sé cómo haces para relacionar eso con "libertad individual" puesto que tal concepto no es propio del ser humano como ser social y, de hecho, menos aún en estado salvaje.
    Por supuesto que es obvio y ya lo han dicho en los comentarios, que las elecciones individuales de no contribuir con algo, también tienen su valor y además es importante el tema de la sostenibilidad de la alimentación cárnica vs alimentación vegetariana.
    [Sigo abajo...]

  • Quasipodo

    Denunciar

    Finalmente, tengo que puntualizar respecto a la razón de porqué el ser humano empezó a comer carne.
    Por supuesto que el ser humano en sus orígenes no eligió comer carne, pero tampoco fue porque no le quedase más remedio porque no había otra cosa en el medio en el que vivía puesto que hay muchos de nuestros parientes más cercanos animales que no comen carne. Originalmente, el ser humano no vivía en lugares donde no hubiese vegetales que pudiese consumir (por lógica también, si no hay vegetales, tampoco hay animales vegetarianos y, por tanto, no se puede consumir carne).
    La ingesta de carne tiene mucho más que ver con su alta provisión de calorías y que nuestro cerebro sea un extraordinario consumidor de calorías. La teoría de la evolución explica que los individuos mejor adaptados y seleccionados por la selección natural y social, serían los que tendrían una mejor capacidad mental, esto llevaría a que los mejores individuos serían los capaces de digerir carne.

  • L.G. Lurizoma

    Denunciar

    Muchas gracias por el texto, pero sería interesante que conocieses un poco el veganismo, no tiene absolutamente nada que ver con lo que hablas. Tendrías que hablar un poco con gente vegana, pero en cualquier caso muchas gracias por el texto.

Añadir comentarios