Tu cuenta

Iniciar sesión Registro

Login

Usuario
Password *
Recordarme

Crear una cuenta

Los campos marcados con un asterisco (*) son obligatorios.
Nombre
Usuario
Password *
Verificar password *
Email *
Verificar email *
Captcha *
Reload Captcha

Buscar

Redes y RSS

Facebook Twitter

 RSS

Suscripción e-mail

Recibe el Boletín Diario del Portal

E-mail:

Traducir

Política de cookies

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la navegación de sus usuarios y obtener información estadística. Saber más

Acepto

El patriarcado, el anarquismo y Manolo

Cuando lxs anarquistas hacemos una crítica a la sociedad actual y de todo aquello que coarta nuestra libertad y desarrollo como seres humanos, solemos centrar el discurso en el sistema económico capitalista, en la función del Estado y en el papel de las religiones como sostén de ambos. Solemos dejar al margen lo que supone el vivir dentro de un sistema Patriarcal.

FeminismoConsideramos muy importante este análisis porque este sistema es anterior al capitalismo y al propio principio del Estado, sobreviviendo a todo tipo de cambios de estructura social y revoluciones. Desde la Atenas clásica de Pericles, pasando por el feudalismo, el antiguo régimen, hasta el capitalismo, de Estado o no, o cualquier tipo de régimen totalitario, han funcionado dentro del sistema patriarcal.

El principio fundamental del sistema patriarcal es la desigualdad, la superioridad básica del hombre sobre la mujer. ¿Cómo es posible que éste haya resistido a todo tipo de cambios? ¿dónde radica la dificultad de acabar con este sistema?

No nacemos con un esquema predeterminado para vivir. Debemos aprender casi todo. El aprendizaje modela nuestros pensamientos, nuestras motivaciones y emociones, nuestras personalidades y actitudes. Desde el lenguaje se nos asigna un lugar y un estatus determinado, este lenguaje lo adquirimos cuando aún no tenemos capacidad para darnos cuenta de ello y cuando alcanzamos edad suficiente para entenderlo lo tenemos tan interiorizado que no vemos la necesidad de cuestionarlo.

Las experiencias vividas ya en los primeros cinco años de nuestra vida hacen que configuremos un marco de referencia, a través del cual organizamos e interpretamos la información recibida. Así es como se van formando nuestros esquemas mentales. Entre los esquemas los hay muy poderosos, como los referidos a la masculinidad y la feminidad.

La tipificación genérica (qué significa ser hombre o mujer), está fuertemente influida por los roles de genero propios de nuestra sociedad (conductas que se esperan de un hombre o de una mujer), ya que ajustamos nuestra conducta a lo que se espera de nosotros, reforzando con ello nuestra propia tipificación.

Es un circulo vicioso difícil de romper, se diría que estamos colonizadxs desde dentro de nosotrxs mismxs. Que esto suceda así es importante para el afianzamiento de los poderes de los diferentes sistemas que históricamente han circulado.

No se puede hablar del papel de la mujer sin hablar del de los hombres, porque estas han sido educadas y se les ha asignado un espacio en relación al hombre, ellas tienen que ser "así" para que ellos respondan a lo que el poder explotador necesita: "maquinas de producir más y mejor".

"¡Los hombres no lloran!, ¡vaya destrozabragas que está hecho mi niño!, ¡mira que fuerte y grande! ..."

Porque claro, las maquinas no tienen sentimientos, son duras y siempre saben lo que hay que hacer, y desde luego no se reproducen, ni tienen que cuidar de su prole. Por eso el hombre tiene dificultad para expresar sus sentimientos y emociones; la ternura, los afectos, los sueños, los miedos, todo lo que tiene que ver con su mundo interno. Y reproduce en el hogar lo que vive en el mundo externo; relaciones de dominación. Cuanto más machacado este más vuelca su agresividad en su pareja y sus hij@s (las maquinas tienen válvulas de escape y el sistema se hace cómplice de esto).

Este producto, diseñado por y para el poder, necesita personal de mantenimiento y aquí entra el papel de la mujer, a ella le corresponde cuidar, alimentar y restaurar las máquinas productoras, además de producir nuevas maquinas que vayan supliendo a las de desecho (y eso al ritmo que también interese) y para ello es adiestrada en la ternura, comprensión, generosidad, solidaridad... valores que hacen posible el cuidado de los otros, y que si se extrapolasen a la sociedad en general, la Revolución Social estaría cantada.

Pero quien hizo la ley hizo la trampa, y estos valores han sido inculcados en las mujeres junto con la sumisión y el "instinto maternal". "Tus hijos son tuyos", la propiedad de la prole, que hace que viva la familia como un reino cerrado, tras cuyas puertas se terminan todos aquellos atributos asignados a la mujer.

Las mujeres como primeras sufridoras de este sistema patriarcal son también las que inician la lucha contra la sociedad machista, organizándose y denunciando la situación de sometimiento que viven. Algunos avances se han conseguido gracias a esto, pero, como siempre, no es oro todo lo que reluce. El sistema ha asimilado y prostituido esta lucha.

"Los planes de igualdad" enmarcados en los esquemas de siempre: dominadores/as / dominadxs han "animado" a "romper esquemas" a las mujeres que luchan por hacerse con el terreno que las corresponde, por participar en la sociedad, pero, eso sí, asumiendo valores machistas: ¡Hay que ser tan competitivos o más que ellos! Engordar las filas del ejército, de los cuerpos policiales y represivos. ¡Ah! Y que no se olvide la participación en la política, que todo lo endulza, para que no se vea tan claro el veneno.

¡Mujeres así son las que interesan! Se podría seguir y seguir escribiendo, porque podríamos abordar la falta de concienciación de los hombres.

Es sabido que el patriarcado también a ellos les perjudica, que la libertad del género humano no será posible sin su abolición.

¿Dónde está la lucha de los hombres? Y más concretamente, ¿dónde está la lucha de los anarquistas aquí?.

No compañeros, no es sólo la discriminación de la mujer lo único que hay que superar. No es un problema de las mujeres con el que únicamente os tenéis que sentir solidarios, es una lucha de todos y todas.

Ahora bien, si decimos que la indiferencia del hombre está en que no le interesa cuestionar a fondo un sistema que le otorga privilegios, habremos dicho la mitad de la verdad.

Si repasamos como han sido educados, veremos la dificultad para que éstos emprendan un análisis serio, y mucho más para luchar por romper el corsé que les atenaza, porque: "-Mira, Manolo, los hombres si lloran, tienen miedo y sienten inseguridad, y no siempre se les empina en el momento que quieren..., así que tú, Manolo, que vives todo esto en lo callado de tu porte de Macho bien plantáo, no reprimas tu realidad de ser humano, y reconoce que eres tan tonto como ella, y que como ella te dejas pisar y que pisándola lo único que haces es hundirte más y más".

El temor a reconocer esto, es lo que al hombre le lleva a no ver que pasa dentro de él, a engañarse y seguir dejándose engañar...

No nos engañemos, aunque se terminase con el Capital y el Estado, mientras exista el Patriarcado, la sociedad que surgiera sería igualmente injusta y desigual.

Salud compañeros y compañeras.

Submit to DeliciousSubmit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to StumbleuponSubmit to TechnoratiSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn
1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 Rating 0.00 (0 Votes)

Comentarios

  • No se han encontrado comentarios
Añadir comentarios